Exclusiva

Cómo afecta en el Senado que 91 representantes exijan incluir ciudadanía para indocumentados, cuando ellos no lo hicieron

La semana pasada, la Cámara de Representantes aprobó una protección temporal para indocumentados, pero ahora 91 demócratas pide al Senado incluir un camino a la ciudadanía, cuando ellos no lo hicieron; es posible que esa postura en bloque complique en cierto modo las negociaciones de senadores sobre el paquete económico Build Back Better, indicó una fuente con conocimiento del proceso

El Congreso continúa negociaciones de la agenda Build Back Better (Reconstruir Mejor).
El Congreso continúa negociaciones de la agenda Build Back Better (Reconstruir Mejor).
Foto: Samuel Corum / Getty Images

En el juego de aventarse la bolita política, 91 representantes demócratas decidieron echársela a sus colegas del Senado, al exigir públicamente que incluyan el camino a la ciudadanía para indocumentados, cuando ellos no lo hicieron en el proyecto de ley aprobado en la Cámara de Representantes la semana pasada.

“Esto podría complicar las negociaciones con ciertos senadores”, dijo una fuente del Senado con conocimiento del proceso, ya que hay moderados como Joe Manchin (West Virginia) y Kyrsten Sinema (Arizona) con los que habría que negociar varios aspectos del proyecto Build Back Better (Reconstruir Mejor) sin perder la mayoría mínima requerida.  

Agregó que los representantes parecen “querer protegerse” al momento de que los votantes apunten con el dedo a congresistas que incumplieron su palabra al prometer un camino a la ciudadanía y aceptar solamente una protección temporal para indocumentados, como el perdón a la deportación por 10 años o al 2031.

“No lo veo como un boicot, pero sí complica las negociaciones”, insistió la fuente que no puede revelar su nombre, pues no está autorizada a discutir públicamente sobre el tema.

Equipos de varios de los firmantes de la carta fueron cuestionados por este diario sobre por qué los representantes ahora piden al Senado incluir el camino a la ciudadanía, cuando en la Cámara no lograron hacerlo. No hubo respuesta.

Una integrante de la coalición de organizaciones que ayudó elaborar el plan a favor de indocumentados, conocido como plan C o ‘parole’, dijo que la postura de los representantes podría ser utilizada para “sentar la base” hacia un nuevo acuerdo, en caso de que la parlamentaria Elizabeth MacDonough, rechace la propuesta recién evaluada por la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO).

“La verdad no pienso que complica… Vamos a ver hasta dónde llegamos con el plan C, decirle a la parlamentaria que es un proyecto que vale la pena, que va a cambiar la vida de las personas indocumentados y los va a ayudar”, indicó la activista, quien tampoco revela su nombre, debido a que se está en medio de negociaciones con el Senado.

Agregó que en caso de que la parlamentaria MacDonough rechace el nuevo plan, los activistas empujarán desobedecer a la experta, pero con un proyecto de camino a la ciudadanía, aunque no se especificó cual.

“Esa carta la veo como abrir esa oportunidad… aunque la Cámara Baja haya pasado el paquete permisos (‘parole’)… los representantes están dando su apoyo para ciudadanía también”, agregó.

La famosa carta

El lunes, casi la mitad de los demócratas de la Cámara pidieron a sus colegas del Senado integrar un camino a la ciudadanía para indocumentados, una acción que llamó la atención debido a que votaron el proyecto de ley Build Back Better que contempla otro tipo de protección migratoria.

“La versión de la Cámara de la Ley BBB limita el alivio para ciertas personas indocumentadas a un estado de ‘parole’ de cinco años, otra forma más de suspensión temporal”, reconocen los legisladores, entre quienes están Jesús “Chuy” García (Illinois), Lou Correa (Californi), Adriano Espaillat (Nueva York), Grace Meng (Nueva York) y Alexandria Ocasio-Cortez (Nueva York).

Los llamados “tres amigos”, García, Correa y Espaillat, habían negociado –sin éxito– hasta el último minuto la inclusión de la Ley del Registro, como establecía el plan originalmente.

“Ahora escribimos para instarlo a usted y al resto de nuestros colegas en el Senado a restablecer un camino hacia la ciudadanía para los ‘dreamers’, personas con TPS (Estatus de Protección Temporal), trabajadores agrícolas y trabajadores esenciales en la versión del Senado del proyecto de ley de Reconciliación”, escribieron.

Los peticionarios piden al líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (Nueva York), “desobedecer” a la parlamentaria MacDonoguh, a la que califican como una asesora “no vinculante”.

Negociaciones con la parlamentaria

El paquete económico que supera los $2 billones de dólares podría enfrentar modificaciones en el Senado, pero el escenario en asuntos migratorios resulta complejo, reconocieron las fuentes.

Esta semana hay cierto diálogo “informal” con la parlamentaria MacDonough, pero será la siguiente semana cuando hay una reunión formal sobre el paquete migratorio, a la cual acuden senadores demócratas y republicanos.

Además del líder de la mayoría Schumer, los directamente involucrados en las negociaciones son el senador Dick Durbin (Illinois), presidente del Comité Judicial; Bob Menendez (Nueva Jersey), presidente del Comité de Relaciones Exteriores; Alex Padilla (California); presidente del Subcomité de Inmigración, así como Catherine Cortez Masto (Nevada).

En su reporte, el CBO estima que 6.5 millones millones de inmigrantes indocumentados serían beneficiados con el ‘parole’, que además otorgaría Autorización de Empleo, permiso de viajar al extranjero y licencia de conducir.

Sin embargo, organizaciones civiles afirman que los beneficiados podrían ser hasta 7.1 millones y algunas lanzan la cifra a 7.8 millones.

“El CBO tomó estimados del Censo, pero son cálculos, no son precisos”, dijo la activista involucrada en el proceso de negociación. Agregó que tanto ese número, como el impacto en gasto social después del 2032 serán discutidos en las pláticas con la parlamentaria.