Brote de virus respiratorio en niños satura emergencias en Nueva York; COVID-19 también con leve repunte

Pronostican una “tormenta perfecta” para la temporada navideña, con miles de casos de COVID-19, influenza y VSR circulando al mismo tiempo. Autoridades de Salud de Nueva York niegan la posibilidad de un “colapso” en las salas de urgencia. Mientras que el senador neoyorquino Chuck Schumer exige ayuda federal ante lo “peor que está por venir”

Hospitales de la Gran Manzana garantizan atención a los niños.
Hospitales de la Gran Manzana garantizan atención a los niños.
Foto: Shutterstock

La temporada de fiestas y la reanudación de las actividades masivas, están también encendiendo tres alarmas que no toman desprevenida a Nueva York: Un aumento “sin precedentes” de casos pediátricos de virus sincitial respiratorio (VSR), un alza en el caso de influenza estacional y la expectativa de más casos de la COVID-19. 

Las autoridades de Salud ya habían proyectado desde octubre, que este trío de enfermedades respiratorias, circularían al mismo tiempo, cuando se adentrara más el invierno. 

En efecto, ya los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) muestran que el VSR está aumentando en Nueva York, y las estadísticas de prueba más recientes encontraron una tasa de positividad de la prueba del 14.6 % hasta noviembre. 

La tasa de pacientes confirmados no superó el 8% en ningún período de 2021.

Una preocupación manifiesta ante medios locales, por parte de voceros del Hospital de Niños Cohen en Long Island, es que el volumen de pequeños con “crisis respiratorias”, aumentó en un 44 % en octubre y noviembre, en comparación con los mismos meses antes de la pandemia en 2019. Todo este cuadro está asociado con un  aumento del VSR.

En este punto, la comunidad científica coincide en que este virus no es nuevo. Generalmente causa síntomas leves similares a los de un resfriado en niños mayores y adultos sanos. Es bastante común y altamente transmisible, especialmente en épocas invernales.

Tiempos confusos

En varios entornos de la Gran Mannzana sobran las anécdotas. Por ejemplo, la maestra de primaria dominicana Teresa López, asegura que después del fin de semana de Acción de Gracias, se quedó casi “con el aula vacía”, en una escuela pública en Harlem.

“De 35 niños, casi la mitad, sus padres los reportaron resfriados. Es normal que en estas fechas los niños se enfermen. Lo que pasa es que tenían dos años aislados por la COVID-19. Con el aula llena. Todos esos virus corren rápido. Solo que ahora no sabes claramente qué es”, razona la docente con 17 años de actividades escolares en la ciudad de Nueva York.

La vivencia de Teresa cobra sentido dado que los tres virus tienen muchos síntomas en común, como secreción nasal, tos, congestión y dolor de garganta.

De hecho, uno de los grandes retos es que el VSR puede llegar a ser difícil de diagnosticar a un paciente de inmediato. A diferencia de las pruebas de COVID-19, ya masificadas en los entornos escolares, los test de este virus respiratorio y la gripe, deben realizarse en el consultorio de un médico o solicitarse con receta.

“Va a ser una temporada de infecciones respiratorias confusa. Descubrir qué es lo que enferma a las personas será un enigma“, han coincidido autoridades médicas.

Ante el cruce de estadísticas que pronostican peores momentos, a medida que avancen los días de grandes reuniones, el pasado domingo el líder de la mayoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, llamó al gobierno federal a abordar esta crisis “antes de que sea demasiado tarde”.

“Da mucho miedo que los hospitales ya están luchando para mantenerse al día, y es posible que lo peor esté por venir. Hemos visto emergencias que están al borde del abismo, con mayores tiempos de espera, todo mientras niños luchan por respirar”, reaccionó el legislador neoyorquino.

La petición Schumer es que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU (HHS) debería estar listo para enviar más médicos, enfermeras y personal médico a Nueva York.

“Son 10 letras simples. Le estoy diciendo al HHS que se ocupe de VSR lo antes posible“, remató.

El VSR es una infección pediátrica estacional de larga data, que en 2022 ha “castigado” más a NY. (Foto: Getty Images)

NYC: “No hay riesgo de colapso”

Los datos del Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad de Nueva York (DOHMH) también apuntan a un rápido aumento en los casos de VSR en los últimos meses. Con un alza de casi diez veces en los pacientes conocidos desde mediados de septiembre.

La primera semana de diciembre hubo más de 4,500 casos reportados en la ciudad, según los datos más recientes.

“Cada invierno la mayoría de los departamentos de emergencias pediátricas están llenos de bebés. Este no es un nuevo virus emergente. Pero sí hay muchos más casos de lo normal”, explicó James Schneider, jefe de la unidad de cuidados intensivos pediátricos del Hospital Judío de Long Island en Queens.

Por su parte, en un comunicado la corporación de Hospitales Públicos NYC Health+Hospitals reconfirma que el RSV está ocupando de manera significativa las salas de emergencias pediátricas y aumentando la tasa de hospitalizaciones. Aunque hasta este martes, no asoman ninguna posibilidad de colapso hospitalario similares a la crisis pandémica de 2022 y 2021.

“Es importante que los padres con niños que tengan síntomas compatibles con VSR o cualquier enfermedad respiratoria se comuniquen de inmediato con un proveedor de atención médica, que pueda ayudarlos con el diagnóstico y la atención”, destaca NYC Health+Hospitals.

Una tormenta perfecta

Sin embargo, los expertos en salud pública han advertido que es probable que la mayoría de los casos de COVID-19, influenza y VSR sean leves, aunque juntos podrían hacer que millones de estadounidenses se enfermen y desborden los hospitales en los próximos días.

En paralelo, las autoridades de Salud confirman que la temporada de gripe de este año ha tenido un comienzo difícil.

 “La gripe está aquí. Comenzó temprano, y con Covid y VSR también circulando es una tormenta perfecta para una terrible temporada navideña”, explicó la Dra. Sandra Fryhofer, presidenta de la junta de la Asociación Médica Estadounidense, en una conferencia de prensa de los CDC.

En este sentido, una enfermera del Hospital Elmhurst en Corona, Queens, quien estuvo de guardia en el área de emergencia en ese centro de salud en los días “infernales” de la pandemia, contó a El Diario que el pasado fin de semana registraron un número “por encima de lo normal” de pacientes con diferentes problemas respiratorios. Pero en su visión personal y como trabajadora de la salud no observa “nada alarmante”.

“Aunque no todo es perfecto. La crisis de salud pública anterior fue tan espantosa, especialmente en este hospital, que se han tomado muchas previsiones cuando aumentan los pacientes en urgencias. Muchos niños, eso sí. Pero nada que no hayamos podido enfrentar hasta ahora”, compartió la profesional de la salud que prefirió mantener su nombre en reserva.

COVID-19 en alza

Aunque no es un tema alarmante, también se confirma que la transmisión de la COVID-19 en la ciudad de Nueva York aumentó como estaba previsto en los días posteriores al feriado de ‘Thankgiving’. La semana pasada se informaron unos 3,700 diarios, según datos oficiales.

Alrededor del 13.4 por ciento de las pruebas dieron positivas durante los últimos siete días, un salto significativo con respecto a las tasas de septiembre y octubre, cuando la positividad fue inferior al 10 por ciento.

La cantidad de casos diarios no incluye los detectados a través de kits de prueba en el hogar, a los que han recurrido más neoyorquinos, por lo cual, todo apunta a muchos más casos de los reportados.

La vacuna es el escudo

Ante la confirmación de la circulación simultánea en la ciudad de Nueva York de tres virus respiratorios, las autoridades han reiterado a las personas elegibles a vacunarse contra la influenza y COVID-19. También reiteran el llamado a que accedan al ‘booster’ de la inyección contra COVID-19.

Los denominados refuerzos bivalentes actualizados brindan nueva protección contra las subvariantes del virus y se recomiendan para todos los neoyorquinos de 12 años en adelante, cuya última vacuna fue administrada hace dos meses.

En la ciudad de Nueva York estos nuevos refuerzos de la farmacéutica Pfizer están disponibles para mayores de 12 años. Y las dosis de Moderna para mayores de 18 años. 

A principios de octubre, se recordó a los adultos y padres que se vacunen tanto contra la gripe como contra el COVID-19, tanto para ellos como para los niños de 6 meses en adelante. 

Se ha insistido en que no hay inconvenientes en que se reciban ambas vacunas al mismo tiempo. Hasta ahora no se han desarrollado inmunizaciones, ni fármacos especiales contra el VSR.

¿Qué es el virus sincitial respiratorio?

El virus sincitial respiratorio (VSR) es una infección estacional que representa un riesgo para los bebés menores de 6 meses de edad y las personas inmunodeprimidas, con síntomas similares al resfriado común, que van desde tos persistente y fiebre.

Si bien este virus común, generalmente se propaga durante los meses de otoño e invierno, en Nueva York se empezaron a confirmar casos a principios de este año. 

Este virus respiratorio se propaga a través del contacto con gotitas de la nariz y la garganta de personas infectadas, cuando tosen y estornudan.

Recomendaciones en esta temporada:

Además de vacunarse contra la gripe y el COVID-19, existen algunas formas prácticas de evitar contraer y propagar los virus RSV, la gripe y el COVID-19 este invierno:

  • Lávese las manos con frecuencia con jabón y agua caliente durante al menos 20 segundos para protegerse de los gérmenes y evitar contagiar a los demás.
  • Lleve consigo un desinfectante para manos a base de alcohol, con al menos un 60 por ciento de alcohol, para usar cuando no haya agua y jabón.
  • No tosa ni estornude en sus manos. En su lugar, cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo desechable.
  • Quédate en casa, si está enfermo.
  • Use una máscara que cubra su nariz y boca, si tiene síntomas o acude a sitios con aglomeraciones.
  • Antes de acudir a reuniones familiares programadas para las venideras Fiestas, en donde coincidan personas de la tercera edad, ubique y practíquese pruebas de descarte contra la COVID-19.
  • Ante síntomas severos respiratorios acuda a emergencia.
  • Las vacunas contra la influenza están disponibles en los sitios de NYC Health + Hospital en los cinco condados sin costo alguno. 
  • Los neoyorquinos pueden llamar al 888-NYC-4NYC para programar una cita o ir a los centros de salud para consultar el horario de atención para las vacunas.