“Por favor ayúdeme, me voy a desmayar”, la última llamada de inmigrante colombiana que murió en el desierto de Arizona con su hija

Un coyote dejó a Claudia Marcela Peña y a sus dos hijos abandonados bajo altas temperaturas y no los cruzó a EE.UU. por la frontera como se había acordado

Inmigrantes colombianos se entregan a las autoridades en Yuma, Arizona.
Inmigrantes colombianos se entregan a las autoridades en Yuma, Arizona.
Foto: RINGO CHIU / AFP / Getty Images

Una llamada al sistema de emergencias 911 reveló los últimos momentos de vida de una inmigrante colombiana que murió en el desierto de Arizona junto a su hija de 11 años.

Junto a ellos viajaba su hijo de casi 2 años, el único sobreviviente de la travesía.

La mujer aspiraba a llegar a Estados Unidos a reencontrarse con su esposo.

Claudia Marcela Peña llamó al 911 desde el área de Yuma, en Arizona, para pedir ayuda. “Cuántas personas están ahí con usted”, le pregunta el operador en la llamada reseñada por la cadena Telemundo. “Dos niños, por favor ayúdeme, me voy a desmayar”, responde la hispana desorientada y desesperada por el calor.

“Mami, tengo hambre”, se escucha de fondo decir a uno de los menores.

Se le agotó batería del celular en pleno desierto de Arizona

El operador del sistema le envió un mensaje por WhatsApp a la mujer para que esta compartiera su ubicación. Pero la llamada duró tan solo unos segundos porque la batería de celular de ella se agotó.

Efectivos de la Patrulla Fronteriza (CBP) encontraron a Peña y a su hija muertas. Mientras que el otro niño que se encontraba junto al cuerpo de la madre fue trasladado a un hospital de Arizona.

Coyote los dejó abandonados bajo altas temperaturas

Las víctimas murieron debido a las altas temperaturas en esa zona desértica. La madre y los niños fueron abandonados por el coyote que se supone los cruzara por la frontera a EE.UU.

Al llegar, la Patrulla Fronteriza la encontró a ella y a la niña muertas. El niño, que estaba junto al cuerpo de su madre, fue traslado a un hospital de Arizona.

Ella salió el 21 de agosto del aeropuerto El Dorado, en Bogotá, con destino a México; el martes en la mañana viajó a Tijuana en avión y, ese mismo día, viajó a Mexicali por tierra donde, supuestamente, un coyote las iba a llevar a la frontera”, contó Yeni Acevedo, prima de Peña, a la estación radial colombiana Blu Radio.

“No tengo palabras para describir el sentimiento que tengo en este momento, de impotencia y a la vez de fuerza de ir a recoger a mi hijo y de luchar día y noche por mi hijo”, dijo por su parte Víctor Hugo Morales, esposo de Peña, a Noticias Telemundo.

El padre de los niños emplazó a las autoridades colombianas en EE.UU. a que lo ayuden para trasladar los cuerpos de sus seres queridos a su natal Colombia.

“Vengo a pedirle a la Cancillería colombiana y al Gobierno colombiano acá en los Estados Unidos que me colaboren para repatriar el cuerpo de mi esposa y de mi hija que murieron en la raya entre México y Arizona”, agregó Morales, quien vive en Estados Unidos.

“Venía buscando un mejor futuro para sus hijos y no lo logró. El único que lo logró fue mi hijo, que se salvó, y en este momento no lo tengo conmigo, pero estoy haciendo lo posible para que me lo entreguen”, continuó.

Por el momento, el menor sobreviviente permanecerá bajo custodia de las autoridades migratorias en un centro para menores en California hasta que se decida si se quedará con alguien familiar en EE.UU. o si vuelve a Colombia.