Qué pasa con los desechos en un baño de avión cuando haces flush

Si te da curiosidad saber qué pasa cuando con los desechos cuando usas el baño a 35,000 pies de altura, aquí respondemos algunas de las dudas más comunes

Los desechos del baño de un avión son almacenados en un contenedor especial.
Los desechos del baño de un avión son almacenados en un contenedor especial.
Foto: Shutterstock

Despreocúpate: no irás caminando por la calle un día cuando un asqueroso paquete de un avión caiga sobre tu cabeza, aunque esto sí solía pasar durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los pilotos arrojaban por las ventanillas botellas llenas de orina. Afortunadamente la tecnología actual de los aviones está mucho más desarrollada y lo que pasa con los desechos en un avión cuando jalas la cadena es bastante más higiénico de lo que pensarías.

Los Boeing que se utilizan en vuelos comerciales usan un sistema inventado por James Kemper en 1975 y consiste en inodoros de vacío que succionan los desechos con mucha, fuerza por lo que requieren muy poca agua, pero que hacen muchísimo ruido. Gizmodo explica que, al oprimir el botón de flush en el baño del avión, los desechos son dirigidos a una aspiradora de vacío que los succiona y los conduce por un alcantarillado propio de la aeronave hasta un tanque con capacidad de 200 galones.

Dicho tanque y el contenido que se acumula durante el vuelo es manipulado por la tripulación en tierra que vacía el contenedor que cuenta con una cubierta antiadherente. Esta tecnología es relativamente reciente, pues se instaló por primera vez en 1982, hace exactamente 40 años.

Antes de esa fecha y todavía hasta mediados de los 80, los inodoros de los aviones usaban un líquido azul desodorante llamado “Anotec” que empujaba los desechos a unos tanques de almacenamiento y que requería que las aeronaves volaran con cientos de galones a bordo de esta sustancia, que además era irritante para los ojos y la piel.

El problema con este sistema era que muchas veces se presentaban fugas durante el vuelo, por lo que al salir a la intemperie los desechos se convertían en un pedazo de hielo azul que caía sobre la tierra y que podía causar un agujero en el techo de una casa o de un automóvil. Según el mismo sitio web, entre 1979 y 2003 al menos 27 paquetes de este desagradable hielo azul cayeron en Estados Unidos, y aunque era una probabilidad remota y no ocurrió, el hecho de que fuera posible que uno de estos hielos le cayera a alguien en la cabeza hizo que las aerolíneas buscaran otra opción, como el sistema Kemper.

Así que la próxima vez que vueles y utilices el sanitario del avión, hazlo con confianza.


Lee más:

+ “Tenemos Covid… shhh”. El mensaje que envió la pasajera de un avión desde su celular

+ VIDEO: Cómo se siente ser el único pasajero en un vuelo internacional de ocho horas

+ Plagas de insectos impiden que vuelen aviones luego de permanecer guardados debido a la pandemia

+ Viajar a Estados Unidos: Lo que debes saber antes de subirte al avión