Sargentos NYPD demandan a ex líder sindical Ed Mullins pro Trump acusado por el FBI de corrupción: exigen $1 millón de dólares

La poderoso Asociación Benevolente de Sargentos (SBA-NYPD) que dirigía Ed Mullins le presentó una demanda de $1 millón de dólares. El FBI lo acusa de haber malversado fondos del 2do sindicato policial más grande de NYC y el 5to a nivel nacional

Sede del sindicato SBA, 35 Worth St, NYC.
Sede del sindicato SBA, 35 Worth St, NYC.
Foto: Google Maps

Un nuevo problema se sumó a la lista del ex líder gremial NYPD Ed Mullins, a quien ahora le presentaron una demanda de $1 millón de dólares justamente por parte del poderoso sindicato Asociación Benevolente de Sargentos (SBA) que dirigía.

La querella está relacionada con los cargos del FBI de que el simpatizante de Donald Trump supuestamente desfalcó a la organización. La SBA presentó ayer el caso ante la Corte Suprema de Manhattan contra Mullins (60) por su “esquema fraudulento para robar y apropiarse indebidamente de los fondos sindicales de los miembros”, alega la demanda de una página.

El sindicato busca $1 millón de dólares y otros daños no especificados, reportó New York Post. Su abogado defensor penal Marc Mukasey se negó a comentar.

Hace tres semanas fiscales federales presentaron un caso penal contra Mullins, alegando que desde 2017 había estado malversando cientos de miles de dólares de la SBA para vivir a lo grande, incluido el pago de comidas, joyas, ropa, matrículas y electrodomésticos de lujo.

Mullins se declaró “no culpable” tras entregarse el 23 de febrero, casi cinco meses después de que agentes del FBI allanaran su casa y las oficinas sindicales. Guardó silencio mientras salía del juzgado con una fianza de $250,000 dólares y sus movimientos quedaron limitados al área sur del estado Nueva York.

“Como se alega, Edward Mullins, el expresidente de la SBA, abusó de su posición de confianza y autoridad para financiar un estilo de vida lujoso que fue pagado con las cuotas mensuales de los miles de trabajadores sargentos de la policía de Nueva York”, dijo entonces el Fiscal Federal para el Distrito Sur, Damian Williams.

El escándalo comenzó el 5 de octubre de 2021, cuando se vio a agentes del FBI transportando cajas de documentos de la residencia de Mullins en Port Washington (Long Island) y en Worth Street, en el Bajo Manhattan. Horas después el entonces polémico detective renunció presionado como líder de la SBA y solicitó la jubilación en NYPD.

La Junta Directiva de SBA le pidió a Mullins la renuncia apenas trascendió que era objeto de una investigación federal sobre un presunto uso indebido de las finanzas del sindicato, que representa a unos 13,000 sargentos NYPD activos y retirados y controla un fondo de jubilación de $264 millones de dólares. Es el segundo sindicato policial más grande de NYC y el 5to a nivel nacional.

Se había unido al departamento el 25 de enero de 1982 y asumió el liderazgo sindical en 2002. Ganó $133,000 dólares en 2020, según muestran los registros. Mullins fue un crítico frecuente del alcalde Bill de Blasio y del liderazgo de la policía de Nueva York bajo su gobierno. En cambio, fue partidario de Donald Trump y lo visitó en la Casa Blanca en febrero de 2020.

El congresista Ritchie Torres -a quien siendo concejal Mullins lanzó insultos homofóbicos en 2020 por apoyar el recorte de fondos a NYPD- se mostró satisfecho con su caída en el otoño.