Beckham de ‘anfitrión’ para los Red Bulls

LOS ANGELES, CA – En la entrada del estacionamiento que conecta al Home Depot Center con las oficinas generales del estadio se encontraba estacionada una motocicleta con un gran logotipo de la empresa Red Bull pintado en sus costados.

“La hubieras tirado al suelo”, dijo David Beckham en tono de broma durante una entrevista que anteayer concedió a La Opinión.

El mediocampista inglés, junto con su equipo, el Galaxy de Los Ángeles, se prepara para recibir hoy al conjunto de los Red Bulls de Nueva York en un choque decisivo y de alta tensión.

El ganador de ese duelo obtendrá su boleto al juego de campeonato de la Conferencia entre el triunfador de la serie que están disputando los equipos de Salt Lake y Seattle.

La rivalidad entre el Galaxy y los Red Bulls ha crecido debido a que en ambos cuadros militan grandes estrellas internacionales.

El domingo pasado, en el choque de ida, el Galaxy ganó 1-0 en Nueva York.

El partido fue ríspido, intenso, y concluyó con un conato de bronca que costó la tarjeta roja al mexicano Rafael Márquez, de los Red Bulls, y al brasileño Juninho, del Galaxy.

Ambos jugadores están suspendidos para el duelo de hoy.

“Sin duda es una gran rivalidad, pero estoy acostumbrado a que los equipos nos jueguen fuerte, todos quieren ganarnos a como dé lugar”, comentó Beckham.

Ataviado con unos pantalones de mezclilla ligera y una camiseta blanca que dejaba entrever sus enormes tatuajes en ambos brazos, y peinado a la perfección, el jugador galáctico dijo que este año no se conforma con nada que no sea conquistar la Copa MLS.

“Tuvimos una gran temporada y sólo pienso en que salgamos campeones”, señaló el volante, que está en su último año de contrato con el Galaxy.

El futuro profesional de Beckham es incierto porque, de momento, así lo quiere él. “Tengo una oferta concreta para seguir jugando en el Galaxy, pero quiero pensar muy bien las cosas, quiero poner en una balanza qué es lo mejor para mí y para mi familia”, señaló.

“Físicamente me siento en excelentes condiciones, creo que puedo seguir jugando y sólo es cuestión de que decida el camino que quiero tomar”, apuntó.

Beckham dejó de lado las especulaciones de que equipos europeos lo pretenden para jugar en el invierno, e insistió en que tomará una decisión una vez concluya la temporada de la MLS.

Antes y después. David Beckham es un hombre que en los entrenamientos, como en los partidos, ofrece todo lo que tiene, y en su paso dentro de la MLS se ha comportado como todo un profesional. Es por esta razón que el propio jugador, dejando la modestia a un lado, piensa que la historia de la Liga debe de escribirse antes y después de su llegada al futbol de Estados Unidos.

“Cuando llegué a la MLS, en Europa no se conocía nada de la Liga, y mi presencia aquí hizo que se comenzará a conocer a nivel mundial, sobre todo el nombre del Galaxy”.