Estudio demuestra que nuestros órganos no envejecen al mismo tiempo

Científicos han demostrado que el análisis de ciertas proteínas en la sangre puede predecir qué órganos fallarán antes, abriendo nuevas posibilidades para tratamientos preventivos

53570271_606

Crédito: Deutsche Welle

Un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, California, ha realizado un descubrimiento pionero en el campo de la medicina predictiva. En un estudio llevado a cabo con 5,678 personas, han demostrado que es posible estudiar el envejecimiento de los órganos y predecir el riesgo de enfermedades futuras mediante el análisis de las proteínas presentes en la sangre. Este avance, detallado en la revista “Nature”, representa un importante paso hacia el tratamiento preventivo de enfermedades antes de la aparición de síntomas.

El estudio revela que alrededor del 18,4% de los adultos mayores de 50 años tienen al menos un órgano que envejece a un ritmo significativamente más rápido que la media. Esta condición aumenta sustancialmente el riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con ese órgano en los próximos 15 años. Además, los individuos con 2 órganos envejeciendo rápidamente tienen 6,5 veces más riesgo de morir.

Proteínas como indicadores de envejecimiento

Mediante un algoritmo desarrollado por ellos, los investigadores analizaron los niveles de miles de proteínas en la sangre, identificando cerca de 858 proteínas específicas de órganos. Estas proteínas sirven como marcadores del envejecimiento acelerado de órganos y su susceptibilidad a enfermedades y mortalidad. Por ejemplo, un envejecimiento acelerado del corazón se asoció con un riesgo 2,5 veces mayor de insuficiencia cardíaca, mientras que los cerebros envejecidos tenían más probabilidades de sufrir deterioro cognitivo.

Un giro en la medicina preventiva

Este hallazgo no solo abre la puerta a la detección temprana de órganos en riesgo, sino que también sugiere nuevas dianas farmacológicas para el tratamiento preventivo. Los investigadores, liderados por Tony Wyss-Coray, catedrático de Neurología en Stanford, han fundado “Teal Omics Inc” para explorar la comercialización de estos descubrimientos. La Universidad de Stanford ya ha solicitado una patente, lo que indica el potencial significativo de esta investigación en el campo de la medicina personalizada.

Este estudio representa un gran cambio en cómo se aborda la medicina preventiva. Al identificar los órganos que envejecen de manera acelerada, los médicos pueden intervenir antes de que las enfermedades se manifiesten, cambiando potencialmente el curso del envejecimiento y la salud en la población.

Sigue leyendo:

* Todo lo que la boca refleja sobre nuestra salud
* Aumenta en Estados Unidos la esperanza de vida, pero sigue siendo menor que antes del Covid
* Necesitaba un trasplante de riñón para vivir y encontró a su donante en TikTok

En esta nota

órganos

Suscribite al boletín de Salud

Recibe gratis las noticias más importantes sobre Salud diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain