“Carlitos” Alcaraz cumple su sueño, es campeón del US Open

A lo grande el adolescente español derrota al noruego Casper Ruud y además es el nuevo número uno del mundo

Carlos Alcaraz con el trofeo de campeón del US Open.
Carlos Alcaraz con el trofeo de campeón del US Open.
Foto: DINO GARCÍA / Impremedia

El español Carlos Alcaraz alcanza la gloria y por partida doble: campeón del US Open, su primer título de Grand Slam y desde ese momento, el nuevo número uno del mundo.  En cuatro vibrantes sets 6-4, 2-6, 7(7)-6(1), 6-3 luego de 3 horas con 20 minutos.

Alcaraz de 19 años y cuatro meses, además se convierte en el tenista más joven en llegar a la cima del tenis y adicionalmente, el más joven en los últimos 32 años en levantar el trofeo de campeón del abierto neoyorquino.

“Es algo que soñé desde que era un niño. Es difícil expresarlo, tengo muchas emociones, he trabajado mucho, junto a mi equipo, mis padres, este momento es muy especial para mí”, dijo Alcaraz en la cancha del Ashe.

“Mi madre no está aquí hoy. Hubiese querido que estuviera, extraño a mis abuelos, mi familia, que lindo que hubiesen estado para compartir estos momentos”.

El nuevo número uno del ranking ATP, celebra su victoria. DINO GARCÍA

“Agradezco a los españoles que vinieron, a los que vinieron de todas partes del mundo. El público ha sido increíble, nunca he sentido tanto respaldo y cariño como en Nueva York”, agregó en español Alcaraz, que luego recibió el trofeo de manos de John McEnroe.

El nacido en el El Palmar, Murcia, en su intervención también recordó a las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre en Nueva York hace 21 años, gesto que el público aplaudió atronadoramente.

Tras llegar a la final después de jugar los tres últimos partidos en maratónicos cinco sets (Marin Cilic, Jannik Sinner, Frances Tiafoe) Alcaraz se corona campeón después de siete victorias en las que en total jugó 23 horas con 40 minutos.

Un primer set en el que se perfilaría lo que vendría es un partido de final de Grand Slam: un espectáculo para llevarlo por siempre en la memoria. Alcaraz y Ruud arrancaron con el objetivo de levantar el trofeo.

A la altura del octavo juego en una subida velocísima de Ruud ante una dejada de Alcaraz, el noruego alcanza a devolver y el réferi concede el punto, pero el nativo de Oslo, en un gesto de juego limpio reconoce que la bola dio dos rebotes en la pista, el juez rectifica y anula el punto y lo valida en favor de Alcaraz, ante lo cual el estadio estalla en aplausos.

El duelo se mantendría igualado hasta el séptimo juego en el que el español mucho más atrevido en las subidas a la red en la que concretó vistosas boleas logra el tan ansiado quiebre para establecer el 6-4.

Para el segundo set el noruego no se amilana y más bien acepta el desafío que le planta Alcaraz y sale resuelto a dar la cara empieza a mostrar su potente servicio y sorprende al español que logra en varias oportunidades mantener la igualdad…pero al fin terminaría cediendo. Sería a la altura del sexto juego en el Ruud logra su primer quiebre tras dejar en evidencia a un Alcaraz fue perdiendo precisión y cometiendo errores, forzado por la sólida ofensiva del noruego.

Para el tercer set ya los más de 23 mil asistentes al estadio Arthur Ashe ya habían sobrepasado los límites del delirio. Tanto Alcaraz como Ruud eran aplaudidos de pie por las jugadas de fantasía que estaban presentando. Si bien el español arrancó como el amplio favorito, ya en el desarrollo del partido, exhibieron con sobra de méritos que eran finalistas de lujo y que la victoria, a cualquiera de los dos que favoreciera, el público se iría de sumo satisfecho.

En este parcial se vio el mejor tenis de ambos contendores. Ruud empezaría quebrando el servicio de Alcaraz, pero el español igualaría el marcador 2-2 paridad que se mantendría luego de reñidos intercambios de parte y parte hasta llevar las cosas al tiebreak donde la agresiva creatividad del español le harían dominar y ganar la partida.

Incentivado por su repunte en el set anterior Alcaraz se lanza decidido a llevarse el duelo, entre tanto Ruud se muestra tocado por no haber logrado prevalecer en el tercer set donde tuvo momentos brillantes, pero no lo suficiente para contener la andanada del español.

Con la ayuda de dos puntos ganadores de revés, Alcaraz rompió para 4-2 en el cuarto set, luego usó dos aces para escalar al 5-2. Después de que sus aces número 13 y 14 que concretó en el partido, lo encaminaran a ganar el doble punto de campeonato, un servicio ganador de 125 mph le aseguró la victoria.

Alcaraz tuvo más personalidad y contundencia y ratificó con claridad que había llegado para vencer. Y la alegría que mostró al lograrlo quedó en las lágrimas que derramó sobre el Ashe el mismo momento en que se sentenció el partido a su favor.

Luego fue hasta la esquina donde estaba su padre, su entrenador Juan Carlos Ferrero y todo su equipo técnico, todos llorando y al unísono gritando: “lo hicimos, ganamos, ganamos”.

Mientras por otra parte, todo el estadio gritando: “olé, olé olé, Carlos, Carlos”.

Alcaraz, siembra número 3 en el US Open y 4 del ranking ATP y que en 2021 llegara a cuartos de final aquí se enfrentaba por tercera vez al Ruud, siembra número 5 en el US Open y 7 del ranking ATP.

Alcaraz también había derrotado al nativo de Oslo en las dos oportunidades previas, en 2021 en el ATP Challenger de Marbella por 6-2, 6-4 y en 2022 en el ATP Master 1000 de Miami por 7-5, 6-4.

Con el primer título grande de su carrera, Alcaraz se suma a otros nueve españoles que han sido campeones individuales de Grand Slam: Manuel Santana, Andrés Gimeno, Manuel Orantes, Sergi Bruguera, Carlos Moyà, Albert Costa, Juan Carlos Ferrero y Rafael Nadal.