Exconvicto que mató a adolescente hispano hace 12 años en El Bronx, ahora asesina al amigo de la víctima, según NYPD

Deshaun Coleman asesinó a Víctor Maldonado en 2012 en El Bronx, pero fue condenado solo por posesión de armas al alegar defensa propia, 12 años después mató de varios tiros a Hasan Richburg, amigo del hispano, sin razón aparente

Coleman está arrestado sin derecho a fianza en Rikers Island, enfrenta nueve cargos de asesinato.

Coleman está arrestado sin derecho a fianza en Rikers Island, enfrenta nueve cargos de asesinato. Crédito: Seth Wenig | AP

Después de que pasaran 12 años de la muerte en un tiroteo de su hijo adolescente en El Bronx, que estaba por entrar a la Marina de Estados Unidos, Luz DeJesus estaba terminando de aceptar su duelo, cuando el expresidiario que lo mató fue liberado solo para ser capturado por otro asesinato.

“El sistema de justicia no parece funcionar”, expresó DeJesus, de 49 años. “Estos últimos años nuestra familia ha pasado por mucho dolor”.

El criminal identificado como Deshaun Coleman abrió fuego contra el hijo de DeJesus en 2012, sin embargo, lo condenaron únicamente por posesión de armas. La defensa del delincuente convenció al jurado que su cliente se estaba defendiendo cuando le disparó a Víctor Maldonado en una calle de El Bronx y así se saltó los cargos de asesinato y homicidio voluntario.

Actualmente, Coleman, de 46 años, regresó a las calles hace poco más de un año, fue capturado nuevamente en febrero y acusado de asesinar a tiros a un viejo amigo del adolescente a dos cuadras de donde había matado al joven hace 12 años.

El exconvicto había sido puesto en libertad condicional por el caso del hijo de DeJesus en enero de 2023.

“Cuando alguien dice: ‘Oh, mi nombre es Deshaun’, o incluso con el apellido Coleman, me vuelve loca”, indicó DeJesus.

Las autoridades detuvieron Coleman seis días después de que Hasan Richburg, de 26 años, fuera baleado mortalmente el 8 de febrero.

“Mató a ese otro joven y se salió con la suya”, expresó el hermano de Richburg, Harry James Richburg, de 45 años. “La gente del barrio le tenía miedo por eso”.

El homicidio de Richburg conmocionó a la familia de DeJesus. La hija de la madre era amiga de él desde hacía mucho tiempo.

“Crecieron juntos”, explicó DeJesus. “Ella dijo: ‘Oh, mamá, sabes que un amigo mío fue asesinado allí mismo, en Kingsbridge. Y tenía hijas, tenía una familia’”.

Tras la noticia de la muerte del hombre, DeJesus le contó a su hija y dijo: “‘Dios mío, es el mismo tipo’”, señaló la madre. “Y fue entonces cuando nos dimos cuenta”.

A Maldonado le faltaba una semana para realizarse su examen físico para alistarse en la Marina estadounidense cuando fue impactado por una bala en el torso en Heath Ave. cerca de W. Kingsbridge Road el 1 de octubre de 2012.

La madre de la víctima dijo a la prensa en ese entonces que no entendía cómo el expresidiario estaba libre tras su largo historial criminal.

Coleman tenía en su haber 19 arrestos previos antes de la muerte de Richburg por cargos de robo y posesión de una sustancia controlada, indicó la policía. En 2007 fue condenado a prisión por robo en El Bronx y fue liberado tres años y medio después.

Fue condenado a hasta 12 años tras las rejas por posesión de arma tras la muerte de Maldonado. DeJesus expresó que si Coleman hubiese sido declarado culpable de la muerte de su hijo, Richburg estaría vivo hoy día.

Maldonado se vio envuelto en un altercado que estaban teniendo dos niñas e intentó actuar como pacificador, dijo su familia.

Coleman aseguró a las autoridades que otra niña le estaban impidiendo a su hermana la entrada a un edificio y que durante la pelea le quitó el arma a Maldonado y después “simplemente se disparó”.

“Agarré la presilla de su cinturón y me di cuenta de que tenía un arma”, el exconvicto dijo a las autoridades, según documentos judiciales.

“Lo alcancé y se lo quité. Luego le disparé. No estaba apuntando a él. Simplemente estalló. Sí, disparé el arma después de que él la soltó. No sé qué pasó con el niño. Me acerqué al otro tipo que todavía sostenía el arma y le dije: “¿Ya terminó?”. Luego entré al apartamento. Nunca llamé al 911”.

No obstante, la hermana de Coleman le dijo a los funcionarios que su hermano había llegado con la pistola y ella le había suplicado que no le disparara a Maldonado, informó Daily News.

“Comenzaron a discutir. Y fue entonces cuando me metí en el medio porque él tomó esta arma y yo dije: ¡basta!”, dijo Theresa Coleman a los detectives, según documentos judiciales. “No quería que nada de esto sucediera”.

Por su parte, Javier Solano, abogado de Coleman, en ese momento, manifestó que se siente mal por la madre de Maldonado, pero cree que el jurado hizo lo correcto.

“Al final, el jurado nos creyó y llegó a la conclusión de que los fiscales no podían refutar la defensa propia”, dijo Solano. “Esa fue su defensa todo el tiempo. Simplemente, agradeció que el jurado sintiera lo mismo”.

Muerte de un viejo amigo

Ahora la familia de Richburg siento un dolor similar al de la madre de Maldonado.

Un vecino dijo que el hombre era uno de tres hermanos que fueron criados por una tía tras la muerte de sus padres.

“Siento mucha empatía por ellos”, dijo el vecino, que solo se identificó como Manuel. “Me siento mal por ellos. Quiero llorar.”

El residente describió a Richburg como un “hombre alto y guapo” que “no conocía su potencial”.

El hombre salió de la cárcel en libertad condicional en 2019 tras cumplir dos años de condenas por posesión de armas y drogas junto con conducta criminal.

Richburg que se estaba tratando de reformar, laboraba como técnico de laboratorio y tenía seis hijos.

De acuerdo, con Harry James Richburg su hermano fue el objetivo de Coleman.

“Se dice en la calle que una chica con la que (Coleman) estaba saliendo se sintió atraída por mi hermano”, dijo, y agregó que el tiroteo fue motivado por “celos” y “animosidad”.

La víctima recibió varios tiros en el torso en un edificio de apartamentos en W. Kingsbridge Road, cerca de Webb Ave. Caminó hasta llegar a media cuadra y fue hallado a las afueras de Kennedy Fried Chicken & Pizza. Fue declarado muerto en el Hospital St. Barnabas.

El video de un timbre filmó el homicidio y muestra a Richburg sentado en los escalones dentro del edificio mientras sonaba una alarma. Momentos después, Coleman emerge, y le apunta con un arma al hombre y le ordena que se ponga de pie.

Richburg levantó los brazos brevemente antes de salir corriendo fuera de la cámara y el pistolero abre fuego disparándole varias veces antes de regresar y subir las escaleras.

Coleman está arrestado sin derecho a fianza en Rikers Island. Deberá regresar ante la Corte Penal de El Bronx por nueve cargos de asesinato el 14 de marzo.

Sigue leyendo:

En esta nota

El Bronx

Suscribite al boletín de New York

Recibe gratis las noticias más importantes de Nueva York diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain