91% de estudiantes de KIPP NYC terminan ocupando un asiento en alguna universidad

La red de escuelas autónomas con 18 sedes en la Gran Manzana se prepara para un nuevo año escolar de más integración con las familias a las cuales sirven

Exalumnos de esta institución tienen cuatro veces más posibilidades de terminar una carrera universitaria de acuerdo a sus propios balances.
Exalumnos de esta institución tienen cuatro veces más posibilidades de terminar una carrera universitaria de acuerdo a sus propios balances.
Foto: KIPP NYC / Cortesía

Las escuelas charter KIPP NYC que forman parte de una red nacional de 250 planteles autónomos públicos y gratuitos de todo el país todavía se encuentran en proceso de postulaciones para ingresar a sus escuelas primaria, intermedia y secundaria en 18 sedes distribuidas en el sur de El Bronx, Harlem, Brooklyn y el Alto Manhattan.

Cuando el calendario de este año escolar avanza ya esta institución que reporta que el 91% de sus estudiantes asisten a un ‘college’, enciende motores para proyectar un nuevo periodo en el próximo otoño, en donde reforzarán sus programas académicos. Pero a la vez seguir optimizando planes luego de la experiencia pandémica.

“Somos una modelo educativo que responde a formar a un alumno completo. Y sabemos que muchos estuvieron bajo los rigores del distanciamiento social por meses. Hay todavía de alguna manera materias pendientes sobre la reconstrucción de sus relaciones sociales”, explicó Rebecca McMurdie, directora de la escuela primaria KIPP en Washington Heights.

Mientras las actividades en el sistema de educación pública de la Ciudad de Nueva York iniciarán en septiembre, en esta escuela chárter se arrancará con reuniones familiares y otros programas en agosto.

“Durante la pandemia y cuando implementamos nuestras clases a distancia de manera inmediata, aprendimos mucho sobre la importancia de responder de manera creativa ante los retos de nuestra comunidad. Hay necesidades con las cuales queremos estar más relacionados y eso pasa por una comunicación más constante con los padres y representantes”, estima la líder escolar.

La familia en el aula

De igual forma, la crisis de salud pública dejó claro la importancia de dotar a cada alumno con equipos tecnológicos para la asistencia virtual.

“En esta dirección logramos integrar a las familias en el proceso. Y como experiencia, independientemente de los desafíos pandémicos que todavía están presentes, nos permitió tener muchos más claro aún cuáles son las necesidades de las comunidades escolares las cuales servimos”, aseguró McMuride. 

KIPP (Knowledge Is Power Program) comenzó en 1994 con 47 estudiantes de quinto grado dentro de una escuela intermedia pública en Houston, Texas. Al siguiente año, dos nuevas escuelas intermedias chárter públicas abrieron sus puertas en Houston y la ciudad de Nueva York. 

Estas escuelas iniciales, estaban entre las mejores en sus respectivas comunidades para el 1999, de acuerdo con el balance mostrado por la misma institución.

Más posibilidades de terminar la Universidad

De acuerdo con la filosofía de esta red de escuelas autónomas, en todo el proceso se acompaña a los estudiantes a elegir y prepararse para el camino profesional. Para ello han elaborado asociaciones con más de 90 colegios y universidades que están comprometidos a ayudar a más estudiantes a perseverar hasta la graduación. 

En todo el país, los exalumnos de KIPP finalizan la universidad, aproximadamente cuatro veces sobre el promedio nacional para estudiantes en contextos económicos similares, aseguran algunos registros de su web site.

Como escuela pública, toda persona que tenga una dirección dentro de la ciudad de Nueva York puede aplicar para ser parte de estos centros educativos. 

Obviamente, se da prioridad a los alumnos que están en cada uno de los distritos escolares. Se estima que el 90% de los asientos están ocupados por estudiantes de familias de bajos recursos.

Como en todas las escuelas autónomas de la Gran Manzana la aplicación para el ingreso, pasa por un proceso aleatorio (lotería) que prioriza entre una serie de factores a quienes califican por almuerzos gratuitos.

Aunque en esta red de planteles, no se ofrece específicamente clases de español en sus programas académicos, se han enfocado por insertar en sus equipo docentes y motivadores a personas de habla hispana, para atender la realidad demográfica de sus localidades.

Una red diversa en NYC:

  • 7,150 estudiantes de K a 12
  • 99% de estudiantes de color.
  • 88% califican para almuerzo gratis o a precio reducido.
  • 20% están clasificados como con necesidades de educación especial.
  • 92% de los estudiantes una vez que ingresan se quedan en el plantel hasta terminar el curso.

¿Cómo postularse?

Si está interesado en postularse en alguna de los centros educativos de la red KIPP en la ciudad de Nueva York consulte todos los detalles en: kippnyc.org