Cerrarán la cárcel más grande de Manhattan, azotada por denuncias y escándalos del Chapo y suicidio de pedófilo Epstein: Metropolitan Correctional Center

Citando problemas de seguridad e infraestructura, el Departamento de Justicia anunció que la prisión será cerrada al menos temporalmente, pero no proporcionó una cronograma

El Chapo estuvo preso en el llamado "Guantánamo" de Manhattan.
El Chapo estuvo preso en el llamado "Guantánamo" de Manhattan.
Foto: Chris Hondros/Getty Images

El Centro Correccional Metropolitano (MCC), conocido como el “Guantánamo de Nueva York”, será cerrado el menos temporalmente, luego de varios escándalos y denuncias sobre su funcionamiento, sobre todo tras el suicidio allí del pedófilo millonario Jeffrey Epstein en 2019, a pesar de que supuestamente estaba bajo supervisión estricta.

La Oficina de Prisiones (BOP) dijo ayer que cerrará la cárcel federal más grande de Manhattan, al menos temporalmente, para abordar los problemas que han plagado durante mucho tiempo sus instalaciones, incluida la seguridad laxa y la infraestructura en ruinas.

La instalación, abierta en 1975 en un complejo de edificios gubernamentales en el Bajo Manhattan, tiene actualmente 233 reclusos, entre hombre y mujeres, menos de la mitad de su capacidad para 600. Se espera que la mayoría sean trasladados a una cárcel federal en Brooklyn.

La decisión de cerrar el MCC, que había sido catalogado como una de las cárceles más seguras de Estados Unidos, se produce semanas después de que la Fiscal General Adjunta Lisa Monaco recorriera la prisión y viera las condiciones de primera mano.

“En un esfuerzo por abordar los problemas en MCC de la manera más rápida y eficiente posible, el Departamento ha decidido cerrar el MCC, al menos temporalmente, hasta que esos problemas se hayan resuelto”, dijo el Departamento de Justicia (DOJ) en un comunicado. Pero no detalló un cronograma para el cierre, diciendo que la planificación está en marcha y que se proporcionarán actualizaciones a medida que continúe el proceso.

La cárcel tuvo entre sus antiguos residentes al narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, el jefe de la mafia John Gotti, varios colaboradores cercanos de Osama bin Laden y el estafador de Wall Street, Bernard Madoff. En un momento, sólo tres celdas separaban a Guzmán de Epstein.

“El Departamento de Justicia se compromete a garantizar que todas las instalaciones del sistema penitenciario federal no sólo sean seguras y protegidas, sino que también proporcionen a las personas bajo custodia los recursos y programas que necesitan para regresar con éxito a la sociedad después de haber cumplido su condena”, agregó el comunicado.

La muerte de Epstein en el verano de 2019, un mes después de su arresto, mientras esperaba juicio por cargos de tráfico sexual infantil que salpicaron a políticos y celebridades como el príncipe Andrés de Inglaterra, el cineasta Woody Allen, la modelo Naomi Campbell y los presidentes Donald Trump y Bill Clinton, ha sido una sombra persistente sobre esa cárcel. Desde entonces se vio empañada por la propagación desenfrenada del coronavirus, quejas de los reclusos sobre las condiciones, un arma de contrabando y la muerte de otro preso, resumió Fox News.

El DOJ aún tiene que completar una investigación sobre los lapsos que permitieron que el deshonrado financiero Epstein se ahorcara. Dos oficiales penitenciarios responsables de vigilarlo se declararon culpables de mentir en los registros de la prisión porque dormían y navegaban por Internet en lugar de hacer su trabajo.

El MCC está ubicado en 150 Park Row, detrás del Palacio de Justicia. La mayoría de los prisioneros detenidos allí tienen casos pendientes en el Tribunal de Distrito de EE.UU. y también acoge a reclusos que cumplen sentencias breves.