Precios de autos usados se mantienen altos debido a falta de producción de coches nuevos

La caída en la producción de coches nuevos ha sido beneficioso para los minoristas de autos usados. Algunas empresas han vendido hasta 96% más coches que el año anterior

La escasez de chips semiconductores es la principal razón de la falta de producción de coches nuevos.
La escasez de chips semiconductores es la principal razón de la falta de producción de coches nuevos.
Foto: Didgeman / Pixabay

Es posible que tengas pensado comprar un automóvil, y si quieres ahorrarte algunos dólares quizás quieras que sea uno usado. Sin embargo, como te habrás dado cuenta, los coches de segunda mano no tienen los precios más bajos en estos momentos. Lo malo, es que parece que no bajarán en el futuro próximo.

La razón de esto es que el precio de los automóviles usados no podrá disminuir mientras los fabricantes no puedan hacer coches nuevos. Y hasta el día de hoy éstos no han podido llegar a los números de producción que tenían antes de la pandemia.

“El volumen (de ventas de autos usados) es bastante consistente con 2019, no ha cambiado mucho. Lo que es materialmente diferente es que se están fabricando muchos menos autos nuevos y eso está haciendo subir los precios“, dijo Ernie García, director ejecutivo de Carvana, una compañía que vende carros usados.

Los fabricantes de automóviles no han podido mantener el ritmo de producción debido a que la industria tiene escasez de chips semiconductores.

A causa de esto, Ford tuvo que recortar su producción de vehículos en Norteamérica en julio y agosto. En su informe de ganancias del segundo trimestre ya estaban teniendo más suministros, pero que dejaron de producir cerca de 700,000 vehículos durante ese trimestre.

Por otro lado, General Motors dio a conocer que la escasez de chips tendría un impacto en sus ganancias, pues prevén que disminuirán entre $1,500 millones de dólares y $2,000 millones de dólares. Y es que, con la falta de chips, algunas de sus plantas de ensamblaje de Estados Unidos han estado inactivas.

En el caso de Nissan, la empresa anunció en mayo que tenía planeado fabricar medio millón de automóviles menos este 2021. Asimismo, BMW dijo que espera que la escasez de chips sea aún mayor en lo que resta del año.

Tomando en cuenta todo lo anterior, se calcula que la escasez de chips le terminará costando a los fabricantes de coches alrededor de $110,000 millones de dólares en ingresos perdidos este año, según se informó en MSN Money.

Esta caída en la producción de coches nuevos ha sido beneficioso para los minoristas de autos usados, como Carvana. De hecho, este viernes pasado, la compañía anunció su primer trimestre en donde tuvo ganancias desde la pandemia, ya que generó $45 millones de ingresos netos durante este segundo trimestre de 2021.

Además, los ingresos de esta empresa aumentaron un 198% respecto al año pasado llegando a los $3,300 millones de dólares. Esto lo logró vendiendo 107,000 coches, un aumento del 96% en comparación con hace un año.

Los analistas aún no tienen una idea clara sobe cuándo se estabilizarán los precios y los coches usados estén más baratos, ya que dicen que eso podría suceder tanto en los próximos seis meses como en los siguientes 12. Es decir que hasta el momento no hay un horizonte claro sobre esta situación.

A esto hay que sumarle que la nueva variante delta del COVID-19 podría causar nuevos estragos en la economía del país, lo cual afectaría a todas las empresas, incluidas las del sector automotriz.

–También te puede interesar: La economía en EE.UU. sumó 943,000 puestos de trabajo en julio