Diabetes: comer almendras dos veces al día reduce el riesgo de colesterol alto en diabéticos

El simple hábito de incluir dos veces al día un bocadillo de almendras es una costumbre sumamente positiva en la prevención de la prediabetes y control de la diabetes tipo 2. Además según un reciente estudio son un poderoso protector cardíaco, disminuyen al colesterol malo en sangre y son un gran aliado para bajar de peso con mucha nutrición

Integrar en la rutina cotidiana el consumo de almendras beneficia el control de la glucosa en sangre, son saciantes e ideales para aumentar el rendimiento físico y mental.
Integrar en la rutina cotidiana el consumo de almendras beneficia el control de la glucosa en sangre, son saciantes e ideales para aumentar el rendimiento físico y mental.
Foto: Imagen de Steve Buissinne en Pixabay / Pixabay

A estas alturas todos sabemos que la nutrición y la actividad física son elementos importantes de un estilo de vida saludable cuando se tiene diabetes. Es un camino que está repleto de beneficios que son simplemente esenciales para mantener estables la glucosa, la presión arterial y el colesterol en sangre. Todos conceptos básicos en un buen control de la diabetes. Con base en ello cada día son más las personas con diabetes que se muestran interesadas en conocer más sobre las mejores alternativas de alimentos. Tal es el caso de un nuevo estudio en el cual se demostró que el consumo de almendras puede mejorar los niveles de azúcar en sangre. Lo mejor de todo es que sus positivos efectos pueden ayudar tanto en la etapa conocida como prediabetes, en la prevención y el buen control de la enfermedad. Además protegen al sistema cardiovascular. 

El estudio sugiere que integrar el hábito de comer almendras dos veces al día es una magnífica ayuda natural para mejorar el metabolismo de la glucosa y mantener bajo control los niveles de colesterol. Según declaraciones del investigador principal del estudio Jagmeet Madan, profesor y director de la Facultad de Ciencias Domésticas Sir Vithaldis Thackersey en Mumbai: “Los cambios en el estilo de vida, incluida la mejora de la nutrición y el ejercicio dirigido a adolescentes y adultos jóvenes, tienen el potencial de detener la progresión de la prediabetes a la diabetes tipo 2.” Y los resultados del estudio lo confirman, ya que demuestran que el cambio no tiene por qué ser tan radical: el simple hecho de incluir un bocadillo de almendras dos veces al día puede marcar la diferencia. 

Los resultados son increíblemente prometedores, ya que muestran cómo las almendras mejoran los niveles de colesterol total y LDL. Además se comprobó que el consumo cotidiano de estos deliciosos frutos secos, tiene la capacidad de reducir los niveles de HbA1c en solo 12 semanas de consumo. Para mayor contexto: la prueba de hemoglobina glicosilada (HbA1c) es un examen de sangre para la diabetes tipo 2 y prediabetes. Mide el nivel promedio de glucosa o azúcar en la sangre durante los últimos tres meses.

¿En qué consistió el estudio? El equipo incluyó a 275 participantes (59 hombres, 216 mujeres) que presentaban alteración del metabolismo de la glucosa (prediabetes). El primer grupo comió 56 gramos (aproximadamente 2 porciones de una onza, que equivalen a 340 calorías) de almendras sin tostar todos los días durante tres meses y el grupo de control consumió un bocadillo elaborado con harina de trigo integral, harina de garbanzo, sal y especias indias, el snack aportaba la misma cantidad de calorías. De tal modo que tanto los bocadillos de almendras como los salados representaron el 20% de la ingesta total de calorías de los participantes. Los hallazgos fueron contundentes en el grupo de las almendras, la HbA1c que es uno de los principales criterios de diagnóstico para la prediabetes y la diabetes, disminuyó significativamente en comparación con el grupo de control. Además presentaron una disminución en la glucosa en sangre en ayunas en el grupo de almendras en comparación con el grupo de control.

Por otra parte, las almendras que son consideradas uno de los superalimentos más recomendados en la actualidad y por supuesto uno de los frutos secos más saludables para la diabetes; también resultan una magnífica adición dietética para aquellas personas con alteraciones en glucosa que presentan colesterol alto. De tal modo que el hábito de comer dos veces al día almendras como colación, reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular en las personas con prediabetes y diabetes tipo 2. Y esto se relaciona directamente con su capacidad de reducir el colesterol malo, que son pequeñas partículas densas de lipoproteínas de baja densidad (LDL) y que en exceso bloquean las arterias.

Lo cierto es que cada día son más las personas que presentan niveles de colesterol alto y diabetes. Es una de las condiciones que más se diagnostican en las consultas médicas de cabecera y es conocido como un enemigo silencioso ya que no suele presentarse con síntomas. Lo cierto es que existen muchos riesgos relacionados con el colesterol alto, uno de los principales es la formación de depósitos de grasa en los vasos sanguíneos. Con el tiempo, estos depósitos crecen y hacen que sea más difícil que fluya suficiente sangre a través de las arterias. A veces, esos depósitos pueden romperse y formar un coágulo que causa un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

De manera complementaria vale la pena mencionar que se han realizado múltiples estudios enfocados en analizar el efecto de las almendras sobre los lípidos y los resultados son prometedores. Uno de los que más ha llamado la atención analizó a una amplia gama de participantes con diversas condiciones de salud, incluidos aquellos con colesterol alto, niveles normales de colesterol, diabetes y obesos, que consumieron entre 20 y 168 g de almendras al día durante 4 a 16 semanas.  Esto equivale aproximadamente a 1 a 6 puñados de almendras al día. Como parte de los hallazgos se descubrió que el consumo de almendras está asociado con niveles reducidos de colesterol del 3 al 25% y con niveles reducidos de colesterol LDL del 4% al 35%.

Además vale la pena mencionar que las almendras, son muy ricas en vitamina E y magnesio que promueven huesos saludables, presión arterial normal y buena función muscular y nerviosa. Otro de los descubrimientos que más llamó la atención de los especialistas es que el hábito de comer una onza de almendras antes de consumir una comida con carbohidratos puede resultar en una reducción del 30% en los niveles de glucosa después de las comidas, lo cual resulta de gran utilidad como una medida de prevención para los pacientes prediabéticos y con diabetes tipo 2.

Por último y no menos importante vale la pena mencionar que las almendras son una adición básica en toda dieta saludable y medicinal. No solo son un gran aliado para controlar los niveles de azúcar en sangre y prevenir la diabetes, son consideradas uno de los más poderosos protectores de la salud cardíaca. Además se asocian con grandes cualidades para acelerar el metabolismo y promover la pérdida de peso, que es un factor fundamental en la prevención y control de la diabetes.

Las almendras son simplemente la colación perfecta: aumentan positivamente los niveles de energía, el estado de ánimo y el funcionamiento cerebral, mejoran las capacidades cognitivas y son increíblemente saciantes. Sin lugar a dudas este tipo de estudios llegan como una prueba más de cómo los alimentos pueden ser la mejor y más fiel medicina, finalmente seguir una dieta que se caracterice por el consumo de estos superalimentos como parte de la rutina diaria ¡es la mejor medida de prevención! 

Te puede interesar: