Decepciona a Biden el fracaso de leyes electorales en el Senado, luego de reconocer que no negoció con republicanos

Los demócratas fracasaron en su intento en el Senado para cambiar las reglas que permitieran la aprobación de las leyes electorales; el presidente Biden se mostró decepcionado, luego de reconocer que cabildeó poco con los republicanos cuyo líder, Mitch McConnell, desató polémica por sus comentarios sobre votantes de color

La vicepresidenta Kamala Harris mantendrá los esfuerzos sobre las leyes electorales.
La vicepresidenta Kamala Harris mantendrá los esfuerzos sobre las leyes electorales.
Foto: EPA/MICHAEL REYNOLDS / EFE

El presidente Joe Biden reconoció que no se reunió con los republicanos moderados para empujar las leyes sobre derecho al voto en el Senado y expresó decepción por el fracaso de los demócratas para avanzar con las reformas.

Los senadores Joe Manchin (West Virginia) y Kyrsten Sinema (Arizona) se sumaron a los republicanos para evitar cambiar las reglas que permitieran a los demócratas avanza con las reformas. Fueron 52 contra 48.

“Estoy profundamente decepcionado de que el Senado de los Estados Unidos no haya defendido nuestra democracia. Estoy decepcionado, pero no estoy disuadido”, afirmó el mandatario.

Sin embargo, horas antes de la votación del miércoles, el presidente reconoció en conferencia de prensa que no se había acercado lo suficiente a los republicanos moderados, pues se había concentrado en asegurarse que los demócratas empujaran al mismo lado, lo cual evidentemente tampoco se logró.

El miércoles, previo a su primer aniversario frente al Gobierno, el demócrata fue cuestionado sobre la complejidad de aprobar las leyes de Libertad para Votar y de Avance de los Derechos de Votación de John Lewis en el Congreso. Admitió que no tuvo un acercamiento con los republicanos moderados, pues se enfocó en sus colegas demócratas.

“Estaba tratando de asegurarme de que todos en mi partido estuvieran en la misma página en este aspecto… Y no llamé a muchos republicanos”, dijo.

En su reacción, el mandatario dijo que esas reformas hubieran ayudado a asegurar el derecho al voto en los EE.UU., recordando –sin mencionar el nombre del expresidente Donald Trump— que en 2020 se intentó un “golpe de Estado”, para “derrocar la voluntad del pueblo”, en referencia al asalto al Capitolio y las acusaciones de fraude electoral por parte del republicano.

Recordó que los republicanos han aprobado leyes en estados que gobiernan, las cuales complican o restringen la votación.

“Proliferan en los estados de todo el país nuevas y peligrosas leyes republicanas claramente diseñadas para suprimir y subvertir los derechos de voto”, expresó.

Cabe recordar que al menos 19 entidades han aprobado 28 leyes que dificultan el voto de los electores y se aplicaron en 2021, según el Centro Brennan para la Justicia de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York.

El presidente Biden afirmó que la vicepresidenta Kamala Harris continuará liderando los esfuerzos en esta materia.

McConnell desata polémica

Las leyes republicanas afectan principalmente a comunidades latinas y afroamericanas, según los críticos, pero los republicanos afirman que no es así.

En una conferencia de prensa tras la derrota de los demócratas en el Senado, el líder de la minoría Mitch McConnell (Kentucky), hizo un polémico comentario que desató críticas en redes sociales, dejando entrever que a los afroamericanos se les permitía votar, como estadounidenses.

“¿Cuál es el mensaje para los votantes de color que están preocupados que sin la Ley de Derecho al Voto John L. Lewis no podrán votar en las elecciones intermedias?”, preguntó el periodista Pablo Manríquez, de Latino Rebels.

“Bueno, me parece que la preocupación es infundada, porque si ves las estadísticas, los votantes afroamericanos están votando en un porcentaje tan alto como los estadounidenses (sic)”, respondió McConnell.

La respuesta del líder republicano se volvió viral.

Este jueves, el líder de la mayoría, Chuck Schumer (Nueva York), aseguró que sus colegas de partido continuarán su batalla, pero no hay claridad sobre cómo avanzar.

“Si bien la votación de anoche fue decepcionante, no disuadirá a los demócratas del Senado de continuar nuestra lucha contra la supresión de votantes, el dinero oscuro y la manipulación partidista”, afirmó.