Fiscal General de Nueva York: “Estoy profundamente perturbada por lo que vi en Rikers”

Letitia James visita la cárcel neoyorquina junto a los fiscales de distrito de Queens, El Bronx y Brooklyn .

Se estima que actualmente hay un poco más de 6,000 reos en Rikers Island.
Se estima que actualmente hay un poco más de 6,000 reos en Rikers Island.
Foto: AFP / Getty Images

Hacinamiento, suicidios de presos y una notoria falta de personal que ha provocado una desaceleración en el funcionamiento general de la cárcel, incluyendo retrasos en la atención de las necesidades básicas de los internos como la entrega alimentos, agua y servicios médicos, además del aumento del número de episodios violentos. Estas son algunas de las características de la actual crisis de Rikers Island, y que la fiscal general del Estado Letitia James pudo ver con sus propios ojos.

Tras los reportes en los pasados días sobre las condiciones ‘infernales e inhumanas’ que viven en la cárcel más grande la ciudad de Nueva York, James realizó una visita este martes a la prisión en compañía de los fiscales de distrito de El Bronx Darcel Clark, de Queens Melinda Katz y Brooklyn Eric González, y tras lo cual calificó lo que observó como “profundamente perturbador”.

“Hoy visité Rikers Island con los fiscales de distrito Clark, Katz y González, y lo que vimos me conmovió profundamente. Durante años, Rikers ha estado plagado de disfunción, negligencia y violencia, y está claro que hemos llegado a un punto de ruptura”, indicó la Fiscal General en un comunicado.

James, quien en el pasado ha impulsado que avance la reforma judicial en el Nueva York, agregó: “Estas condiciones han provocado un número devastador y sin precedentes de muertes, y se necesita actuar urgentemente. Estoy examinando todas las opciones legales de mi oficina para abordar de inmediato esta terrible situación “.

Además de los fiscales de distrito de la Gran Manzana, James estuvo acompañada de legisladores estatales, incluyendo los asambleístas Brian Barnwell, Latoya Joyner, Al Taylor, y Clyde Vanel.