Bajas republicanas

La pregunta entonces es ¿quiénes tomarán esas posiciones?, cuando se avecina un año electoral complicado

El representante republicano George Santos fue expulsado de la Cámara de Representantes.

El representante republicano George Santos fue expulsado de la Cámara de Representantes. Crédito: MANDEL NGAN | AFP / Getty Images

Este año pasará a la historia por la salida de dos políticos del partido de oposición, por culpa de sus propios colegas, aunque los republicanos dominan la Cámara de Representantes en Washington DC.

Por distintas razones salen del Congreso George Santos y Kevin McCarthy. Expulsado por votación de sus colegas ya se fue el representante neoyorquino por Long Island, George Santos. Y tras dos meses de aprobada la proposición de sus colegas para la destitución como presidente de la corporación legislativa, Kevin McCarthy, anuncia que deja su curul como representante por California.

La pregunta entonces es ¿quiénes tomarán esas posiciones?, cuando se avecina un año electoral complicado, pues seguro se volverán a ver las caras en la campaña el Demócrata presidente Joe Biden y Donald Trump, quien quiere borrar la derrota de las elecciones en el 2020 y llevar de nuevo a los republicanos a la Casa Blanca.

Santos era fiel al partido, votaba muy disciplinado en línea con los intereses republicanos, pero sus mentiras, más allá de la exageración que caracteriza a los políticos, lo sacaron de un escaño al que es muy difícil ascender.

Y con McCarthy sorprende que, quien estuvo como segunda opción para ser presidente de la nación, haya sido el primer presidente de la Cámara destituido por votación.

En el caso de McCarthy creemos que se debe a la debilidad en el poder que lo dejó en una posición muy incómoda para ser líder o continuar avanzando en los debates políticos. Entonces, seguro lo pensó y decidió irse de dónde no lo querían.

En cambio, su colega neoyorquino, Santos, batalló hasta el final, tratando de quedarse y evitar la deshonra de perder la posición, solamente por su culpa, pues todavía espera resultados por los 23 cargos que investiga el departamento de justicia que podrían llevarlo a la cárcel por varios años.

El problema es que, con esa decisión, los representantes votaron contra el voto popular que llevó al congreso a Santos, aunque haya logrado ese apoyo con mentiras sobre: su propia madre, los títulos universitarios, la experiencia profesional y hasta donde estaba durante el 9/11, que también incluyó en su listado de exageraciones superlativas. Y ahora insiste en que es inocente.

Pero el reporte del Comité de Ética es claro, en sus 56 páginas cuando registra supuestos engaños al gastar dinero de los donantes de campaña electoral para comprar lujosos artículos de uso personal.

Así las cosas, a los hispanos nos espera un 2024 complicado; tenemos que ser muy disciplinados y votar a conciencia por los líderes que sí necesitamos.

Como autora, Sofía Villa escribe esta columna a título personal y sus opiniones no representan a Televisa-Univision Inc. donde trabaja como Writer/Producer.

En esta nota

congresista

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain