Mujer que llamó al 911 para reportar a su violento hijo se arrepiente tras muerte de policía latino; el tirador acaba de morir

La madre de Lashawn McNeil expresó su arrepentimiento por haber llamado al 911, cuando su hijo se comportó en forma violenta y, al intentar ser cuestionado por elementos del NYPD, mató al oficial Jason Rivera e hirió de gravedad a Wilbert Mora; el agresor falleció este lunes de heridas causadas por un tercer policía

Oficiales NYPD Jason Rivera y Wilbert Mora.
Oficiales NYPD Jason Rivera y Wilbert Mora.
Foto: NYPD

Shirley Sourzes, madre de Lashawn McNeil, quien disparó a dos policías del NYPD, expresó arrepentimiento por haber llamado al 911, luego de que las acciones de su hijo llevaran a la muerte al oficial Jason Rivera y dejara en estado grave a Wilbert Mora.

“Si lo hubiera sabido, nunca habría hecho la llamada telefónica”, dijo la madre a The New York Post. “¡Yo nunca hubiera llamado!”.

Sourzes envió sus condolencias a los padres de Rivera, aunque reconoció que no había palabras para contener ese dolor.

Me gustaría decirles al Sr. y la Sra. [Rivera] que lo siento mucho… Sé que no hay palabras con que pueda expresar mi sentir sobre su dolor, su pena”, dijo.

McNeil disparó a los oficiales, matando a uno e hiriendo a otro gravemente; un tercero logró someterlo con un disparo.

El acusado de homicidio, sin embargo, no sobrevivió a las heridas y murió este lunes, indicaron autoridades.

McNeil, de 47 años, había estado en estado crítico desde que fue herido tras emboscar a dos oficiales que atendieron una llamada al 911 por violencia doméstica.

“Espero que se queme en el infierno”, dijo un policía veterano sobre McNeil al Post.

El alcalde Eric Adams ha estado al pendiente de este caso, al tiempo que se prepara el funeral de Rivera el jueves, aunque el traslado de su cuerpo a la funeraria estuvo escoltado por decenas de oficiales y un vuelo de agentes especiales.