Sección de la Gran Muralla se desploma tras temblor en noroeste de China

Una sección de dos metros de la Gran Muralla China se desplomó como consecuencia de un terremoto de 6.9 grados en la escala de Richter

La zona ha sido asegurada provisionalmente y ya han comenzado las labores de reconstrucción y restauración.
La zona ha sido asegurada provisionalmente y ya han comenzado las labores de reconstrucción y restauración.
Foto: Johannes Plenio / Pexels

Una sección de aproximadamente dos metros de la Gran Muralla China se desplomó como consecuencia del terremoto de 6.9 grados en la escala de Richter, el cual sacudió el noroeste del país el pasado sábado, según informaron medios oficiales el pasado lunes.

Se informó que el tramo que se derrumbó data de la Dinastía Ming, de entre los años 1368 a 1644; la parte afectada se encuentra en la provincia de Gansu, a unas 70 millas del lugar donde se situó el epicentro del temblor, según informó el día de ayer el diario estatal Global Times.

Según dicho medio, la zona ha sido asegurada provisionalmente y ya han comenzado las labores de reconstrucción y restauración.

El sismo que hizo colapsar una porción del monumento más emblemático de China se produjo el pasado sábado a la 01:45 hora local, en una zona de “población dispersa” de la remota provincia de Qinghai, que con algo menos de 6 millones de habitantes es una de menos pobladas del país.

El sismo que hizo colapsar una porción del monumento más emblemático de China se produjo el pasado sábado. (Foto: Diana/Pexels)

Aparte del colapso de la muralla, el derrumbe de establos y daños en más de 200 viviendas, el seísmo no provocó importantes pérdidas materiales y tampoco víctimas mortales.

Un total de nueve personas resultaron heridas, de las que ocho habían sido ya dadas de alta al día siguiente, y otras 65 fueron reubicadas temporalmente.

La Gran Muralla, patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1987, está formada por lo que en origen eran numerosos tramos inconexos construidos por los pequeños estados para defenderse de las invasiones provenientes del norte.

Fue el autoproclamado primer emperador de China, Qin Shi (221-210 a. C.) quien decidió unirlos, conectando un tramo de miles de kilómetros que impidieron a las hordas mongolas de arqueros a caballo un fácil acceso al imperio.


También lee:
· La tecnología del siglo XXI que está salvando la Gran Muralla china
· Cuáles son los 7 países con más sitios declarados patrimonio de la humanidad por la Unesco
· Por qué el denigrado pero inmejorable ladrillo vale su peso en oro