FDA autoriza tercera dosis de la vacuna de COVID para personas con sistemas inmunológicos débiles

Las personas imnunodeprimidas podrán recibir una dosis de refuerzo de las vacunas de ARNm con el fin de brindarles protección adicional contra los síntomas más graves de la enfermedad

Las personas con sistemas inmunológicos vulnerables requieren protección adicional.
Las personas con sistemas inmunológicos vulnerables requieren protección adicional.
Foto: AFP / Getty Images

La Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos autorizó que las personas con sistemas inmunológicos débiles se apliquen una tercera dosis de las vacunas de COVID-19 con el fin de mejorar su respuesta a la inmunización en medio del franco aumento de contagios en el país.

“Después de una revisión exhaustiva de los datos disponibles, la FDA determinó que este grupo pequeño y vulnerable puede beneficiarse de una tercera dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech o Moderna”, señaló Janet Wookcock, comisionada interina de la FDA, en un comunicado.

La decisión de la FDA se presenta cuando el país enfrenta una nueva ola de la pandemia de COVID-19, impulsada por la variante Delta de coronavirus, y en vista de que “las personas inmunodeprimidas corren un riesgo particular de contraer una enfermedad grave”, dice el mensaje de la agencia estadounidense.

El organismo gubernamental aún no autoriza una dosis de refuerzo para el público en general que cuenten ya con su esquema de inmunización completo. “Otras personas que están completamente vacunadas están adecuadamente protegidas y no necesitan una dosis adicional de la vacuna COVID-19 en este momento”, especifica la FDA.

¿Quiénes y cómo pueden recibir la tercera dosis?

Se considera personas imunodeprimidas a quienes sufren alguna afección que influye negativamente en la capacidad de respuesta de su sistema inmunológico, por lo que no desarrollan una respuesta inmune ideal a las vacunas contra COVID-19. Tal puede ser el caso de los enfermos de cáncer o VIH, así como personas receptoras de trasplantes de órganos. El Comité Asesor de Prácticas de Inmunización de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) se reunirá este viernes para discutir las recomendaciones clínicas y los casos específicos en que podrá aplicarse esta tercera dosis.

La vacuna contra COVID-19 de Pfizer-BioNTech está autorizada para uso de emergencia en personas de 12 años o más, mientras la vacuna de Moderna se aplica a partir de los 18 años de edad. Ambas se administran como una serie de dos inyecciones: la de Pfizer con tres semanas de diferencia y la de Moderna con un mes.

La dosis adicional, o una tercera, se aplicaría “al menos 28 días después de recibir las dos dosis de una misma vacuna a personas de 18 años o más (12 años o más para Pfizer) que se hayan sometido a un trasplante de órgano sólido o que sean diagnosticados con afecciones que se considera que tienen un nivel equivalente de inmunodepresión”, explica la FDA.