Récord de asesinatos en El Salvador en marzo fue resultado de traición de Nayib Bukele a pacto con pandilleros de la MS-13, revela informe de El Faro

Dos miembros de ese grupo criminal revelaron al periódico El Faro un supuesto incumplimiento de la Administración Bukele a un acuerdo con los maras, lo que habría desencadenado la masacre del fin de semana del 25 al 27 de marzo

El cadáver de un presunto pandillero en una calle de  Colón, en el departamento La Libertad de El Salvador.
El cadáver de un presunto pandillero en una calle de Colón, en el departamento La Libertad de El Salvador.
Foto: MARVIN RECINOS / AFP / Getty Images

Dos supuestos miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13) en El Salvador indicaron al periódico El Faro que el récord de 62 homicidios el 26 de marzo pasado por violencia entre los grupos de crimen organizado se dio como resultado de una traición del presidente Nayib Bukele a un pacto con la pandilla.

Entre el 25 y 27 de marzo, 87 personas fueron asesinadas. Pero el 26 fue el día más sagriento de la historia reciente del país centroamericano con la cifra de 62 homicidios.

A raíz de lo anterior, la Administración Bukele solicitó al Congreso aprobar un régimen de excepción que limita varios derechos básicos en aras de la seguridad ciudadana.

El informe del rotativo salvadoreño indica que dos portavoces de la pandilla vincularon el alza en los asesinatos al rompimiento de un pacto que mantenían desde hace al menos dos años y medio con las autoridades.

Según la información, la escalada violenta se dio tras la captura de miembros de la pandilla que eran trasladados en un vehículo gubernamental.

Para probar su punto, el medio – al que Bukele tiende a desacreditar- publicó una serie de grabaciones supuestamente realizadas a Carlos Marroquín, director de Reconstrucción del Tejido Social del Gobierno.

“El Faro tiene en su poder una serie de grabaciones en las que se escucha a Carlos Marroquín, director de Reconstrucción del Tejido Social y uno de los negociadores con las pandillas en representación del Ejecutivo, confesar a sus contrapartes en la MS-13 sus esfuerzos personales por mantener vigente el acuerdo durante el repunte de homicidios”, indica el reporte.

Marroquín, quien fue sancionado por Estados Unidos bajo acusaciones de corrupción y de negociar con las pandillas, se refiere a Bukele para indicar que el primer ejecutivo siempre estuvo al tanto de sus conversaciones con los maras.

 “En cuatro de los siete archivos de audio, Marroquín hace alusión a Bukele y de lo dicho se infiere que el presidente estuvo todo el tiempo al tanto de las conversaciones de Marroquín con voceros de la Mara Salvatrucha-13. El director de Tejido Social incluso ofreció a un pandillero capturas de pantalla de sus conversaciones con el mandatario”, destacó el medio.

El medio detalló que verificó la autenticidad de los audios mediante un peritaje técnico, en el que se compara, a través de tres software (programas)  –dos de audio forense y uno de uso comercial– la voz de Marroquín en algunas de sus intervenciones públicas con la voz que se escucha en las grabaciones.

En las grabaciones, el funcionario culpa de lo sucedido al ministro de Seguridad y Justicia, Gustavo Villatoro, al que califica de “loco ministro”. Marroquín añade que le está pasando al presidente los mensajes de las pandillas.

“Yo ya le tiré a Batman que hay 72 horas para dar una respuesta. Él no se lo tomó a bien, se lo tomó a mal, como que ‘a mí que no me anden amenazando’ y no sé qué, usted sabe”, indica Marroquín en los audios en referencia a Bukele.

Los pandilleros le confirmaron a El Faro que la ruptura del pacto se debió a que los funcionarios hicieron cosas que no tenían que hacer.

“Desde ahí es por lo que se levantaron esos 80 muertos que pasaron en esas fechas ¿me explico? Incumplieron, hicieron capturas que no tenían que hacer, donde ellos dijeron ‘lleguen a tal lugar, vamos a dialogar’ y en lugar de dialogar, capturaron”, reveló al medio uno de los líderes de la Mara Salvatrucha.

“Unos hermanos, cuando los torcieron, tenían un vehículo oficial de aquí del sistema, y les mandaron un chofer, también proporcionado por este Lobo”, aseguró al periódico uno de los portavoces de la MS-13, identificado como “Chavo”.

Lobo era el seudónimo de Osiris Luna, viceministro de Seguridad Pública y director de Centros Penales de El Salvador.

Tras las capturas, líderes de la MS-13 dieron un ultimátum al Gobierno para que liberara a sus miembros.

En diciembre pasado, el Departamento del Tesoro de EE.UU. anunció sanciones contra Marroquín y Luna, por las negociaciones secretas” entre el Gobierno y la MS-13.

En un comunicado de prensa, las autoridades de EE.UU. señalaron a Luna y Marroquín por dirigir facilitar y organizar una serie de encuentros con líderes de la pandilla en las cárceles con la intención de concretar una tregua secreta con los jefes de la MS -13.

Bukele, activo a diario en redes sociales, no ha reaccionado desde sus cuentas a estas alegaciones.

Te puede interesar:

Nayib Bukele comparte fotos de pandilleros de la MS-13 y Barrio 18 con sus tatuajes quemados para evitar ser identificados por las autoridades en El Salvador