Alcalde Adams expande el plan de vida saludable basada en plantas a seis hospitales públicos de la Gran Manzana

Comunidades hispanas y negras con más riesgo de enfermedades como la diabetes y la hipertensión, tendrán acceso a un programa de medicina que integra nuevos patrones alimenticios

El alcalde Adams hace una demostración de cocina a base de plantas en el Hospital King County, en Brooklyn.
El alcalde Adams hace una demostración de cocina a base de plantas en el Hospital King County, en Brooklyn.
Foto: NYC Mayoral Office

Un innovador plan que promueve un nuevo estilo de vida basado en el consumo de más frutas, vegetales y verduras, para reducir el riesgo de enfermedades crónicas como la hipertensión y la diabetes, será en cuestión de meses accesible en seis centros de la red de hospitales públicos de la Ciudad de Nueva York (NYC Health + Hospitals). El primer programa piloto funciona desde 2019, en el Hospital Bellevue de Manhattan

Este lunes, el alcalde Eric Adams anunció la expansión de este innovador plan de estilo de vida y medicina, basado en plantas, lo cual convierte a la Gran Manzana en pionera de estos programas integrales de salud alternativo.

“Esto es personal para mí. Un estilo de vida basado en plantas ayudó a salvar mi vida. Estoy encantado de que los neoyorquinos en todos los códigos postales tengan acceso a esta opción. Nos aseguramos de que todos puedan acceder a un estilo de vida saludable”, anunció el mandatario municipal, mientras participó en una preparación de chilis veganos, en el King County Hospital Center de Brooklyn.

Se trata del segundo plan del Alcalde en esta dirección, quien prometió desde su campaña impulsar cambios en los hábitos alimenticios en los neoyorquinos. De hecho, desde el pasado viernes, casi un millón de estudiantes que acuden a las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York ahora tienen en sus cafeterías los ‘viernes veganos’,  es decir, un menú gratis basado en la dieta vegetariana de Adams.

Esta estrategia denominada, ‘medicina basada en plantas’, se empezó a adecuar para ser aplicada el próximo año de forma masiva. Y estará abierto a los pacientes adultos de la red NYC Health + Hospitals que califiquen en los hospitales Jacobi, Lincoln, Woodhull, Kings County y Elmhurst, así como en Gotham Health y Vanderbilt.

Se trata del segundo plan para promover una nutrición mas saludable para los neoyorquinos presentada esta semana por el alcalde Adams. (Foto cortesía Michael Appleton – Mayor Oficce NYC)

Dieta, ejercicios y sueño

En resumen, se adoptará un enfoque interdisciplinario para reducir el riesgo cardiometabólico de los pacientes: Un equipo de médicos, nutricionistas y asesores en diferentes áreas, ayudarán a los pacientes a realizar cambios de estilo de vida, incluida la adopción de una dieta saludable basada en plantas, el aumento de la actividad física y la mejora de los hábitos de sueño. 

Este programa ayudará a abordar, con un enfoque distinto centrado en la alimentación y un nuevo estilo de vida, a las personas que están en riesgo o que ya padecen enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2, la hipertensión y la obesidad.

Además, los pacientes tendrán acceso a técnicas para reducir el estrés, evitar sustancias de riesgo y el acceso a apoyo psicosocial. 

Hispanos y negros los más afectados

El anuncio tiene una repercusión especial para las comunidades hispanas y afroamericanas de la ciudad de Nueva York, afectadas desproporcionadamente por estas patologías, que de acuerdo a las aproximaciones científicas son disparadas mayormente por malos hábitos alimenticios.

De acuerdo con datos que viene recopilando desde hace más de una década la Asociación Estadounidense de Diabetes en su capítulo Nueva York, del 28% de los diagnosticados con esta enfermedad en la Gran Manzana son hispanos y el 31% son afroamericanos.

En un balance muy detallado realizado en el 2007, se puso en el foco de las autoridades que 23 hispanos de cada 100,000 personas, murieron por complicaciones asociadas a la diabetes.

Desde su lanzamiento en el Hospital Bellevue hace tres años, el programa medicina basada en plantas, ha recibido atención nacional y gran aceptación, incluidas las auto referencias de más de 850 residentes de la ciudad de Nueva York.

Como médico, sé que la medicina no siempre viene en forma de píldora. Comer una dieta de frutas y verduras puede ayudar a prevenir y tratar enfermedades crónicas como la enfermedad cardíaca, la principal causa de muerte entre los neoyorquinos, el cáncer y la diabetes tipo 2”, dijo el presidente y director ejecutivo de NYC Health + Hospitals, Mitchell Katz.

El líder de la red hospitalaria pública de la Ciudad reiteró que los neoyorquinos de bajos ingresos son mucho más vulnerables a estas enfermedades.

 “Queremos ofrecer orientación para una forma alternativa de alimentación que funcione con un presupuesto limitado y esté acompañada por una red de profesionales médicos y nutricionales”, sostuvo Katz.

Una ciudad más saludable

El equipo de medicina del estilo de vida que ya se está organizando, individualizará el enfoque de cambio de comportamiento para cada paciente, teniendo en cuenta sus tradiciones culturales, las circunstancias socioeconómicas, las situaciones familiares y otros factores clave.

Las autoridades de Salud de la Ciudad además de ampliar el acceso a este tipo de servicios, se asociarán con el Colegio Americano de Medicina de Estilo de Vida (ACLM) para ayudar a brindar capacitación adicional en esta disciplina a los equipos de atención, así como con ‘Plant-Powered Metro New York‘ para ofrecer demostraciones de cocina a los pacientes. En una primera fase se avanzará en los hospitales de Brooklyn.

El Dr. Dave A. Chokshi, comisionado del Departamento de Salud de la Ciudad (DOHMH), destacó que en medio de la lucha contra el COVID-19 nuevos programas dirigidos hacia la medicina de estilo de vida, ayudarán a construir una ciudad más saludable.

He visto los beneficios de la medicina del estilo de vida en pacientes con enfermedades crónicas en mi propia práctica clínica. Aplaudo a NYC Health + Hospitals por expandir este programa basado en evidencias científicas”, acotó el principal médico de la Ciudad.

En este mismo sentido, miembros de la comunidad hospitalaria privada de la ciudad estuvieron en sintonía con este plan que tiene como norte crear una nueva cultura alimenticia en la ciudad.

La experiencia compartida por el Dr. Robert Ostfeld, director de Cardiología Preventiva del Hospital Montefiore es que insisten a los pacientes adoptar una dieta basada en plantas, con el objetivo de prevenir enfermedades y mejorar el riesgo cardiovascular.

“Tales cambios pueden conducir a profundos beneficios para la salud. Esta iniciativa de NYC Health + Hospitals es una inspiración para los sistemas de atención médica en todo el mundo, una bendición para neoyorquinos, y estamos orgullosos de compartir una visión similar”.

El Bronx: un ejemplo dramático

De acuerdo con una investigación sobre salud pública en la ciudad de Nueva York, el American Community Survey (CHS ), especifica que en 42 vecindarios del sur de El Bronx, en donde la mayoría de los residentes son de bajos ingresos y personas de color: una gran proporción admite que casi nunca comen vegetales y frutas de calidad.

El reporte detalla que el 95% de los adultos encuestados, vía telefónica, padecen de diabetes categorizadas con el tipo 2, asociada con mala alimentación.

“Se espera que la población de 65 años o más crezca un 40% entre 2010 y 2040. Una gran proporción de las personas mayores que residen en la ciudad de Nueva York viven en la pobreza, incluido el 25% de las personas mayores en El Bronx”, detalló la encuesta.

Diabetes y presión alta en NYC:

  • 12.5% es la prevalencia de diabetes entre los adultos de la ciudad de Nueva York de acuerdo con la Encuesta de Examen de Salud y Nutrición a nivel comunitario (NYC HANES).
  • 8.7% de los casos son diagnosticados y 3,8% permanecen sin diagnosticar. 
  • 1 de cada 4 neoyorquinos adultos tiene presión arterial alta (hipertensión) que generalmente puede pasar desapercibida, ya que por lo general no provoca síntomas. Los grupos que corren mayor riesgo incluyen a personas mayores de 65 años de edad, negros y latinos. Así lo revela un informe del DOHMH.