33 disparos y dos explosiones: tragedia en el Metro agravó la violencia armada en Nueva York; refuerzan aún más la presencia policial y sigue cerrada la estación

La policía de Nueva York no está investigando el tiroteo y las explosiones de ayer en el Metro como un ataque terrorista, sino fue calificado "un incidente de un pistolero activo y prófugo". Frank R. James fue identificado como sospechoso oficial del atentado que dejó 29 heridos

FBI y NYPD recolectando pistas ayer tras el ataque en Brooklyn.
FBI y NYPD recolectando pistas ayer tras el ataque en Brooklyn.
Foto: EPA/JUSTIN LANE / EFE

Tras ser identificado anoche como “persona de interés”, Frank R. James pasó a ser el sospechoso de generar explosiones y abrir fuego dentro de un tren subterráneo del Metro de Nueva York, en Brooklyn, dejando 29 heridos, cinco de ellos en estado crítico.

La policía dice que el atacante prófugo activó dos granadas de humo y luego sacó una pistola en el vagón, disparando 33 veces antes de huir cuando el tren se detuvo en la estación de la línea R en la esquina de 36th St. y Fourth Ave, poco antes de las 8:30 a.m.

Como resultado hubo grandes retrasos en los trenes de las líneas B/D/F/N/Q/R y W en todo Brooklyn y algunos servicios seguían afectados anoche debido a la investigación de NYPD y el FBI.

Al menos 10 personas fueron baleadas y otras 20 sufrieron lesiones diferentes y fueron reportadas en condición estable. La policía de Nueva York encontró en la escena una pistola Glock 17 de 9 mm con tres cargadores extendidos y una llave de un vehículo alquilado U-Haul. El auto fue encontrado más tarde sin ocupantes en Kings Highway (Brooklyn), a unas pocas millas de la estación donde sucedió el tiroteo masivo, resumió Fox News.

La policía de Nueva York dijo que no estaban investigando el tiroteo como un ataque terrorista, pero que se consideraba un incidente de un pistolero activo y prófugo. Fue descrito como un hombre afroamericano que pesa unas 180 libras (81 kilos) y al momento de los hechos llevaba una máscara quirúrgica, un casco de construcción y un chaleco de seguridad. Hasta ahora se desconoce el motivo de su ataque.

Anoche la policía de Nueva York publicó fotos de James como “persona de interés”, pidiendo ayuda del público para ubicar su paradero. Pero no lo nombraron como sospechoso oficial del ataque hasta esta mañana. Aparentemente alquiló en Filadelfia la camioneta U-Haul cuya llave fue hallada en la escena y tiene direcciones de residencia tanto en Wisconsin como en Filadelfia.

La policía también está investigando las publicaciones en redes sociales hechas por alguien con el mismo nombre. Los textos presentaban sentimientos “preocupantes” sobre la ciudad de NYC, la falta de vivienda y el alcalde Eric Adams, lo que llevó a la policía de Nueva York a reforzar su seguridad, dijo la comisionada de NYPD, Keechant Sewell.

La gobernadora Kathy Hochul estuvo en la escena con Sewell, pero el Adams no pudo asistir pues sigue en cuarentena tras dar positivo de COVID-19 el domingo. Aunque aislado de la vida pública esta semana, el alcalde anunció que se duplicará el número de agentes de la policía de Nueva York en el sistema subterráneo, donde ya desde febrero había activado un reforzado plan de seguridad para hacer frente a la violencia.

“Tenemos que hacer coincidir sus preocupaciones con la seguridad que merecen y la seguridad que necesitan”, dijo Adams en un mensaje a los usuarios, apareciendo de forma remota en Pix11, citó New York Post.

Un contundente 84% de los neoyorquinos cree que las condiciones han empeorado en la ciudad desde marzo de 2020, cuando empezó la pandemia, según un sondeo reciente. La mayoría citó los problemas en el Metro como una de las principales razones del deterioro urbano.