Morgan Stanley advierte que están dadas las condiciones para una recesión en EE.UU.

Para los economistas de Morgan Stanley los ingredientes para una recesión mundial están "sobre la mesa": una inflación con máximos históricos y la Reserva Federal tomando medidas agresivas para enfriar la demanda y los precios de los productos

Diferentes analistas han señalado que Estados Unidos está cerca de una recesión.
Diferentes analistas han señalado que Estados Unidos está cerca de una recesión.
Foto: Grustock / Shutterstock

En una nota para los analistas los economistas de Morgan Stanley apuntaron que el riesgo de una recesión mundial está en aumento, con un nivel de inflación en máximos de cuatro décadas y con la Reserva Federal aplicando medidas cada vez más agresivas para enfriar la demanda y los precios de los productos.

Fox Business publicó que los analistas de Morgan Stanley han reducido drásticamente su perspectiva de crecimiento global en los últimos tres meses a medida que aumentan las presiones inflacionarias y aumentan los temores de una recesión global.

“Vivimos en los tiempos macroeconómicos más caóticos y difíciles de predecir en décadas”, escribió Seth Carpenter en la nota. “Los ingredientes para una recesión global están sobre la mesa”.

El crecimiento económico en los EE. UU. ya se está desacelerando, el producto interno bruto se contrajo inesperadamente 1.4% en el primer trimestre del año, tras crecer 6.9% a fines de 2021. Aún así, una recesión no es la perspectiva base para los estrategas de Morgan Stanley, quienes señalaron que la inversión empresarial y el gasto de los consumidores se mantuvieron fuertes en el primer trimestre.

Según los analistas, para que haya una recesión global, debe haber un escenario en el que todas las importaciones de energía de Rusia, incluido el gas natural, se corten abruptamente.

Mientras la Fed está tomando medidas para controlar la inflación elevando las tasas de interés al ritmo más rápido en décadas, los economistas de Morgan Stanley predijeron que los encargados de la política monetaria “revertirían el rumbo” a la primera señal de estar haciendo demasiado.

“Necesitaríamos una contracción europea para golpear a la economía de EE.UU. después de que haya suficientes ajustes de política anticipados en marcha para desencadenar una recesión”, dijo Carpenter. “La alineación de esas desafortunadas estrellas es posible, de ahí el riesgo creciente, pero no es algo con lo que contaría”.

La preocupación ahora es que la Fed se mueve demasiado rápido para reducir la demanda de los consumidores y podría arrastrar a la economía a una recesión. Bank of America, Deutsche Bank y Fannie Mae se encuentran entre las firmas que predicen una recesión en los próximos dos años, en gran parte debido al endurecimiento de la política monetaria.

“Las tasas más altas y la caída del crecimiento nunca son buenas para las valoraciones”, dijo el analista. “Evitar una recesión es nuestro caso base, pero los mercados tendrán que enfrentar la creciente probabilidad de que ocurra una de todos modos”.

En su mensaje de alza a las tasas, Jerome Powell reconoció que podría haber algo de “dolor” con la reducción de la inflación y la reducción de la demanda, pero rechazó la idea de una recesión inminente, argumentando que el mercado laboral y el gasto de los consumidores están fuertes en la economía.

“Es una economía fuerte”, dijo. “Nada al respecto sugiere que esté cerca o sea vulnerable a una recesión”.

También te puede interesar:
“La recesión es casi inevitable”: Roger Ferguson, exgobernador de la Reserva Federal
Por qué Estados Unidos está al borde de una “gran recesión”, según Deutsche Bank
La economía se achicó 1.4% en el primer trimestre: qué hacer si EE.UU. entra en recesión