Primera tanda de primarias en Nueva York no deja sorpresas sobre el poderío demócrata, pero…

La abstención en estas internas volvió a superar el 92% entre los votantes neoyorquinos. Los demócratas tienen el peso de vencer la apatía en las próximas primarias del 23 de agosto y las elecciones generales de noviembre

En vecindarios de mayoría hispana el flujo de votantes fue muy lento este martes.
En vecindarios de mayoría hispana el flujo de votantes fue muy lento este martes.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

Las elecciones primarias celebradas en Nueva York este martes trajo muy pocas sorpresas. Primero, todo indica que el partido demócrata seguirá reteniendo, sin dudas, la gobernación del estado con la eventual reelección de Kathy Hochul quien se impuso cómoda en las internas. Segundo, se reeditó la apatía descomunal hacia este tipo de internas partidistas, aún cuando se esperaba que incendiarios debates que cruzan al país, movilizarán un poco más la participación ciudadana. 

De un total de 12,9 millones de electores, apenas 1,2 millones de los registrados demócratas y republicanos acudieron a seleccionar sus candidatos para la gobernación, la vicegobernación y los curules en la Asamblea Estatal. Es decir, la abstención volvió a superar el 92%, al igual que las últimas primarias realizadas en 2008.

En los cinco condados de la Gran Manzana, en donde hay más de 3 millones de electores en las bases de datos, el número de sufragantes de ambos partidos no rompió ni siquiera la barrera de los 500 mil sufragios, de los cuales cerca de 60,000 fueron depositados por republicanos.

Eso sí, lo que queda claro para las próximas primarias, pautadas para el próximo 23 de agosto, en donde se escogen  a los candidatos a la Cámara de Representantes y los senadores estatales, es que desde ya se deberá inyectar más “energía” a los electores para entusiasmarlos a dos votaciones más, en este 2022.

“Yo soy independiente. Y de verdad la gente en Nueva York asume que siempre ganan los demócratas, a veces por eso hasta se olvidan de votar. En el caso de esta elección primaria ya todo el mundo sabía que la actual gobernadora, Katty Hochul, estaba sobrada, Entonces la gente no se mueve” razonó la comerciante colombiana, Luisiana Cabrera, de 40 años, residente de Jackson Heights en Queens.

Otros electores, como el puertorriqueño Jesús Salvador, de 65 años, asegura que los demócratas en Nueva York “viven muy confiados” porque saben que “los números aquí no le dan a los republicanos nunca para ganar”.

“Pero ojo. Muchos demócratas también se quedan en la casa los días de las elecciones, decepcionados con la dirigencia que tienen. Nunca irán a votar por los republicanos, pero se abstienen. Y es una forma de decirle que tampoco sirven”, argumentó el isleño.

Todavía es muy pronto para analizar cómo fue la participación de los hispanos en estas internas, en donde el total del 14% de los electores, se autodenomina en las planillas de registro, como miembro de este grupo étnico.

Demócratas se alinean para noviembre

La novedad que presentó estas internas, es que a pesar de la supremacía de la fórmula de la mandataria estatal, Kathy Hochul, quien hoy no encuentra trabas para ser reelecta en el cargo por cuatro años más, surgieron voces muy críticas durante la campaña dentro del mismo partido demócrata, que dejaron claro que se unirán a trabajar por el triunfo de esa organización política. Pero, enfatizando que tienen grandes diferencias, en la forma cómo se ha venido gobernando Nueva York.

Una de estas voces, fue justamente la de Ana María Archila, la colombiana que fue candidata a la vicegobernación, quien a horas de conocer su derrota, sumó su mano para colaborar con una victoria electoral contundente del partido azul, en las próximas elecciones de noviembre, en donde no solo estará en juego Nueva York, sino los curules en el Capitolio.

“Cada día es más claro que nuestros oponentes republicanos se han vuelto activamente hostiles a la democracia y luchan sólo por intereses extremistas. Espero apoyar los esfuerzos en todo el estado para garantizar que Nueva York siga siendo un estado totalmente azul, en las elecciones generales”, precisó Archila quien formó parte de la dupla con el defensor del pueblo, Jumaane Williams para desplazar a la actual gobernadora en esa posición.

Luego de una campaña en donde esta activista no perdió oportunidad para dejar clara su opinión sobre cómo los multimillonarios manejan la agenda del comité central demócrata en el estado, sostuvo este miércoles que desde cualquier posición, seguirá impulsando que el gobierno estatal “incluya a la clase trabajadora y no solo cumpla con los deseos de los emporios inmobiliarios y financieros”.

Por su parte, la exconcejal de origen dominicano, Diana Reyna, la otra contrincante demócrata de la fórmula de Hochul en estas primarias, reconoció que “desafortunadamente la participación fue muy baja” en estos comicios.

“Cuando viajé por el estado de Nueva York durante la campaña, junto con mi compañero de fórmula Tom Suozzi, escuchamos muchas historias de personas que están cansadas, que sienten que el gobierno los ha abandonado. Y no responde a sus necesidades. Han perdido la esperanza. Además, tener primarias en dos fechas diferentes, causó mucha confusión“, aseveró.

Republicanos y su tarea titánica

De acuerdo con los resultados de estas primarias, en la arena republicana el representante al Congreso, Lee Zeldin tendrá la abrumadora tarea  de desafiar electoralmente a la actual gobernadora de Nueva York, en un estado en donde el partido rojo ha perdido las últimas 24 elecciones estatales.

Sin embargo, el abanderado republicano reaccionó en su cuenta twitter: “El 8 de noviembre, Kathy Hochul será despedida como gobernadora. Ella vive una crisis de identidad andante, complaciendo a los elementos pro-criminales de su partido y los elementos de extrema izquierda. Hochul está fuera de sintonía con los temas más importantes de los neoyorquinos”.

Primarias en NY:

  • 6 millones de inscritos tiene el partido demócrata en NY, con base al último registro de la Junta Electoral Estatal.
  • 2,7 millones de republicanos en el registro, esto significa que ahora hay más votantes registrados como “en blanco” o “sin partido”, que en el partido rojo.
  • 864,882 votantes registrados como demócratas participaron en las pasadas primarias del 28 de junio en todo el estado.
  • 446,515 lo hicieron por el partido republicano.