Abren otra granja hidropónica en una escuela en Brooklyn

220 escuelas y más de 85,000 estudiantes de la Gran Manzana cada año, se han sumado a un programa especial de enseñanza de ciencias

Estos laboratorios tratan de incentivar la formación de ciudadanos globales
Estos laboratorios tratan de incentivar la formación de ciudadanos globales
Foto: NY Sun Works / Cortesía

En la Escuela Pública 135 ‘The Sheldon A Brokner’, en Brooklyn, centenares de estudiantes abandonaron este jueves sus aulas tradicionales, para atender a una gran novedad: La apertura de un nuevo salón de clases, pero que más que pizarrones y libros, incluye una granja hidropónica. 

De esta manera, este plantel ubicado en East Flatbush, se unió a una iniciativa de la organización NY Sun Works que facilita a los educadores y escuelas de Nueva York, las herramientas y los recursos para enseñar la ciencia de la sustentabilidad.

A partir de ahora, los educadores de este centro escolar están capacitados para implementar un programa de estudios  innovador, que utiliza los sistemas hidropónicos, instalados en un salón de clases, para conectar con la educación ambiental.

“Nos sentimos honrados de poder brindarles a nuestros jóvenes estudiantes, acceso a una educación científica práctica, que ayudará a aumentar el rendimiento académico y, lo que es más importante, a desarrollar una generación de ciudadanos globales conscientes del medio ambiente”, comentó Trevlyn McRae, directora de P.S 135.

Amor al medio ambiente

La apertura de este nuevo salón de clases y jardín de laboratorio hidropónico, trata de fomentar un amor por el aprendizaje a las ciencias y la naturaleza, inspirando a aumentar su cuidado por el medio ambiente.

Asimismo, este programa ha sido seguido por 98 escuelas en Brooklyn, 220 escuelas en toda la ciudad y más de 85,000 estudiantes cada año, en los cinco condados de la Gran Manzana.

“Estamos emocionados de dar la bienvenida a PS 135 en nuestro programa de escuelas y ampliar el acceso a la educación sobre el clima y la sostenibilidad a través de la tecnología hidropónica para nuestros jóvenes estudiantes”, dijo Manuela Zamora, directora ejecutiva de NY Sun Works. 

Con este innovador “laboratorio de ciencias” y plan de estudios, se inspira a los estudiantes a buscar oportunidades y experiencias en carreras vinculadas con la ciencia, ayudando a crear una generación de innovadores ambientales, facultados para crear soluciones a los desafíos de recursos globales.

Desde su inicio en 2010, el plan de estudios de sustentabilidad de NY Sun Works, ha demostrado de acuerdo con sus propios balances, “mejorar los puntajes de las pruebas estatales de ciencias de cuarto grado”. 

Según el Informe de Logros en Ciencias de 2016, los estudiantes que reciben este plan de estudios, tienen más probabilidades de obtener una puntuación más alta, en la prueba de logros en ciencias de cuarto grado, que sus compañeros que no lo reciben.

¿Cómo es un aula hidropónica?

Con base a la descripción de NY Sun Works se trata de espacios en las escuelas que integran la educación climática en las comunidades que las rodean. Los docentes reciben capacitación para enseñar con confianza sobre la ciencia de la sostenibilidad y la agricultura urbana. 

Paralelamente, los estudiantes no solo están expuestos a una nueva forma de aprender, sino que también se les anima a llevar la ciencia a sus casas, al compartir los productos que han cultivado en el salón de clases con sus familias y la comunidad escolar.

A través de este plan de estudios integral ideado por NY Sun Works se involucran a comunidades escolares de K-12 en educación práctica sobre clima, medio ambiente y jardines.

El primer salón de clases hidropónico abrió en 2010.

Un jardín hidropónico es un sistema en el cual se logra el desarrollo de las plantas en medios acuosos, sin la necesidad del suelo.

Los cultivos hidropónicos son de gran utilidad cuando no se cuenta con suelos apropiados para la agricultura tradicional. La tierra es reemplazada por otros medios de soporte para las plantas. También estos pueden ser llevados a cabo a cielo abierto o en sistemas de invernadero, cuando se requiere controlar las condiciones climáticas, a las que están expuestos los cultivos.