Presentan cargos de sedición contra 11 miembros de Oath Keepers vinculados a asalto del 6 de enero en el Capitolio

El Departamento de Justicia de EE.UU. presentó cargos de conspiración sediciosa; a través de la movida, los fiscales buscan desechar la idea de que la del año pasado fue una irrupción en el Capitolio no planeada y que se trató, más bien, de un plan fríamente calculado

El 6 de enero de 2021 ocurrió el asalto al Capitolio.
El 6 de enero de 2021 ocurrió el asalto al Capitolio.
Foto: Roberto Schmidt / AFP / Getty Images

El Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó acusaciones de conspiración sediciosa contra 11 atacantes que participaron en el asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021, incluyendo el líder de la organización de extrema derecha Oath Keepers, Stewart Rhodes.

Los nuevos cargos, aprobados por un gran jurado el miércoles y dados a conocer ayer, alegan que Rhodes y los coacusados se involucraron en una conspiración para oponerse a la fuerza a la transferencia legal del poder presidencial al prevenir, obstaculizar y retrasar por la fuerza la ejecución de las leyes que rigen la transferencia del poder.

Con la movida, los fiscales buscan desechar la idea de que la del año pasado fue una irrupción en el Capitolio no planeada de manifestantes entusiasmados.

Previo a estas acusaciones, las autoridades federales se limitaron a acusar a los vinculados con la insurrección de conspiración para obstruir los procedimientos legislativos.

Un plan fríamente calculado, alegan los fiscales federales

La denuncia, que reseña la cadena CNN, incluye detalles de los planes y la logística de los sospechosos, plantea que los Oath Keepers reclutaron miembros, acumularon armas y se organizaron para tratar de dejar sin efecto el resultado de las elecciones en las que el presidente demócrata Joe Biden superó al republicano Donald Trump.

Los fiscales sostienen que los alborotosos continuaron con el plan de oponerse a la fuerza a la transferencia legal del poder presidencial después de que el caos desatado en el Capitolio en Washington no desembocó en el bloqueo de los resultados electorales que le daban la ventaja a Biden.

Uno de los acusados en el pliego dijo que viajó a Washington D.C. antes del 6 de enero para explorar el ambiente.

Los documentos además señalan que los acusados escondieron armas en un hotel de Virginia y estaban preparados para transportarlas rápidamente a Washington D.C. junto a otras.

Las autoridades federales especifican en la denuncia que un miembro de Oath Keeper, identificado como Thomas Caldwell, quien fue arrestado en enero, hizo un viaje de reconocimiento a la capital estadounidense antes de la fecha del asalto. Adicional, los fiscales cuentan con comunicaciones enviadas por Rhodes para alentar el uso de la fuerza en el intento de toma de poder.

“Nosotros no estamos pasando por esto sin una guerra civil. Es muy tarde para eso. Preparen su cuerpo, mente y espíritu”, indicó Rhodes, el 5 de noviembre del 2020, en un mensaje por Signal. En diciembre, Rhodes compartió, con relación a la certificación del Colegio Electoral que oficializaba a Biden como presidente, que no había vía política o legal para rebatir lo anterior.  

Previamente, los fiscales revelaron que Rhodes utilizó el servicio de mensajería durante el ataque para comunicarse con otros miembros de Oath Keepers que estaban en el Capitolio. “Yo solo veo a Trump quejándose. No veo ningún intento de su parte de hacer algo”, habría manifestado el líder extremista. “Así que los patriotas están tomándolo en sus propias manos. Ya han tenido suficiente”, publicó el acusado a eso de la1:38 p.m. el día del asalto.

Te puede interesar:

Madre que llevó a su hijo de 14 años a los disturbios en el Capitolio recibió sentencia