Cuál es el tipo de pasta que es mejor no recalentar

Hay un tipo de pasta que es mejor no recalentar. Te compartimos cómo recalentar mejor tu pasta en estufa o microondas para conservar su textura y sabor, como si estuviera recién cocinada

No todas las pastas conservan su atractuva textura y sabor al recalentarse.
No todas las pastas conservan su atractuva textura y sabor al recalentarse.
Foto: Shutterstock

La pasta del día anterior puede resultar blanda y gomosa al recalentarse. Hay varios consejos de cocineros que ayudan a evitar un desastre al recalentar las sobras y así tener un plato de pasta caliente con agradable sabor y textura como si estuviera recién cocinada. Sin embargo, hay un tipo de pasta que es mejor no recalentar.

La carbonara recalentada difícilmente coincidirá con la pasta carbonara fresca. La dificultad de esta exquisita salsa preparada con ingredientes sencillos estaría en su salsa que contiene yema de huevo con queso.

Recalentar huevos previamente cocidos puede ocasionar cambios en su textura. El mayor desafío al recalentar la pasta es evitar que la salsa se convierta en grumos. Al recalentarse, la salsa de la pasta carbonara puede convertirse en algo como los huevos revueltos.

El calor hace que la proteína presente en el huevo cree unas estructuras rígidas que provocan la coagulación, lo que podría ocasionar una salsa de sabor seco y arenoso.

Cómo recalentar pasta carbonara

Para no desperdiciar las sobras pasta carbonara y recalentarla, es mejor hacerlo en la estufa.

Calienta una cucharadita de aceite en una sartén antiadherente. Coloca los espaguetis y caliéntalos suavemente por cinco minutos. Es importante revolver los espaguetis para que se calienten por todos lados por igual y distribuir la salsa uniformemente.

Consejos generales para recalentar pasta

Pasta y salsa por separado

Idealmente puedes guardar la pasta y la salsa por separado. Coloca la pasta sobrante en un colador y sumérjalos en el agua hirviendo. Deja que la pasta se caliente durante unos 30 a 60 segundos. Luego pon la pasta con la salsa fría en una sartén u olla para mezclarlos y calentar la salsa.

Si no tienes un colador, hierve el agua y luego retira del fuego. Coloca la pasta sobrante en el agua caliente durante uno o dos minutos.

En microondas

La pasta recalentada en el microondas puede ser decepcionante, pero puede que sea tu única opción en el trabajo o la escuela.

Hierve el agua en el microondas y luego viértela sobre la pasta en un recipiente grande y déjala entre 30 y 60 segundos, luego drena. Calienta la salsa en el microondas durante otros 30 a 60 segundos para calentarla antes de cubrir la pasta.

Para la pasta que ya tiene salsa

Hierve algunas cucharadas de agua en una sartén con tapa. Agrega la pasta y tapa la sartén. Después de 30 segundos y vuelve a colocar la tapa durante otros 30 segundos antes de revolver nuevamente. Continúa el proceso hasta que la pasta caliente.

La pequeña cantidad de agua ayuda a evitar que la salsa y los fideos se sequen. Revolver continuamente procura que la pasta se caliente uniformemente.

En microondas

Agrega un poco de agua a un recipiente apto para microondas y agrega la pasta sobrante. Tapa y calienta entre 30 y 60 segundos; revuelve, tapa y calienta de nuevo por 30 segundos; repite el proceso hasta que la pasta este y bien caliente.

Te puede interesar:
El secreto por el que los huevos revueltos saben mejor en un restaurante que en casa
Cómo usar el vinagre para que las papas cocidas mantengan su forma y textura
Cómo evitar que las hamburguesas se encojan al cocinarlas