COVID: ¿Debería ponerme ya la tercera dosis de la vacuna?

La Food and Drug Administration (FDA) en Estados Unidos ha autorizado una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer para ciertos sectores de la población, pero existen dudas sobre su aplicación

La tercera dosis de la vacuna de COVID-19 mejora la inmunidad contra el virus.
La tercera dosis de la vacuna de COVID-19 mejora la inmunidad contra el virus.
Foto: Getty Images

Las directrices de la Food and Drug Administration (FDA) en Estados Unidos señalan que las personas elegibles para aplicarse una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer contra COVID son quienes tienen sistemas inmunológicos débiles, los mayores de 65 años y personas con alta exposición al virus SARS-CoV-2. Si formas parte de estos sectores, ¿deberías ponerte ya la tercera dosis de la vacuna?

El refuerzo claramente tiene beneficios para reducir su probabilidad de contraer COVID-19 y de una enfermedad grave”, dijo la doctora Leana Wen, especialista en emergencias, a CNN y aclaró que quienes tienen un sistema inmunológico debilitado a causa de un trasplante de órganos, del cáncer o de otras enfermedades inmunodepresoras, pueden recibir una dosis de refuerzo si se vacunaron con Pfizer o Moderna.

Las personas mayores de 65 años y los adultos mayores de 18 años con alguna condición médica subyacente o con alto riesgo de exposición al virus, que hayan recibido hace seis meses o más la segunda dosis, son elegibles para una tercera dosis de la vacuna de Pfizer.

A decir de la doctora Wen, quienes deberían considerar aplicarse ya una dosis de refuerzo son:

  • Personas de 65 años o más que viven en hogares de ancianos.
  • Personas de 50 años o más con afecciones subyacentes.
  • Jóvenes mayores de 18 años con afecciones médicas subyacentes como diabetes, enfermedad cardíaca, enfermedad renal y enfisema.
  • Quienes estén expuestos al virus por razones profesionales, como personal médico, de supermercados, de supermercados, que trabajan en refugios o prisiones y maestros, entre otros.

Además cada persona debería evaluar y decidir su propio riesgo: “Creo que es razonable dejar que las personas decidan sobre su propio nivel de riesgo y si quieren un refuerzo en este momento”, declaró la doctora Wen a la publicación y recomendó que si una persona no quiere contagiarse en absoluto de COVID-19 para no faltar al trabajo, porque debe cuidar a sus hijos o porque no quiere arriesgarse a sufrir secuelas, entonces podría considerar la tercera dosis.

Wen señala que el hecho de que en este momento no se requiera una nota médica o alguna prueba de ocupación para tomar la dosis de refuerzo nos da la oportunidad de tomar una decisión. “Ir a un lugar de trabajo donde estás rodeado de personas potencialmente no vacunadas en un ambiente cerrado y estrecho ciertamente cumple con la prueba del sentido común para lo que es de alto riesgo”, especifica.


Lee más: