Es URGENTE que las embarazadas se vacunen contra COVID, el apremiante llamado de los CDC

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos advierten sobre un número mayor de muertes por COVID-19 en embarazadas en el último mes

La mayoría de las embarazadas no se han vacunado contra COVID-19, según los CDC.
La mayoría de las embarazadas no se han vacunado contra COVID-19, según los CDC.
Foto: Getty Images

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos publicaron un llamado apremiante dirigido a un sector muy vulnerable de la población en estos tiempos de pandemia: es URGENTE que las embarazadas se vacunen contra COVID. La autoridad de salud apoya su requerimiento en las cifras registradas en los últimos meses que muestran una afectación importante en las mujeres que se encuentran en estado de gestación y que se han contagiado con el nuevo coronavirus.

Los CDC recomiendan encarecidamente la vacuna COVID-19 antes o durante el embarazo porque los beneficios de la vacuna superan los riesgos conocidos o potenciales”, señala el comunicado oficial y extiende la recomendación urgente para “las embarazadas, quienes se han embarazado recientemente (incluidas las mujeres que están amamantando), que están tratando de quedar embarazadas ahora, o que podría quedar embarazadas en el futuro”.

Según las cifras del organismo, al 27 de septiembre de 2021 se han reportado más de 125,000 casos de embarazadas que se contagiaron de COVID-19, casos que han sido confirmados por una prueba de laboratorio. De ellas, 22,000 han requerido hospitalización y 161 han muerto.

“Los datos de la red de vigilancia de hospitalización asociada a COVID-19 (COVID-NET) en 2021 indican que aproximadamente el 97% de las personas embarazadas hospitalizadas (ya sea por enfermedad o por trabajo de parto y parto) con infección confirmada por SARS-CoV-2 no estaban vacunadas”, apuntan los CDC.

Las embarazadas corren un riesgo mayor de enfermar gravemente o morir a causa del virus SARS-CoV-2, pero además son más propensas a pasar por un parto prematuro y de que sus recién nacido requieran atención en una unidad de cuidados intensivos, o incluso de sufrir muerte fetal intrauterina. En cambio, las vacunas contra COVID-19 han demostrado ser seguras y eficaces, y no causan defectos de nacimiento ni abortos, según los mismos CDC.

En las últimas semanas se han informado profusamente casos de mujeres embarazadas que enfermaron gravemente de COVID con resultados fatales para ellas o para sus bebés. Hace unos días una madre de 27 años de Georgia fue dada de alta por COVID, pero murió repentinamente sin abrazar a su bebé. En agosto pasado, una enfermera y su bebé murieron en Alabama cuando la madre enfermó gravemente de COVID-19.

Los CDC advierten que, a pesar de las recomendaciones “la mayoría de las personas embarazadas permanecen desprotegidas contra COVID-19”.


Lee más: