Defensores aseguran que pese a reformas anunciadas siguen castigando con confinamiento solitario a presos de NYC

Organizaciones demandan una ley en el Concejo Municipal que redoble la prohibición de castigos, mientras que la Ciudad asegura que diseñan un plan penitenciario que será un "modelo nacional"

Activistas argumentan que en NYC solo se "cambió el nombre" a la medida de aislamiento en prisiones.
Activistas argumentan que en NYC solo se "cambió el nombre" a la medida de aislamiento en prisiones.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

¿Hay cambios reales en la práctica de confinamiento solitario en las prisiones de la ciudad de Nueva York después que se aprobó la ley estatal ‘HALT’ que prohíbe esta medida por más de 15 días consecutivos, en espacios oscuros y reducidos? ¿En los centros correccionales de la Gran Manzana se observa algún avance para suavizar este castigo, luego de anunciarse reformas por parte de la Junta Correccional de la Ciudad?

De acuerdo con la postura de activistas y organizaciones que defienden los Derechos Humanos de quienes pagan prisión, defensores públicos y funcionarios electos, la respuesta es un contundente: ¡No!

Desde la propia voz de las autoridades municipales hay “aspectos técnicos que perfeccionar”, pero las reformas podrían convertirse en un “modelo nacional”.

En medio de esta espinosa diatriba, este martes en frente de la sede de la Alcaldía de la Ciudad de Nueva York en el Bajo Manhattan, líderes de la Campaña por una Alternativa para el Confinamiento Solitario (HALTsolitary) exigieron al alcalde Bill de Blasio y al Concejo Municipal, aprobar una legislación que obligue a que todos los internos en las cárceles tengan acceso al menos a 14 horas de tiempo real fuera de la celda por día, en entornos grupales.

Una de las portavoces de esta demostración y petición fue Melania Brown, hermana de la mujer transgénero de origen dominicano Layleen Polanco, quien murió en el 2019 en la prisión de Rikers Island en un régimen de aislamiento, tras sufrir ataques de epilepsia.

“El Alcalde y muchos en el sistema penitenciario se inspiraron en el caso de mi hermana de apenas 27 años para impulsar reformas. Pero lo que vemos hoy, a pesar de los anuncios de cambios, es que sigue aplicándose este castigo de una manera cruel. Apenas cambiaron el nombre de las cosas y ampliaron unos pies los cuartos de castigo. Lo cierto es que no hay un avance real por los derechos humanos y la rehabilitación”, argumentó Brown quien hoy es organizadora de HALTsolitary.

La dominicana Melania Brown perdió a su hermana en un procedimiento de castigo en Rikers Island en 2019 (Foto: F. Martínez)

“Solo es un cambio de nombre”

De acuerdo con gráficas mostradas por los defensores y familiares, la regla que se aprobó en junio por la Junta de Correcciones de la Ciudad simplemente instituye “el aislamiento con otro nombre”.

La política llamada ‘Sistema de Responsabilidad de Gestión de Riesgos’ (RMAS), crea nuevos niveles de celdas disciplinarias separadas, donde las personas serían liberadas durante 10 horas al día y trasladadas a una celda individual cercana, por un par de horas.

Líderes electos de la Asamblea Estatal y el Concejo Municipal apoyaron las críticas de los organizadores comunitarios y los familiares de los internos, sobre cómo se están abordando las prohibiciones de confinamiento en los centros correccionales de la ciudad de Nueva York.

El senador Gustavo Rivera aseveró que en la Ciudad están tratando de interpretar la ley aprobada por la Asamblea Estatal que plantea la eliminación en el tiempo de esta práctica, en todos los centros de reclusión del estado.

“Lo que hemos observado y evidenciado en las últimas semanas, es que esta metodología de tortura sigue. En la ciudad de Nueva York se concentra la mayoría de las personas encarceladas y el espíritu de la ley sigue siendo violado. Nuestro reto es terminar por completo con esta práctica”, explicó el legislador puertorriqueño.

El asambleísta estatal representante de El Bronx, Kenny Burgos, visitó recientemente el centro correccional de Rikers Island y describió que la “oscuridad y los traumas siguen”.

“Cuando observé lo que pasa en esta prisión tuve una experiencia reveladora, ya que vi de primera mano cómo las personas son encerradas solas en una celda durante 23 horas al día.  El Alcalde y el Concejo Municipal deben poner fin a esta práctica”, exigió.

La conclusión del senador estatal Gustavo Rivera es muy directa: “siguen las torturas”. (Foto: F. Martínez)

De Blasio: “Tenemos un modelo que será ejemplo”

El lunes al ser interpelado por periodistas sobre el tema, el alcalde De Blasio se opuso por completo a las versiones que apuntan a que la crueldad del confinamiento en los centros de reclusión de la ciudad, no han tenido ningún cambio real.

“No podría estar más en desacuerdo. El confinamiento solitario real y la segregación punitiva impactó a muchas generaciones de neoyorquinos, pero una serie de acciones con el apoyo de expertos y la Junta de Correcciones, están poniendo en marcha un modelo diferente que podría ser un ejemplo penitenciario en todo el país”,

La Junta Correccional de la Ciudad, un órgano independiente que vigila el sistema penitenciario municipal, aprobó por unanimidad eliminar las penalizaciones entre 20 y 24 horas diarias de aislamiento a reos que habían cometido actos violentos.

El modelo que sustituye la cuestionada medida restrictiva, implica un mínimo de 10 horas fuera de la celda en las que se socialice con al menos otra persona, revisiones diarias de personal sanitario y de salud mental, programación terapéutica y la representación de un abogado en todo el proceso.

En esta misma dirección, el portavoz del Departamento de Correccionales de la ciudad de Nueva York, Jason Kersten dijo a El Diario que las reformas seguirán siendo perfeccionadas.

“No solo estamos seguros de que RMAS cumple con la nueva ley estatal cuando se trata de eliminar el aislamiento, creemos que va mucho más allá. Exige más programación, elimina el uso de restricciones de rutina y permite que las personas se comuniquen con las personas que están a su lado durante un mínimo de 10 horas al día”, concluyó Kersten.

¿Qué establece la Ley Estatal ‘HALT’?

  • Prohibir por completo el castigo segregado para mayores de 55 años, menores, embarazadas y personas con discapacidades.
  • Limitar al máximo el uso del confinamiento segregado en las prisiones estatales y las cárceles de los condados e implementar medidas de rehabilitación alternativas.
  • Restringir el uso del confinamiento segregado para todas las personas encarceladas hasta por 15 días.
  • Ampliar la definición de confinamiento segregado para incluir cualquier forma de confinamiento de celda en el que se retiene a una persona durante más de 17 horas al día.