Magnate neoyorquino Robert Durst muere a los 78 años mientras cumplía una cadena perpetua por asesinato

A los 78 años, el heredero inmobiliario neoyorquino Robert Durst falleció mientras cumplía una condena por cadena perpetua tras haber asesinado a su mejor amiga, Susan Berman, en el año 2000

El abogado de Durst confirmó el fallecimiento y declaró que fue por causas naturales.
El abogado de Durst confirmó el fallecimiento y declaró que fue por causas naturales.
Foto: Pool / Getty Images

El heredero inmobiliario de Nueva York, Robert Durst, murió este lunes por la mañana en un centro hospitalario de la prisión estatal de California a los 78 años, mientras cumplía una condena a cadena perpetua por haber matado a su mejor amiga para presuntamente encubrir la desaparición de su esposa.

La información fue confirmada por Chip Lewis, abogado de Durst, quien le comunicó a Fox News que falleció por causas naturales, y detalló al New York Times que fue llevado al Hospital General de San Joaquín, donde sufrió un paro cardíaco.

El Sr. Durst falleció temprano en la mañana mientras estaba bajo la custodia del Departamento Correccional de California“, indicó Lewis en un comunicado. “Entendemos que su muerte se debió a causas naturales asociadas con la letanía de problemas médicos que habíamos informado repetidamente a la corte en los últimos años”.

Durst venía de ser declarado culpable en septiembre de 2021 con una pena a cadena perpetua sin libertad condicional por el homicidio de Susan Berman en el año 2000, quien era su mejor amiga.

El acusado estuvo durante tres semanas en el estrado para testificar, siendo encontrado culpable por dispararle a Berman a quemarropa en su casa en Los Ángeles. Se presume que el motivo del asesinato fue para encubrir la muerte de su esposa, Kathleen McCormanck, reseñó Fox News.

Los fiscales de la corte en el condado de Westchester alegaron que Durst asesinó a Berman porque presuntamente ella estuvo cerca de decirle a las autoridades que proporcionó una coartada falsa a las autoridades.

Pero no fue sino hasta el 1 de noviembre que el gran jurado lo acusó formalmente por la muerte de McCormanck, que fue declarada legítimamente muerta en 2017 después de haber desaparecido en 1982 en Nueva York, cuando tenía 29 años.

La salud de Durst fue uno de los focos de los abogados durante el juicio, ya que se conoció que tenía cáncer de vejiga y su estado se iba deteriorando, además debió ser hospitalizado al contagiarse de COVID-19. Durante sus comparecencias, se le podía ver en silla de rueda y con el atuendo de prisión, pues sus abogados recalcaron que no podía ponerse un traje.

Pese a la muerte de Durtst, Robert Abrams, abogado de la familia de McCormanck, emitió un comunicado informando que continúa la investigación de quiénes lo ayudaron a encubrir el presunto asesinato.

El 31 de enero de 2022, el 40 aniversario del asesinato de Kathie, proporcionaremos más actualizaciones“, sostuvo Abrams. “Mientras tanto, recen una oración por Kathie y sus otras víctimas”.

También te puede interesar:

Robert Durst fue formalmente acusado de asesinar a su esposa en 1982 en Nueva York
Heredero de bienes raíces es declarado culpable en Los Ángeles por asesinar a su mejor amiga
Millonario neoyorquino arrestado por crímenes sin resolver