Diabetes: los 6 mejores alimentos para combatir la fatiga cuando sufres esta enfermedad

La fatiga es el segundo síntoma más común en personas con diabetes y puede aparecer debido a niveles altos de azúcar en la sangre, así como otros síntomas característicos de la enfermedad. a través del consumo de alimentos naturales, frescos y de temporada, es posible aumentar los niveles de energía y llenar de nutrientes esenciales al cuerpo

Los alimentos con mayor aporte de energía y valor nutricional son: frutas, verduras, proteínas magras, carbohidratos complejos, semillas y nueces.
Los alimentos con mayor aporte de energía y valor nutricional son: frutas, verduras, proteínas magras, carbohidratos complejos, semillas y nueces.
Foto: Shutterstock

No es ningún secreto decir que la diabetes tipo 2 puede afectar los niveles de energía de quienes la padecen. Lo cierto es que la fatiga como tal es un síntoma común de la diabetes, existen muchas razones por las que la diabetes puede causarla entre las que se destacan: cambios en los niveles de azúcar en la sangre, otros síntomas de la diabetes, complicaciones de la diabetes, problemas mentales y emocionales, trastornos del sueño y sobrepeso. 

Cabe mencionar que la fatiga y el cansancio no son lo mismo. Cuando una persona está cansada, usualmente se siente mejor después de descansar. Por su parte la fatiga que suele volverse crónica, se da cuando el descanso no alivia la sensación de extenuación y letargo. De acuerdo con la Sociedad de Diabetes de Estados Unidos (ADA, por sus siglas en inglés), un estudio demostró que el 61% de las personas con diabetes tipo 2 (diagnosticada recientemente), reportaron fatiga como un síntoma. De hecho el mismo estudio determinó que la fatiga es el segundo síntoma más común en este grupo.

La diabetes afecta la forma en la que el cuerpo regula y usa el azúcar en la sangre. Cuando una persona come, el cuerpo descompone los alimentos en azúcares simples o en glucosa. En las personas con diabetes, el páncreas no produce suficiente insulina o el cuerpo no usa la insulina de forma eficiente. Las células necesitan absorber glucosa de la sangre. Si las células no toman suficiente glucosa, puede acumularse en la sangre. 

Es bien sabido que las células del cuerpo humano necesitan glucosa para proporcionar energía, por lo tanto la fatiga y la debilidad podrían aparecer cuando las células no obtienen suficiente glucosa. Por fortuna a través de cambios en el estilo de vida y sobre todo en la dieta es posible disminuir la fatiga y a través de las elecciones correctas de alimentos inclusive llenarse de energía y perder peso. A continuación algunas infalibles recomendaciones.

1. Alimentos sin procesar

Una de las principales causas de la diabetes es un alto consumo de alimentos procesados y comidas rápidas. Se trata de alimentos que pueden ser reconfortantes y sumamente accesibles, sin embargo se caracterizan por su alto aporte calórico y si bajo valor nutricional. Además suelen ser muy ricos en azúcares añadidos, harinas refinadas, sodio, grasas saturadas y trans. En esta categoría entran la mayoría de los alimentos envasados o enlatados, comidas precocinadas, bollería, postres, dulces y helados. Es muy importante basar la dieta en alimentos naturales ricos en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, por supuesto las frutas y verduras son la base esencial.

Ensalada de verduras
Ensalada. /Foto: Pexels

2. Frutas y verduras frescas de temporada

Es más simple de lo que crees: cuanto más fresca sea la comida, más nutrientes contendrá. Los alimentos frescos son la base de toda dieta saludable y equilibrada, no solo aportan versatilidad a la dieta, su inmensa gama de colores refleja su densidad en múltiples nutrientes. Apuesta por elegir las variantes de temporada, no solo son más accesibles en precio, siempre estarán más frescas y se potenciará su valor nutricional. Crea divertidas y exóticas combinaciones, y no olvides conservar la cáscara en aquellos que sea viable. 

Frutas y verduras
Frutas y verduras. /Foto: Pixabay

3. Bebidas sin cafeína

Mantener una adecuada hidratación es una medida demasiado importante cuando se padece diabetes, garantiza el correcto funcionamiento de órganos y sistemas. Además beneficia el control de la glucosa en sangre y protege la salud renal. Es importante tomar desiciones inteligentes en lo que respecta a las bebidas de consumo cotidiano y ser cuidadosos con el consumo de cafeína. Si bien es aconsejable beberla con moderación y se ha relacionado con algunos beneficios para la salud, normalmente este tipo de bebidas proporcionan un impulso a corto plazo y en realidad no brindan energía de calidad al cuerpo. Claro, que los primeros sorbos pueden hacer efecto rápidamente, sin embargo sin proporcionarle al cuerpo buena nutrición y comidas y refrigerios balanceados, eventualmente la fatiga llegará. Se recomienda el consumo de infusiones herbales y de especias, agua natural, licuados verdes y ciertos tipos de tés.

te de jengibre
Infusión de jengibre. /Foto: Shutterstok

4. Proteínas magras

La proteínas son simplemente esenciales el el buen funcionamiento del organismo, se relacionan con importantes tareas. Es importante elegir fuentes de proteínas de alto valor biológico que no agreguen grasas saturadas en la dieta, es por ello que las carnes más magras como el pollo, el pavo, y ciertos tipos de pescados proporcionan proteínas de calidad sin grasas nocivas. Además, apostar por variantes de pescados grasos con alto contenido de ácidos grasos omega-3, como el salmón y el atún, puede agregar grasas beneficiosas y saludables para el corazón. Un adecuado consumo de proteínas también es muy importante para beneficiar la pérdida de peso. 

Filete de pescado
Pescado. /Foto: Pexels

5. Granos integrales y carbohidratos complejos

Todo se ha dicho entorno al consumo de carbohidratos en la alimentación diabética, sin embargo es importante saber que el mayor problema se relaciona con los alimentos procesados que son ricos en carbohidratos refinados como los azúcares y la harina blanca. Aportan calorías y muy poca nutrición. Por el contrario, la elección de alimentos integrales y carbohidratos complejos asegura que el cuerpo obtenga todos los beneficios de la cáscara del grano que es fundamental para añadir fibra en la dieta. La fibra hace que mejore el funcionamiento digestivo, intestinal y beneficia la pérdida de peso. Apuesta por el consumo de alimentos como la avena, arroz integral, quinoa y camotes.

Ensalada de quinoa
Quinoa. /Foto: Pixabay

6. Nueces y semillas

Las nueces y las semillas son algunos de los mejores alimentos para combatir la fatiga y combatir el hambre. Están repletas de nutrientes, son increíblemente saciantes y son la clara representación de energía saludable. Apuesta por integrar en la dieta diaria el consumo de almendras, nueces diversas, anacardos, avellanas, piñones, pistaches, semillas de girasol, chía y calabaza. Es importante elegir las versiones crudas y sin sal, de hecho resultan la perfecta colación y van de maravilla con muchos platillos. Agrega un puñito al yogurt, en licuados y ensaladas. 

Nueces y semillas. /Foto: Shutterstock

Te puede interesar: