Diabetes: el alto contenido en fibra de los higos ayuda a disminuir el azúcar en sangre

A pesar de su gusto dulce relacionado con su contenido en azúcar, los higos son una maravillosa alternativa de fruta para los diabéticos. Se caracterizan por su alto contenido en antioxidantes, potasio y fibra, que promueven niveles más estables de glucosa en sangre, benefician la salud cardiovascular y disminuyen la ansiedad por antojos dulces

Un higo pequeño contiene 1.2 gramos de fibra. La fibra apoya la regulación del azúcar en sangre, beneficia la salud digestiva, cardíaca e intestinal.
Un higo pequeño contiene 1.2 gramos de fibra. La fibra apoya la regulación del azúcar en sangre, beneficia la salud digestiva, cardíaca e intestinal.
Foto: Pixabay

Muy al contrario de lo que inicialmente podríamos pensar, a pesar de su dulce sabor relacionado con un contenido relativamente alto de azúcar: los higos pueden ser una magnífica adición dietética para los diabéticos. A estas alturas todos sabemos que las frutas contienen de manera natural carbohidratos y azúcares, es por ello que mucho se ha dicho sobre su consumo en la diabetes. Sin embargo, es importante considerar su valioso aporte en fibra y este es justo el aspecto fundamental para un mejor control de los niveles de glucosa en sangre y la resistencia a la insulina.

Los higos son un verdadero tesoro nutricional, son dulces, jugosos y de textura única. Contienen hidratos de carbono que llenan de energía al organismo y brillan por su contenido en aminoácidos esenciales, además una de sus grandes cualidades es su alto contenido en potasio que beneficia la salud cardiovascular y el control de la presión arterial alta. Es bien sabido que las personas con diabetes, son mucho más propensas a padecer alteraciones cardíacas. Los higos también son una fuente increíble de calcio, que ayuda a fortalecer huesos y dientes.

Sin embargo, el mayor beneficio de los higos para la diabetes es su alto contenido en fibra. No es ningún secreto decir que es un nutriente esencial en toda dieta saludable y que de manera específica beneficia diversos aspectos en el control de la diabetes. En principio ayuda a controlar el peso corporal ya que promueve la depuración del organismo, beneficia la digestión y promueve la regularidad intestinal, además combate la inflamación. El alto contenido en fibra de los higos, garantiza que no todo el azúcar se libere inmediatamente del sistema y es por ello que su consumo mesurado promueve el equilibrio en la glucosa e insulina. El secreto es siempre aplicar la moderación.

Otro aspecto importante es aprender a diferenciar las características entre los higos frescos y secos, la razón principal es su contenido en azúcar. Por lo tanto, la recomendación principal será apostar por el consumo de higos frescos que se caracterizan por su piel violácea y pulpa rojiza, de hecho pueden ser un bocadillo saludable a mitad de la comida y una gran alternativa de postre saludable. Son perfectos para disminuir los antojos por alimentos dulces y evitar el consumo de procesados.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Chemico-Biological Interactions, los higos y sus hojas se relacionan con beneficios para mejorar la sensibilidad a la insulina. Se demostró que el extracto de higo tiene efectos normalizadores sobre los ácidos grasos y las vitaminas en la sangre.

Según el libro ‘Healing Foods’ de DK Publishing House:

“En comparación con sus homólogos secos, los higos frescos son más bajos en calorías y azúcar”. De todos modos, no es recomendable que los diabéticos tengan un exceso de frutos secos, ya que están más concentrados en términos de azúcar.

Cabe mencionar que el fruto fresco está compuesto por un 80% de agua y un 12% de azúcar. Una vez seco, estas proporciones varían fuertemente a menos de un 20% y más de un 48%, respectivamente. Además, las versiones frescas se caracterizan por conservar mejor su contenido en fibra.

De acuerdo con la USDA: un higo pequeño con un diámetro de aproximadamente 1.5 pulgadas contiene 1.2 gramos de fibra. Mientras que un higo grande con un diámetro de aproximadamente 2,5 pulgadas tiene 1,9 gramos de fibra. Información bastante valiosa teniendo en cuenta que una de las especificaciones más importantes para los diabéticos, es consumir alimentos ricos en fibra. Finalmente, la fibra tarda más en digerirse, dado que no se metaboliza rápidamente, existe una mejor regulación de los niveles de azúcar en sangre en el cuerpo.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Chemico-Biological Interactions, los higos y sus hojas se relacionan con beneficios para mejorar la sensibilidad a la insulina. Se demostró que el extracto de higo tiene efectos normalizadores sobre los ácidos grasos y las vitaminas en la sangre.

Así que ya lo sabes, el hecho de que una fruta sea rica en azúcar no quiere decir que sea negativa para el control de la diabetes. Finalmente en el caso de los higos, su aporte natural en azúcar se justifica con su alto contenido en nutrientes esenciales y fibra que benefician la presión arterial, el peso corporal, la regulación de azúcar e insulina. Y además, son un agradable gusto dulce que nos llena de energía y vitalidad sin dañar la salud.

Te puede interesar: