Expanden “receta” de estilo de vida basado en plantas a 20 hospitales de la Gran Manzana

La Ciudad invierte $44 millones para adiestrar a 200,000 trabajadores de la salud en un modelo para enfrentar y evitar enfermedades crónicas

El enfoque defendido por el Alcalde Adams se basa en cambios de hábitos alimenticios.
El enfoque defendido por el Alcalde Adams se basa en cambios de hábitos alimenticios.
Foto: Ed Reed / NYC Mayoral Office

La Ciudad de Nueva York está expandiendo su programa de salud de estilo de vida basado en plantas, haciendo el esfuerzo en capacitar bajo este modelo, a la fuerza laboral de atención médica de 20 hospitales públicos y privados.

Por ello, este lunes el alcalde Eric Adams anunció una asociación con el Colegio Estadounidense de Medicina del Estilo de Vida (ACLM) para ofrecer de forma gratuita a todos los profesionales de la salud de la Gran Manzana, capacitación introductoria gratuita en nutrición, para tratar ciertas condiciones de salud.

“Una dieta basada en plantas restauró mi vista. Puso mi diabetes tipo 2 en remisión. Y ayudó a salvar mi vida”, reiteró el mandatario municipal al anunciar la inversión de $44 millones el programa que estará disponible para 200,000 trabajadores de la ciudad.

“Estamos invirtiendo en un nuevo modelo saludable para enfrentar las enfermedades crónicas y las disparidades de salud”, remató Adams.

La medicina del estilo de vida es una especialidad médica que utiliza cambios en los modelos de alimentación para tratar afecciones crónicas, incluidas las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión y la diabetes tipo 2. 

Los médicos certificados en esta disciplina están capacitados para aplicar modificaciones de hábitos alimenticios, basados ​​en evidencias científicas, para tratar y en algunos casos lograr, sin la administración de fármacos, la remisión de ciertas afecciones crónicas comunes.

Los pilares de este “estilo de vida”

Esta medicina de estilo de vida,  se basa en un patrón de alimentación saludable con predominio de plantas, actividad física, sueño reparador, control del estrés, alejamiento de sustancias peligrosas y conexiones sociales positivas.

La fase inicial de este plan de instrucción incluirá a médicos, enfermeras, dietistas y otros profesionales de la salud.

La oportunidad de capacitación incluirá 5,5 horas de cursos en línea a su propio ritmo, disponibles durante un año. 

“Como médico en ejercicio, sé que hacer cambios en el estilo de vida puede hacer mucho más por mis pacientes que viven con enfermedades crónicas que muchos medicamentos. Y como líder de salud pública y epidemiólogo, sé que los estilos de vida saludables son la mejor manera de prevenir la aparición de enfermedades. Lo que a su vez, evita un sufrimiento incalculable”, dijo Dr. Ashwin Vasan el Comisionado del Departamento de Salud y Salud Mental de la Ciudad de Nueva York (DOHMH).

Esta iniciativa surge en medio de impactos asombrosos de enfermedades crónicas en los Estados Unidos y en la ciudad de Nueva York.

Por ejemplo, el 60 % de los adultos estadounidenses ya han sido diagnosticados con una enfermedad crónica, con un estimado del 40 % diagnosticado con dos o más, y más de 100 millones de adultos, casi la mitad de toda la población adulta del país tienen prediabetes o diabetes. 

A nivel nacional, las enfermedades cardiovasculares afectan a aproximadamente 122 millones de personas y causan aproximadamente 840,000 muertes cada año, o alrededor de 2300 muertes cada día. 

La calidad de la dieta en general es la principal causa de muerte prematura en los Estados Unidos, causando unos 500,000 decesos cada año. 

“En los últimos años, hemos pedido mucho a nuestros hospitales. Tuvieron que tratar a los pacientes con COVID-19, implementar vacunas y detectar la mpox. Todos estos han sido desafíos agudos. Ahora vamos a retribuir e invertir ahora en nuestros profesionales de atención médica para ayudar a combatir las desigualdades en salud en cada comunidad”, razonó Anne Williams-Isom, vicealcaldesa de Salud y Servicios Humanos.

El peso de los diagnósticos

Alrededor de uno de cada cuatro neoyorquinos negros o hispanos es obeso. Este grupo tienen tres veces más probabilidades de morir de diabetes o sus complicaciones que los neoyorquinos blancos. 

Este anuncio tiene una repercusión especial para las comunidades hispanas y afroamericanas de la ciudad de Nueva York, afectadas desproporcionadamente por estas patologías, que de acuerdo a las aproximaciones científicas son disparadas mayormente por malos hábitos alimenticios.

De acuerdo con datos que viene recopilando desde hace más de una década la Asociación Estadounidense de Diabetes en su capítulo Nueva York, del 28% de los diagnosticados con esta enfermedad en la Gran Manzana son hispanos y el 31% son afroamericanos.

En un balance muy detallado realizado en el 2007, se puso en el foco de las autoridades que 23 hispanos de cada 100,000 personas, murieron por complicaciones asociadas a la diabetes.

Desde su lanzamiento en el Hospital Bellevue hace tres años, el programa medicina basada en plantas, ha recibido atención nacional. Desde principio de 2022, la Administración Municipal empezó su expansión a varios hospitales públicos y ahora trata de masificarlo a todo el sistema de salud.

“Educar a nuestro personal de salud, es un primer paso para combatir estas disparidades en la salud. Esperamos asociarnos con la Ciudad para continuar reduciendo las barreras y los estigmas para lograr la equidad en la salud”, explicó Virginia Fields, presidenta y directora ejecutiva de la Comisión Nacional de Liderazgo Negro sobre Salud.

El dato:

  • 27% de las escuelas de medicina en los Estados Unidos ofrecen las 25 horas requeridas de educación nutricional en sus programas. La capacitación que se ofrecerá al persona de salud neoyorquino ayudará a elevar el nivel de educación en esta disciplina en todas las áreas médicas, brindando nuevas esperanzas a los pacientes que luchan contra enfermedades crónicas comunes, especificó la Ciudad en un comunicado.