Qué sigue en la investigación contra Trump por fraude de sus empresas en Nueva York

El expresidente Donald Trump y sus hijos Ivanka y Donald Jr. todavía no pueden cantar victoria sobre su negativa de rendir testimonio ante la Fiscalía General de Nueva York, luego de una apelación del equipo de la fiscal Letitia James

Salvo Eric (izquierda), Ivanka, el expresidente Trump y Donald Jr. no han declarado en investigación de la Fiscalía General de NY.
Salvo Eric (izquierda), Ivanka, el expresidente Trump y Donald Jr. no han declarado en investigación de la Fiscalía General de NY.
Foto: TIMOTHY A. CLARY / Getty Images

Enmedio de los problemas que podría enfrentar en el Comité Selecto de la Cámara de Representantes por la invasión al Capitolio el 6 de enero del 2021, el expresidente Donald Trump sigue batallando para evitar rendir testimonio en la investigación de la Fiscalía General de Nueva York.

Sin embargo, la fiscal Letitia James no baja la guardia y hace unos días presentó la apelación ante la Corte Suprema de Manhattan para lograr el testimonio, además de acursar a la Organización Trump de retrasar la entrega de documentación relacionada directamente con el exmandatario.

La fiscal espera la decisión de la Corte en los próximos días, tras alegar que hay miles de documentos que establecen la comunicación entre el expresidente y a sus asociados, los cuales podrían contener información clave sobre incremento injustificado de precios de inmuebles y eventuales procesos para obtener beneficios fiscales y de préstamos.

La oficina de la Fiscal indica que de unos 900,000 documentos entregados por la Organización Trump hasta el momento, solamente 10 provienen de los archivos personales o que el expresidente tiene bajo custodia.

“Hasta el momento, la investigación ha descubierto evidencia significativa que podría indicar que, durante más de una década, estos estados financieros se basaron en valoraciones engañosas de activos y otras tergiversaciones para obtener beneficios económicos, incluidos préstamos, cobertura de seguros y deducciones fiscales”, indica un documento enviado por la Fiscalía a la Corte.

Por ello, la fiscal James sostiene la necesidad de cuestionar directamente al expresidente Trump y a sus hijos Donald Jr. e Ivanka, quienes fueron parte de ejecutivos de la empresa.

El 17 de febrero pasado, el juez de la Corte Suprema de Nueva York, Arthur Engoron, avaló que los Trump rindieran testimonio, incluso señalando que podrían apegarse a la Quinta Enmienda para no revelar información que los implicara, dado que la investigación es de carácter civil.

La Fiscalía neoyorquina sostuvo ese argumento, al indicar que las citaciones civiles “no obligan a los apelantes a proporcionar información que pueda usarse en su contra en un futuro caso penal”.

Agregó que los declarantes pueden ejercer su derecho a negarse a responder a las preguntas que requieran respuestas que puedan incriminarlos.

“Las citaciones civiles tampoco eluden las reglas del gran jurado”, se indica. “Contrariamente a la afirmación de los apelantes, no tienen ningún derecho a ser llamados a testificar ante el gran jurado y obtener inmunidad procesal”.

Los Trump han dicho que una declaración grabada que los muestre defendiendo podría algún día “influenciar” a un jurado civil en su contra.

Los abogados de los Trump han alegado que un proceso civil eventualmente puede convertirse en penal, por lo que sus clientes buscan adelantarse a esa posibilidad, al acusar “persecución política”.

La fiscal James y su equipo han logrado hasta el momento que Eric Trump entregue documentación y sea cuestionado, luego de una batalla en tribunales.