Limpiar la bahía, la meta para salvar el Parque de Flushing

Una organización insta a que más voluntarios se sumen a la recuperación del sitio de recreación más grande de Queens, considerado el punto de encuentro de los latinos

Una de las jornadas de limpieza en la bahía de Flushing. /AFMCP
Una de las jornadas de limpieza en la bahía de Flushing. /AFMCP
Foto: Cortesía

No es una tarea fácil mantener limpio y libre de contaminación el parque más grande de Queens. Con ese objetivo trabaja la asociación público-privada Alliance for Flushing Meadows Corona Park, que el sábado 9 de julio, junto a decenas de voluntarios, limpiarán la bahía que bordea el área.

El Flushing Meadows Corona Park o el Parque de Flushing, como es conocido por los hispanos en Nueva York, es un espacio de esparcimiento de 363 hectáreas que recibe a unos nueve millones de personas anualmente.

La basura que generan los visitantes más la contaminación crónica que supone la descarga del sistema de aguas pluviales sobre el borde costero, las que debido a la subida de las mareas y durante la temporada de tormentas, reingresan al alcantarillado, constituyen el principal problema con el que batallan los defensores del medio ambiente.

Una misión posible

Desde la Alliance for Flushing Meadows Corona Park (AFMCP) se dijo que la meta de la organización es apoyar a Departamento de Parques a preservar, mantener y mejorar el parque de Flushing para beneficio y uso de las comunidades circundantes y de todos los neoyorquinos.

“Como administradores, aspiramos a crear conciencia e involucrar a la comunidad cuidando el entorno natural, preservando nuestra historia, brindando servicios y programas excepcionales”, dijo Anthony Sama, director ejecutivo de la AFMCP. “Estamos comprometidos a hacer que el parque sea accesible para que todos lo disfruten, ahora y para las generaciones futuras”.

El activista reveló que la limpieza se hará en el marco de la Semana Nacional de Playas Limpias, destacó además que han comprometido la participación de todas las comunidades que regularmente utilizan el parque para desarrollar sus actividades culturales y deportivas.

“Llamamos al público a que hagan su parte. Que no arrojen basura y a que desechen correctamente cuando usan el parque de Flushing para picnics y barbacoas, fútbol o ciclismo, o cuando disfrutan de un paseo de verano”, agregó Sama.

Una experiencia de años

La AFMCP inició su operación en el otoño de 2016, cuando conformó un grupo con voluntarios de las comunidades vecinas. A la fecha han desarrollado más de 83 eventos dedicando casi 4,000 horas de servicio público a las áreas naturales del parque, incluidos Meadow Lake, Willow Lake y la bahía.

El equipo de voluntarios de la AFMCP cuenta con el apoyo del personal de Guardaparques, quienes supervisan a tiempo completo los eventos anuales de limpieza y regeneración de áreas en el parque por parte de escuelas, corporaciones y otras organizaciones defensoras del medio ambiente.

Actualmente la coordinadora del programa de limpieza y regeneración de la bahía de Flushing es Sarah Khan, miembro de AmeriCorps, quien fue contratada por la AFMCP por un año.

“AmeriCorps me brindó la oportunidad de retribuir a mi comunidad y obtener experiencia práctica en la protección de áreas naturales y en el campo de la sustentabilidad, que es de gran interés para mí”, dijo Khan.

Sarah Khan, coordinadora del programa muestra un cangrejo herradura, una de las especias más afectadas por la contaminación./AFMCP

La bahía sirve como ruta para embarcaciones de recreo, transbordadores y otras embarcaciones que se conectan al East River. La ensenada está bordeada por el estadio de béisbol CitiField, el aeropuerto LaGuardia y varios negocios industriales.

“He venido aquí desde que era niña, pero nunca me dí cuenta de que, a pesar de estar ubicado entre autopistas y vecindarios densamente poblados, el parque de Flushing alberga tanta biodiversidad. Desde la inmensa variedad de aves hasta marmotas, zarigüeyas, águilas calvas y más. Es un oasis urbano increíble que requiere de mucho mantenimiento y cuidado para seguir así”, agregó Khan.

La misión del equipo de remediación ambiental de la AFMCP es involucrar a las diversas comunidades, para que se incorporen en los eventos de fortalecimiento de los recursos naturales y la infraestructura del parque. Además, brinda a los voluntarios valiosas experiencias educativas e interacciones con el entorno urbano natural de la Ciudad de Nueva York.

Según la AFMCP, durante la jornada de limpieza, los voluntarios bajarán a la zona arenosa de la bahía para retirar botellas de bebidas, bolsas plásticas, hilos de pesca y todo tipo de basura que alteran la biodiversidad y causa estragos entre los cangrejos de herradura y otras especies de la bahía.

Si bien el evento del sábado 9 está enfocado en la limpieza de la bahía, durante el año, la AFMCP promueve otras actividades como la accesibilidad del parque a través de la plantación de pastos para restaurar los humedales, el deshierbe o eliminación de plantas invasoras, el mantenimiento de senderos y más.

Las plantas invasoras amenazan el crecimiento y el desarrollo del entorno de los humedales al disminuir la biodiversidad de las aves, peces, animales e insectos nativos debido a que hay menos fuentes de alimento y refugio disponibles. A medida que se eliminan las plantas invasoras, se hace espacio para que las especies nativas se recuperen y prosperen, junto con el embellecimiento del parque.

Un oasis hispano

Históricamente el parque de Flushing adquirió fama por ser el punto de encuentro de los hispanos que residen en el área metropolitana de Nueva York. Está localizado en Queens, el distrito más diverso de la ciudad, cuenta con varias autopistas de acceso y opciones de transporte público, ventajas que no ofrecen otros parques, lo cual explica porqué el parque de Flushing es el preferido de esta comunidad.

Las ligas de fútbol imponen la presencia hispana en el parque de Flushing.

Allí convergen, particularmente los fines de semana, mexicanos, colombianos, peruanos, ecuatorianos, centroamericanos y en general de toda Latinoamérica, conexión que, de acuerdo con el Departamento de Parques, implica que la comunidad debe involucrarse en preservar la infraestructura del parque,
“Muchas veces los tachos están repletos, los trabajadores del parque no recogen a tiempo la basura y nos toca dejarla apilada a la intemperie”, sostuvo el salvadoreño Benancio Aguirre.

Como Aguirre, muchos de los visitantes juegan en los equipos de las clásicas ligas de fútbol que dan vida al parque de Flushing. Otros vienen con sus familias a festejar cumpleaños, a compartir una parrillada o simplemente a disfrutar el verano.

Según se constató, entre la comunidad hispana se desconoce los programas de cuidado ambiental y de limpieza que ejecutan los responsables del parque.

“Estamos abiertos a colaborar, pero, ellos deberían contactarnos y de seguro nos apuntamos de voluntarios”, dijo el colombiano Mesías Recalde.

“Es cierto, causamos mucho desorden. Dejamos basura por todo lado y es algo que debemos corregir”, declaró de su parte la mexicana María Salazar.

“Para nosotros el parque es una extensión de nuestra casa y debemos cuidarlo”, dijo el hondureño Jacinto Bermúdez.

En resumen, la mayoría coincide en que están dispuestos a sumarse como voluntarios, pero que los programas deben ser más inclusivos.

Usted puede ayudar

¡Regístrese ahora para ser voluntario y proteger el parque de Flushing!

  • Se recomienda el uso de ropa que pueda ensuciarse, traer sombrero o protector solar y una botella de agua.
  • Todas las edades y habilidades son bienvenidas, la organización proporcionará las herramientas; es gratis, pero el espacio es limitado y se requiere inscribirse eniando un correo a: info@nyharbor.org
  • Este sábado se limpia de 9 am a 12 pm