La inflación costará a los hogares de Estados Unidos un promedio de $3,500 dólares este año

Un análisis de la Universidad de Pennsylvania Penn Wharton señala que los hogares estadounidenses deberán aportar más dinero de su presupuesto a los incrementos provocados por la inflación

Con los aumentos de precios los estadounidenses pierden poder adquisitivo, pues su dinero compra cada vez más menos productos.
Con los aumentos de precios los estadounidenses pierden poder adquisitivo, pues su dinero compra cada vez más menos productos.
Foto: Pexels

Un estudio de Penn Wharton Budget Model, reportó que la inflación en 2021 requerirá que los hogares estadounidenses promedio gasten alrededor de $3,500 más en 2021, para lograr el mismo nivel de consumo de bienes y servicios que tenían en los últimos años anteriores, 2019 o 2020.

El análisis de la institución universitaria señaló que los hogares de menores ingresos son los más afectados por la inflación, ya que gastan una mayor parte de su presupuesto en bienes y servicios que se han visto más afectados por las recientes alzas.

Según el estudio, los hogares de menores ingresos tendrán que gastar alrededor de un 7% más, mientras que los hogares de mayores ingresos tendrán que gastar alrededor de un 6%.

La inflación perjudica de manera desproporcionada a los hogares de menores ingresos, porque colectivamente gastan más en energía, que es uno de los sectores que más han aumentado, mientras que los estadounidenses adinerados gastan más en servicios, división que ha experimentado los aumentos de inflación más pequeños.

El 10 de diciembre, la Oficina de Estadísticas Laborales publicó el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de noviembre de 2021, que registró un incremento de 6.8% con respecto al año anterior, y este nivel de inflación no se había visto desde 1982.

Sin embargo, los aumentos en los precios fueron desiguales entre los artículos de la canasta del IPC. Por ejemplo, el precio de los alimentos subió un 6.1% en comparación con hace un año, mientras que el precio medio de la energía subió un 33.3%.

También se registró una diferencia notable entre productos básicos y servicios. Mientras que los aumentos de precios de un año para la vivienda y otros servicios (excluidos los servicios energéticos y la vivienda) fueron del 3.8% y el 2.9% respectivamente, el aumento de los precios de los productos básicos (excluidos los alimentos y los productos energéticos) fue de 9.4%.

El modelo de Penn Wharton señala que los aumentos de precios no afectan a todos los hogares de la misma manera porque las canastas de consumo de los hogares de ingresos altos y de ingresos bajos son diferentes.

De acuerdo con los datos de gasto de 2020, el 90% de las personas que obtienen ingresos inferiores vieron aumentar su gasto de consumo en entre 6.7% y 6.9%, mientras que el 5% superior experimentó un aumento del 6.1%. Los ingresos medios también vieron un gran aumento en los gastos, con un mayor gasto de consumo de $ 4,351, o un aumento del 6.8%.

“Debido a la variación en la composición de los paquetes de consumo, encontramos que los hogares de mayores ingresos tenían un porcentaje menor de aumentos en su gasto total. Los hogares de mayores ingresos gastaron relativamente más en servicios, que experimentaron los aumentos de precios más pequeños”, señala el informe.

También te puede interesar:

4 consejos de expertos para cuidar tu dinero durante la inflación en Estados Unidos

Inflación en Estados Unidos: estos son los productos que más aumentaron

La inflación en Estados Unidos sube al 6.8 % en noviembre, la cifra más alta en 39 años