Antivacunas murió de COVID luego de infectarse en una “corona party”

Las “corona party”, populares en Europa, son reuniones numerosas organizadas con el fin de contraer COVID-19 y, de alguna manera, eludir las vacunas que en algunos países ya son obligatorias

Un hombre con COVID grave es atendido en un hospital de Austria.
Un hombre con COVID grave es atendido en un hospital de Austria.
Foto: AFP / Getty Images

Organizadas generalmente por personas que dudan de la eficacia y los efectos secundarios de las vacunas, las fiestas de coronavirus son reuniones con una gran cantidad de personas con la intención de, precisamente, contraer el virus. Esta peligrosa práctica se mantiene en diferentes países y recientemente cobró la vida de un antivacunas que murió de COVID luego de infectarse en una “corona party”.

Particularmente en países europeos donde los confinamientos son muy restrictivos y las vacunas son obligatorias, estas fiestas han cobrado auge. La prensa italiana reportó el caso de un hombre antivacunas de 55 años que murió en Austria luego de haber asistido a una “corona party” en la ciudad de Bolzano, al norte de Italia.

Apenas hace unos días el gobierno austriaco anunció un nuevo bloqueo total en el que se han cerrado las fronteras, las personas hay vuelto al trabajo en casa y han cerrado los establecimientos no esenciales. A pesar de las protestas de la población, la vacunación contra COVID-19 será un requisito legal a partir de febrero en ese país.

Según I Dolomiti, el austriaco murió a causa de la gravedad con que enfermó al contagiarse de virus SARS-CoV-2 y no fue la única persona hospitalizada en ese país luego de asistir a eventos similares. De hecho, informa, algunos padres han llevado también a sus hijos a dichas reuniones.

“No se dan cuenta de que el virus es muy peligroso incluso en niños y jóvenes”, dijo el doctor Patrick Franzoni, coordinador de la unidad anti COVID en Bolzano, al medio europeo. “Hay consecuencias a largo plazo e incluso los jóvenes pueden acabar en el hospital”, destacó.

Otros países europeos están en emergencia ante el grave incremento de infecciones y la presión creciente en las unidades hospitalarias. Alemania ha superado los 65,000 contagios diarios y otros países como Reino Unido, Bélgica y Países Bajos analizan imponer medidas restrictivas.

De hecho en diferentes lugares de Europa se han registrado protestas contra los posibles nuevos confinamientos, el cierre de establecimientos y la condición de vacunarse para participar en ciertos eventos o acceder a lugares cerrados. Bruselas, Roosendaal, La Haya, Zagreb y Copenhague han sido escenario de marchas y protestas.

En Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y el Departamento de Estado recomendaron a sus ciudadanos no viajar a Alemania, Dinamarca, Austria, Reino Unido, Bélgica, Grecia, Noruega, Suiza, Rumania, Irlanda y la República Checa ante el creciente números de casos de COVID registrados en esos países.


Lee más:

+ Pareja antivacunas prohibió que intubaran a su hija enferma de COVID; murió a los 14 años

+ Cardenal estadounidense antivacunas está conectado a un ventilador por COVID

+ Cofundador de grupo antivacunas fue hospitalizado por COVID y pide detener mítines

+ COVID: Antivacunas ruegan por la inyección cuando ya es demasiado tarde, narra la enfermera que cuidó a Boris Johnson