Dieta Keto: los efectos secundarios más extraños que debes de tomar en cuenta

La dieta cetogénica se ha posicionado como una de las más populares tendencias para bajar de peso. Al tratarse de un método basado en una fuerte restricción de los carbohidratos, puede asociarse con algunos efectos secundarios importantes de considerarse

La dieta Keto puede provocar alteraciones digestivas, la famosa gripe "cetogénica", mal humor y cambios en los patrones alimenticios.
La dieta Keto puede provocar alteraciones digestivas, la famosa gripe "cetogénica", mal humor y cambios en los patrones alimenticios.
Foto: Imagen de Brian Bowie en Pixabay / Pixabay

En los últimos meses la popularidad de la dieta cetogénica creció a pasos agigantados. A grandes rasgos se trata de un plan de alimentación ultra bajo en carbohidratos que se volvió muy famoso por sus beneficios para bajar de peso rápidamente, pero sus efectos en tu cuerpo van más allá de la pérdida de peso. Es cierto: seguir un régimen estricto alto en grasas y bajo en carbohidratos puede ayudar a perder significativamente peso corporal, sin embargo en muchas ocasiones las personas desconocen algunos de sus principales efectos secundarios. Algunos de ellos son positivos, pero algunos pueden ser desagradables o incluso peligrosos. Con base en ello nos dimos a la tarea de recopilar algunos de los peligros asociados con la dieta Keto, finalmente lo más importante es mantenerse informado y tomar las mejores decisiones para nuestra salud.

Una dieta cetogénica típica se compone de un 80% de grasa, un 15% de proteína y solo un 5% de calorías de carbohidratos. Por lo tanto en una dieta promedio en la que se consumen 2,000 calorías al día, eso significa que solo 100 de ellas provienen de carbohidratos, incluidos carbohidratos saludables como frutas y verduras. El comer con este estricto manejo de los carbohidratos, desecandena un proceso llamado cetosis lo que significa que el cuerpo ha quemado todos sus carbohidratos y necesita comenzar a quemar grasa para obtener energía. Si bien, no todos los efectos secundarios relacionados con la dieta Keto son de larga duración; este cambio produce diferencias considerables en el funcionamiento normal del organismo las cuales vale la pena mencionar.

1. Gripe cetogénica

La gripe cetogénica es algo real. Y es un término que se refiere a la serie de síntomas iniciales que se presentan derivados de la drástica reducción de los carbohidratos y que son reflejo del estado de cetosis. Entre los principales síntomas incómodos se encuentran: dolores de cabeza, fatiga, dolores musculares, náuseas y diarrea. Los efectos secundarios son el resultado de la transición por la que pasa el cuerpo para usar la grasa como principal fuente de energía en lugar de los carbohidratos. La buena noticia es que nada es para siempre y una vez que el cuerpo se adapte a la nueva fuente de combustible (generalmente dentro de una semana o dos), los síntomas se van y uno comienza a sentirse mejor.

2. Posible mal humor

El cambio a un casi nulo consumo de carbohidratos suele ser muy agresivo para algunas personas y provocar alteraciones en el humor y estado de ánimo. Sin embargo, existe una razón científica: el cuerpo no obtiene los carbohidratos necesarios para producir serotonina, una sustancia química del cerebro que ayuda a regular el estado de ánimo, así como el sueño y el apetito. Entonces es muy probable que se presenten alteraciones en el humor, que con el paso del tiempo suelen disminuir.

3. Cambios en las conductas alimentarias

Eliminar los carbohidratos puede hacer que el cerebro libere una sustancia química llamada neuropéptido-Y (NPY), la cual en pocas palabras le dice al cuerpo que necesitamos carbohidratos; cuando no obtenemos los carbohidratos que nuestro cuerpo necesita, este químico se acumula y puede intensificar los antojos. De tal modo que la dieta Keto puede activar la ansiedad por comer y con ello aumentar el riesgo de desarrollar patrones de alimentación desordenados como atracones. Recordemos que se trata de un régimen de alimentación estricto y restrictivo, que va más allá de tener suficiente ‘fuerza de voluntad’, tiene más que ver con la respuesta biológica del cuerpo a la privación.

4. La pérdida de peso inicial se puede recuperar

La dieta cetogénica es conocida por lograr un adelgazamiento inicial rápido. Eso es porque los carbohidratos retienen más agua que proteínas o grasas; entonces al dejar de consumirlos todos los líquidos retenidos adicionales se libera al orinar. Como resultado, se experimenta una rápida pérdida de peso. Sin embargo, de acuerdo con los expertos este primer bloque de pérdida de peso es de agua, por lo tanto si no se sigue con el régimen es probable subirlo. También, se cuenta con investigación en la cual se sugiere que la dieta cetogénica es ideal para perder grasa. De hecho, así lo sugiere un estudio italiano de casi 20,000 adultos obesos encontró que los participantes siguieron un estilo de alimentación cetogénica perdieron alrededor de 12 libras en 25 días. Sin embargo, no hay muchos estudios que analicen si los kilos se logran mantener a largo plazo, señalan los investigadores. Una de las principales razones, es que a la mayoría de las personas les resulta difícil seguir un plan de alimentación tan estricto, y es por ello que al dejar un plan tan estricto los kilos pueden regresar.

5. Posible diarrea

Cuando comemos alimentos con grasa, el hígado libera bilis en el sistema digestivo para ayudar a descomponerlo. Seguir una dieta alta en grasas como la Keto significa que el hígado necesita liberar bilis adicional, y la bilis es un laxante natural, por lo que demasiado puede causar alteraciones en el tránsito intestinal y con ello diarrea. Además, en otro extremo puede ocasionar estreñimiento ya que en muchas ocasiones el consumo de fibra se ve disminuido (en gran parte porque prácticamente no se consumen cereales integrales, legumbres, frutas y ciertos vegetales.)

Te puede interesar: