3 cosas que JAMÁS deberías pagar con una tarjeta de débito

Usar tarjetas de débito puede ser riesgoso, ya que no ofrecen mucha protección financiera y son más atractivas para los ladrones en ciertas situaciones

Pagar gasolina con una tarjeta de débito puede ser peligroso debido a los delincuentes.
Pagar gasolina con una tarjeta de débito puede ser peligroso debido a los delincuentes.
Foto: wutzkohphoto / Shutterstock

Una tarjeta de débito se parece mucho al dinero en efectivo, porque las transacciones son instantáneas. Y es que en el momento en que realizas el pago el dinero sale de tu cuenta bancaria.

Debes tomar en cuenta que usar tarjetas de débito puede ser riesgoso, ya que no ofrecen mucha protección financiera y son más atractivas para los ladrones en ciertas situaciones.

Por estas y otras razones, a veces es mejor pagar con una tarjeta de crédito o con dinero en efectivo. Aquí te compartimos tres ejemplos.

1. Compras en línea

En lugar de usar una tarjeta de débito, es más seguro pagar con tarjeta de crédito al comprar en línea, según la Comisión Federal de Comercio de EE.UU. (FTC, por sus siglas en inglés).

Si los ciberdelincuentes interceptan el número de tu tarjeta de débito, pueden vaciar la cuenta de inmediato.

Las tarjetas de crédito vienen con más protección. Por ejemplo, las transacciones con tarjeta de crédito están protegidas por la Ley de Facturación Justa de Crédito, de acuerdo con Money Talks News.

Esta ley federal le brinda ciertas protecciones al consumidor, como la capacidad de disputar errores de facturación y retener el pago mientras su acreedor investiga los cargos en disputa. Quizás lo más importante es que la ley generalmente limita tu responsabilidad por cargos de tarjeta de crédito no autorizados.

2. Gasolina

Las gasolineras pueden ser puntos atractivos para los criminales. Según Visa, alrededor del 1.3 % de los fraudes de pago en los EE.UU. se producen en los surtidores de combustible.

La FTC ha advertido a los viajeros sobre el uso de lectores de tarjetas en las gasolineras, llamados skimmers.

Los skimmers son lectores de tarjetas ilegales que los delincuentes pueden conectar a los terminales de pago. Las terminales de pago de las bombas de combustible son objetivos atractivos para los criminales porque no están atendidas por empleados.

Estos lectores de tarjetas toman datos de la banda magnética de una tarjeta de crédito o débito sin tu conocimiento. Los delincuentes venden los datos robados o los usan para comprar cosas en línea. No sabrás que tu información ha sido robada hasta que recibas tu estado de cuenta o un aviso de sobregiro.

Aunque no es una opción completamente libre de riesgos, una tarjeta de crédito es más segura para comprar gasolina.

3. Reservaciones de hoteles

Para garantizar la reservación de tu habitación y cubrir gastos imprevistos, los hoteles retendrán tu tarjeta de pago. Si le das una tarjeta de débito a un hotel, efectivamente descontará el monto de tu cuenta bancaria.

Los fondos serán devueltos después de hacer el check-out, pero tu banco puede tardar varios días en procesar la solicitud, lo que significa que no podrás acceder a los fondos durante varios días después de tu estadía en el hotel.

Mejor evita esta complicación y reserva hoteles con tarjeta de crédito. Solo ten cuidado de no exceder tu límite de crédito.

También te puede interesar:
5 cosas que JAMÁS debes comprar con dinero en efectivo
Teléfono, agua y otras facturas que siempre suben de precio en verano y cómo ahorrar en ellas
Gastos de estadounidenses con tarjeta de crédito y débito siguen aumentando a pesar de inflación