La “madre” de las caravanas migrantes sale este sábado de Tapachula, México, con no menos de 4,000 extranjeros

Aunque los organizadores aseguran que la meta es Ciudad de México, algunos de los integrantes ya han anticipado que intentarán llegar hasta la frontera con Estados Unidos

Miembros de una caravana migrante de noviembre del 2018 rumbo a Guadalajara, México.
Miembros de una caravana migrante de noviembre del 2018 rumbo a Guadalajara, México.
Foto: ALFREDO ESTRELLA / AFP / Getty Images

La denominada “madre” de las caravanas migrantes se supone que salga este sábado desde Tapachula, Chiapas, con destino a Ciudad de México, en un reclamo para que las autoridades en ese país se responsabilicen con la crisis migratoria.

Irineo Mujica, director de Pueblos Sin Fronteras, indicó a Radio Fórmula que llegarán a la capital mexicana con la intención de abogar por amparos para que los inmigrantes puedan circular libremente por territorio mexicano.

 “De que va a salir, va a salir (…) El marchar es un derecho, no estamos haciendo nada ilegal. Hemos buscado todas las vías legales. Si nos paran, si nos golpean estamos listos“, indicó Mujica.

En vista de lo anterior, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México (CNDH) anunció este viernes que alertó a las autoridades federales y estatales sobre la necesidad de proteger los derechos y la seguridad de los integrantes de la caravana ante la posibilidad de que se recurra al uso de fuerza.

Además, la entidad destacó el pedido de atención especializada para los extranjeros así como el suministro de alimentos y servicios de salud en caso de ser requeridos.

“Será mucha gente”, confirmó Mujica sobre el número de integrantes de la movilización.

“Hasta ahora unas 4,000 personas nos han dicho que se unirán, pero sabemos de otros en diversos campamentos que nos han dicho que participarán y no lo dicen por miedo a que los arresten”, reveló.

Aunque Mujica aseguró que la intención no es llegar a la frontera con EE.UU., algunos de los integrantes manifestaron ese plan.

 “Tenemos el plan de llegar hasta la frontera sur de Estados Unidos para pedir asilo”, indicó Pedro Jáquez, un inmigrante originario de la República Dominicana, según citado por Univision. “Allá no tenía trabajo”, agregó el inmigrante que pasó más de dos años en Chile antes de viajar a México.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) confirmó, a principios de esta semana, que utiliza recursos de inteligencia para frenar las caravanas que proceden de territorio mexicano.

“El DHS desarrolló recientemente un nuevo esfuerzo analítico que combina la aplicación de la ley y los recursos de inteligencia para mejorar nuestra capacidad de prepararnos operativamente para un gran número de migrantes que pueden llegar a lo largo de la frontera suroeste”, indicó la agencia por medio de declaraciones escritas citadas por la televisora hispana.