Video: Pescador australiano atrapa a un tiburón pero enorme cocodrilo se lo arrebata

Un pescador del norte de Queensland, Australia, atrapó a un tiburón en la orilla del río Proserpine, pero un cocodrilo de 13 pies se lo arrebató

“Boofhead”, un cocodrilo de unos 13 pies, ya es célebre entre los pescadores de esa zona del río.
“Boofhead”, un cocodrilo de unos 13 pies, ya es célebre entre los pescadores de esa zona del río.
Foto: WILLIAM WEST/AFP / Getty Images

Un pescador del norte de Queensland, Australia, atrapó a un tiburón en la orilla del río Proserpine, pero un cocodrilo de unos 13 pies se lo arrebató de la línea de pesca.

Dan Johnson, el pescador, pensó que había logrado una captura “importante” y decidió grabar el momento en el que sacaba a un tiburón del agua, sin embargo, no contaba que alguien más iba por la presa.

Se trataba de “Boofhead”, un cocodrilo de unos 13 pies, el cual ya es célebre entre los pescadores de esa zona del río ya que, aseguran, no es la primera vez que se “roba” una presa.

“Venía muy rápido”, dijo Johnson a medios locales; “viene, viene”, gritaron los espectadores antes de que Boofhead se lanzara hacia adelante y se alimentara del pequeño tiburón.

Este es el video del cocodrilo Boofhead:

Boofhead robando al tiburón de Dan Johnson.

El lugar de pesca está a sólo seis minutos de la casa de Johnson y dijo que a menudo ve carros llenos de visitantes de lugares tan lejanos como Brasil, España, Londres y Tasmania, que intentan vislumbrar al cocodrilo. Sin embargo, aseguró que es muy raro verlo tan cerca.

Según Johnson, el cocodrilo es llamado Boofhead por los lugareños porque “tiene una cabeza ancha y fea“. “Es sólo una especie de celebridad local”, agregó Johnson.

Dijo que a menudo se advierte a los pescadores que tengan cuidado con él, ya que es famoso por pellizcar el cebo de las ollas para cangrejos.

La esposa de Johnson, Ebony, su hija de 14 años, Lily, y su perro, Taddy, también pudieron presenciar el espectáculo que logró captar el sábado por la tarde. 

Lily está de visita desde Melbourne durante las vacaciones escolares y fue una de las primeras veces que vio un cocodrilo.

“Es bastante difícil para un niño ver de cerca”, dijo, pero agregó que esa noche comerían carne y la única diferencia entre lo que ella vio y su cena es que “no tendremos que matarlo”.

El mensaje principal de Johnson para las personas que se encuentran con cocodrilos en la naturaleza es que lo admiren desde la distancia: “No alimente ni le arroje cosas, ni trate de llamar su atención.

“Es una locura el poder que tienen estas cosas, deben ser respetadas y admiradas”, agregó el pescador.


También lee:
· Florida podría permitir la caza de caimanes las 24 horas del día
· Hallan restos fósiles de antiguo reptil marino con forma de pez espada en Colombia
· Niño de Filadelfia casi pierde una pierna tras ser atacado por un cocodrilo en Cancún