Cierran programa de alivio de rentas ERAP en Nueva York, mientras 113,000 solicitantes siguen sin respuesta

Aunque el Estado defiende que han acelerado la asignación de los fondos, cinco meses y medio después de iniciado el plan de ayudas, clausuró el domingo la recepción de aplicaciones nuevas, porque se están acabando los $2,700 millones de recursos

La mexicana Reyna Téllez junto a sus dos hijos, quienes aplicaron al plan de alivio de rentas desde julio, aún no reciben respuesta
La mexicana Reyna Téllez junto a sus dos hijos, quienes aplicaron al plan de alivio de rentas desde julio, aún no reciben respuesta
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

El 1 de junio pasado, Alejandra Marín Rincón se sintió aliviada cuando se enteró que el Estado empezaría a recibir ese día aplicaciones para el Programa de Asistencia de Emergencia de Alquileres (ERAP), aprobado por la Legislatura Estatal para pagar los arriendos atrasados de miles de inquilinos morosos de Nueva York, que como ella, no pudieron cubrir sus alquileres debido a la falta de ingresos por la pandemia del COVID-19.

La mexicana, quien en ese momento adeudaba ya más de 12 meses de rentas por el apartamento que compartía con su hermano en El Bronx, donde ha vivido los últimos 17 años, confiesa que la alegría le volvió al rostro. Sentía que la angustia de un posible desalojo, que la pondría de “patitas en la calle”, ya no estaría dentro de sus opciones inmediatas… pero el fantasma de la intranquilidad volvió con el paso de las semanas y los meses.

Han pasado casi 150 días desde que aplicó para el alivio de rentas ante la Oficina de Asistencia Temporal y Asistencia por Discapacidad del Estado de Nueva York (OTDA), que maneja la asignación de los fondos, y sigue en el limbo. No hay ninguna aprobación de su caso a la vista. Y es que según cifras entregadas por OTDA, de las 278,700 aplicaciones que fueron recibidas desde junio 1, más de 113,000 siguen sin ser procesadas. Y de las 165,000 solicitudes que ya tienen una respuesta, y donde se han comprometido ya la mayor parte de los fondos, casi $2,100 millones, solamente 81,209 pagos han sido entregados a propietarios, es decir que alrededor del 70% de caseros sigue sin recibir su dinero.

Palabras más, palabras menos, los fondos no van a alcanzar a cubrir ni siquiera a todos los inquilinos que aplicaron, por lo que al rosario de misterios dolorosos, se sumó que OTDA anunció este fin de semana el cierre de aplicaciones para el programa ERAP.

Cierran las aplicaciones

A las 10:00 de la noche del pasado domingo 14 de noviembre se recibió la última solicitud, luego de que la agencia revelara que “el total de solicitudes de asistencia supera los fondos federales disponibles para el programa de asistencia” y que “la financiación no está garantizada”.

“Llevo ya cinco meses casi, esperando una respuesta a mi aplicación y cada vez que llamo, me dicen que todo va por buen camino y que tengo que esperar. ¿Pero cuánto tiempo más tengo que esperar? Dijeron que iban a aprobar los casos en seis semanas o menos. Mi casero ya no deja de preguntarme por su dinero, y no sé que hacer”, asegura la frustrada Alejandra Marín, quien se queja de que conocidos suyos que presentaron sus solicitudes después de ella, ya recibieron respuesta positiva.

La mexicana cuestiona además si OTDA ha estado pagando primero a las grandes corporaciones inmobiliarias que tienen cientos de apartamentos, dejando para el final a los caseros menores.

Además veo que a los que aplicamos desde el principio nos han retrasado más, y hay desorden en los casos. A mi me dicen que falta que mi casero mande la información, y mi casero ya me mostró hace meses que la mandó, tiene un número de caso, igual que yo, y hasta ha tenido que enviar los documentos dos veces. Nadie controla esos errores”, agrega la desesperada arrendataria, quien hace unas semanas perdió a su hermano, asesinado por una pandilla, quedando totalmente sola y aumentando su angustia.

“Necesitamos que nos ayuden, por favor”

Cruzando el puente, en el condado de Queens, la queja es la misma. Reyna Téllez, madre soltera y quien vive con sus dos niños de 8 y 5 años en un apartamento de Jackson Heights, no solo está en pánico, al saber que aplicó al fondo de ayuda de rentas ERAP en julio pasado y sigue sin recibir respuesta a su solicitud. Su problema es más grave todavía, pues no solamente su casero no ha recibido el pago de 12 meses de arriendos atrasados para el que ambos aplicaron, sino que debido a que no tiene un trabajo estable en limpieza, más allá de dos días a la semana, tampoco ha podido pagar ni siquiera un mes de renta desde que aplicó. Ya adeuda 18 meses y se declara desesperada.

Necesitamos que nos ayuden, por favor. Yo ya debo más de 30,000 en rentas atrasadas y este fondo no responde ni nada. Últimamente ya ni contestan en las líneas telefónicas y escucho que dicen que el programa está yendo más rápido, pero para personas pobres como yo esa no es la realidad. Siguen a paso de tortuga”, comenta la madre mexicana, quien se cortó la mano con una ventana averiada en su apartamento la semana pasada, pues el casero se niega a reparar los daños que tiene el inmueble.

“Si no le pago no me arregla y miren lo que ya me pasó. Además mis niños ya están cayendo en depresión. El más grandecito me pregunta si vamos a terminar en la calle y me espanta saber que puede ser así”, dice angustiada.

Alejandra Marín Rincón, aplicó al fondo en julio y no ha recibido nada.

Jennifer Hernández, organizadora comunitaria de Make the Road NY, grupo que ayudó a llenar las aplicaciones para el fondo de alivio de rentas ERAP a más de 300 miembros, da crédito a las denuncias de lentitud de los inquilinos. Aunque reconoce que desde que asumió el poder la gobernadora Kathy Hochul, los procesos han avanzado con un poco más de rapidez, tan solo una cifra cercana al 10% de los arrendatarios a los que ayudaron a aplicar desde junio, han recibido los alivios.

“Hay que ser claros: el programa de alivio de rentas empezó mal desde el principio. La aplicación que lanzó, era supremamente complicada, no era accesible y no hicieron nada para cambiarla. El sitio se caía muchas veces y hay miles de familias que llevan meses esperando en un proceso que ha resultado sumamente demorado”, aseguró la activista.

“El procesamiento de solicitudes era lento y aunque aceleró un poco, sigue siendo lento y no vimos cambios que eran necesarios para hacer el proceso mucho mejor y efectivo. Así que de cualquier modo que se mire, el programa ha fallado por parte de OTDA que ha estado a cargo de las aplicaciones”, agregó.

Pese a sus críticas al manejo que ha hecho OTDA para asignar los recursos del fondo de alivio de rentas de manera rápida, Hernández advirtió, sin intentar excusar los retrasos generales, que en algunos casos, la demora del proceso se ha debido a que los caseros no han sido diligentes con sus inquilinos, presentando la documentación que deben entregar. Aunque la ley señala que el arrendatario moroso es quien tiene que iniciar el proceso de solicitud de los dineros, los fondos son entregados directamente a los propietarios, en depósitos a sus cuentas de banco, bajo el compromiso de que no pueden desalojar a sus inquilinos en un período de un año ni subirles el costo de la renta, algo que a muchos caseros no les suena.

Frustración en algunos caseros

“Yo lo que quiero es que mi inquilino se vaya de mi casa. Por eso aunque él aplicó a ERAP y me dio la información para que llenara mi parte, no lo quise hacer, porque de qué me sirve que el Estado me pague 12 meses de renta, cuando esa gente me debe ya casi 24 meses”, aseguró un casero latino de Queens, quien prefirió reservar su nombre, dueño de un edificio de cuatro apartamentos. El colombiano afirma que debería haber una ayuda directa y rápida para caseros de bajos recursos como él, por parte del Estado, quien debido a que sus inquilinos no le han pagado, se ha atrasado en hipotecas e impuestos.

“Si uno acepta esos fondos, que son como 20,000 que me darían, no los puedo correr en un año, es decir que por esos otros 20,000 y los otros meses que me deben, como $12,000, terminaría perdiendo más de lo que me dan. Entonces mejor prefiero que se vayan”, insistió el casero, quien agregó sentirse frustrado porque en este momento no puede tomar acciones contra sus inquilinos.

“El otro problema actual que tengo es que como ellos ya aplicaron al fondo, yo estoy maniatado porque en la corte me dicen que no puedo iniciar diligencia de desalojo, porque con la aplicación, ellos están protegidos por la ley hasta que OTDA les den una respuesta final, o que pasen 180 días después de que yo no responda. Entiendo que es duro para muchos inquilinos que pueden quedarse sin casa, pero ese problema lo debe afrontar el Gobierno, dándoles vivienda gratis, no yo, que también soy pobre y en mi nadie piensa”, explicó el casero.

Autoridades defienden el plan del Estado

Ante las quejas por el manejo ineficiente que OTDA ha hecho del programa ERAP y el paso de tortuga que los aplicantes denuncian, la oficina estatal se defendió aunque manifestaron no poder entregar una respuesta general, advirtiendo que “las solicitudes de ERAP y las circunstancias que provocan que no se realice un pago son únicas y específicas para cada solicitud”.

Sin dar una respuesta a por qué hay más de 100,000 casos sin procesar, cuando el programa arrancó hace casi seis meses, OTDA mencionó que 86,834 solicitudes de inquilinos aprobadas provisionalmente (que no forman parte del grupo de casos sin revisar) están todavía pendientes a verificación de caseros.

“Se deben presentar tanto el lado del arrendador como el del inquilino. Como resultado, la velocidad a la que se procesa una solicitud depende de que la solicitud esté completa y de la rapidez con que se pueda verificar la documentación proporcionada”, agregó la agencia manifestando que desde que la gobernadora Hochul llegó al cargo, el 23 de agosto, “los pagos directos a los propietarios casi se han quintuplicado, culminando con la emisión de más de mil millones de dólares a partir de esta semana (…) OTDA continuará emitiendo pagos a las solicitudes de ERAP completadas a medida que la información enviada sea examinada y verificada”.

Esa agencia también informó que se han denegado unas 61,000 solicitudes, más de 36,000 de las cuales eran aplicaciones duplicadas.

Gobernadora pide más fondos federales

Y en medio de las quejas y el temor de que los recursos del programa ERAP no alcancen para todos los que aplicaron, la gobernadora Kathy Hochul anunció el pasad viernes que el Estado solicitó un empuje adicional de $996 millones para ERAP en financiamiento federal, que cuenta con el apoyo de 17 congresistas neoyorquinos que enviaron una carta al Tesoro de los EEUU en apoyo al pedido.

“Desde el comienzo de mi administración, me comprometí a proporcionar dinero federal de ayuda para el alquiler a los neoyorquinos que aún se recuperaban de la pandemia. Mientras que Nueva York aceleró la salida de la ayuda para el alquiler y pasó de la parte de atrás de la manada al frente, entre otros estados, todavía hay muchas personas que necesitan ayuda”, dijo la gobernadora Hochul. “Nueva York ha demostrado tanto la necesidad de esta financiación como la capacidad de distribuirla, por lo que creemos que Nueva York está bien posicionada para recibir cualquier ayuda adicional que pueda llegar disponible a través de la próxima reasignación del Tesoro”.

La mandataria fue clara en advertir que sin asistencia federal adicional, el programa ERAP no podrá cumplir con muchas solicitudes de financiamiento pendientes.

La subcomisionada ejecutiva de OTDA, Barbara Guinn, se sumó al mismo pedido y reconoció que las aplicaciones recibidas estuvieron por encima de los fondos con los que contaba el programa.

“Claramente, la demanda de asistencia para el alquiler en todo el estado de Nueva York supera con creces la cantidad de fondos que tenemos disponibles”, dijo la funcionaria.

El senador Chuck Schumer se comprometió a luchar por más fondos federales y advirtió que sin fondos adicionales de asistencia para el alquiler reasignados por el Departamento del Tesoro, es casi seguro que Nueva York verá desalojos adicionales que podrían evitarse.

“Los inquilinos de Nueva York sufren un doble golpe: fueron los más afectados por el COVID y pagan algunas de las rentas más altas. Por eso defendí y entregué miles de millones en ayudas que fueron directamente a inquilinos y propietarios de edificios para evitar desalojos masivos, falta de vivienda y una deuda abrumadora”, dijo el líder del Senado.

Pero aun con el llamado a que Washington desembolse $996 millones adicionales para el programa de rentas, defensores de los inquilinos de Nueva York aseguran que esa cantidad resultará insuficiente, no solamente porque no alcanzará a cubrir a las más de 113,000 familias que ya aplicaron a ERAP, y que siguen en la línea sin recibir respuesta. Se estima que la cifra de arrendatarios morosos a causa de la pandemia que no alcanzaron a aplicar, y que corren el riesgo de ser desalojados, es tres veces mayor a la gente que aplicó.

Así lo denunció Lucas Sánchez, subdirector de la organización New York Communities for Change, quien exigió que se asignen muchos más recursos para mandarle el salvavidas a inquilinos, y se evite una estampida de desamparados.

“Tenemos que reconocer que la gobernadora Hochul aceleró el proceso de aplicaciones de ERAP, y que se procesaron más en su mandato que cuando Cuomo estuvo, pero no solo de las 285,000 que aplicaron faltan todavía más de 100 mil, que ni siquiera han sido procesadas, sino que hay una necesidad de más de 800 mil personas en Nueva York atrasadas en sus rentas, así que los $996 millones que están pidiendo, no va a ser suficente”, dijo el activista.

Sánchez además criticó que OTDA haya cerrado la recepción de aplicaciones al programa ERAP y pidió que lo reabran y asignen recursos para evitar familias que terminarán engrosando la lista de desamparados, que ya es una problemática grande en Nueva York.

Cerrar el programa es una locura. No debieron hacer eso, sino buscar más fondos y garantizar que van a ayudar a todos los inquilinos morosos que tienen el riesgo de perder sus hogares”, dijo Sánchez.

“Con claridad podemos decir que la necesidad que hay es enorme, pues con la gente que aplicó, todavía queda un mar de 500,000 personas que necesitan ayuda y posiblemente van a terminar siendo desalojados si el Estado no les da la mano“. agregó.

Programa ERAP de alivio de rentas en cifras

  • 1 de junio abrió el programa.
  • 14 de noviembre cerró la recepción de aplicaciones.
  • $2,700 millones fueron aprobados para el programa de ayuda.
  • 278,700 aplicaciones fueron recibidas.
  • 165,000 aplicaciones han sido procesadas.
  • $2,100 millones ya fueron pagados a caseros o están comprometidos en próximos pagos.
  • 81,209 pagos han sido ya entregados a propietarios.
  • $1,020 millones ya se depositaron a caseros.
  • 86,834 solicitudes de inquilinos aprobadas provisionalmente están pendientes a verificación de caseros.
  • $1,090 millones están asignados a dichos casos pendientes a verificación de propietarios.
  • 61,000 solicitudes fueron denegadas.
  • 36,000 de las negaciones fueron solicitudes duplicadas.
  • 12 meses máximo de rentas atrasadas cubre el programa más 3 adicionales.
  • $996 millones en fondos adicionales está solicitando el Estado de NY al Gobierno federal para el programa.
  • 800,000 inquilinos se estima se atrasaron en sus rentas en NY debido a la pandemia.
  • 500,000 se calcula no pudieron aplicar al fondo de alivios y se temen desalojos masivos.