Entre lo mejor y lo peor: un abismo o un solo jugador

Los Indianápolis Colts aparentemente aventaron la toalla esta temporada al permitir 62 puntos la semana pasada

Especial para ImpreMedia – ¿Será tan grande la diferencia, 55 puntos, entre punteros y el sótano en la NFL? Sin despeinarse, Drew Brees y los Saints de Nueva Orleáns vencieron 62-7 a una de las mejores franquicias en los últimos diez años. ¿Será posible que un solo jugador, en este caso Peyton Manning, haga tanto la diferencia en un equipo de profesionales? Quizás, pero si no mal recuerdo el señor Peyton no juega defensiva, y resulta que al parecer nadie en Indianápolis juega defensiva, porque para permitir 62 puntos hay que echarle ganas.

Qué cosa y qué pena. ¿No que mucha paridad en la NFL? Pues sí, porque ahí están los casos de Jaguars al sorprender a los Ravens, Chiefs en su blanqueada a los Raiders y los Vikings (con todo y mariscal novato) exigiendo a los Packers.

Los Colts tienen nueve largas semanas, todas sin Peyton Manning, para pensarlo y reivindicarse. Aunque cabe mencionar que una sola persona puede marcar una diferencia enorme. Nada más hay que ver lo que los Packers han armado en Green Bay. Aaron Rodgers es la clave y la razón por la cual los Packers son ahora favoritos para repetir.

El quarterback de los Packers lleva siete semanas destacadas, con un rating de eficiencia grosero de 125.7, con ningún juego por debajo de 110.0, 20 pases de anotación contra solo tres intercepciones, aprovechando ocho o hasta nueve receptores diferentes. Mis respetos. Rodgers eleva el nivel completo de su equipo.

Eso hace también Drew Brees con los Saints, Tom Brady con los Patriots y eso es lo que extrañan los Colts sin Peyton Manning. Lo desesperante en Indianápolis es que nunca se ocuparon de preparar un suplente. Cuando Brady se lastimó una temporada, Matt Cassel guió a Nueva Inglaterra a 11 victorias. Cuando Rodgers causó baja dos semanas la temporada pasada, Matt Flynn mostró sus cualidades y Nueva Orleáns tiene listo a Chase Daniel. Los Colts nada, absolutamente nada. Qué cosa y qué pena.

No se pierdan la acción en la NFL y veamos lo más destacado para este fin de semana.

Resto de la jornada (a seguir):

Cleveland (3-3) en San Francisco (5-1):

Los 49ers se despertaron el lunes después de su semana de descanso con una ventaja de tres juegos en su división y apenas vamos a media temporada. La división es tan floja, que ganar los cinco juegos divisionales puede ser suficiente para San Francisco. De aquí hasta fin de año, no veo problema, pero en playoffs se acentúan las debilidades y la de los 49ers es su ataque aéreo. Menos mal que regresa el receptor Braylon Edwards para continuar su acoplamiento con Alex Smith. Van a necesitar a los dos más adelante. Muy discretamente los Browns siguen mejorando. La defensiva de Cleveland es cuarta en la liga en puntos permitidos y segunda en la liga defendiendo contra el pase. El problema es que contra San Francisco, lo primero es frenar la carrera.

Nueva Inglaterra (5-1) en Pittsburgh (5-2)

Partidazo. Los Steelers han enderezado el barco con tres victorias consecutivas y mayor estabilidad en su línea ofensiva. Los Patriots también llegan después de haber ganado tres al hilo. De repente a Tom Brady se le bota la brújula con ocho intercepciones esta temporada, lo único que le ha metido ruido a los Patriots en lo que va de la campana. Bueno, eso y una defensiva que no pinta ni cerca de las mejores en la liga, especialmente contra el pase. La secundaria de los Patriots sufrirá contra un fuerte cuerpo de receptores en Pittsburgh que incluye a Hines Ward, Mike Wallace, Emmanuel Sanders, Heath Miller y Antonio Brown. Los Steelers han abusado del pase en las últimas semanas y no recuperarán forma hasta que su corredor Rashard Mendenhall salga del bache. Mientras, esperen un duelo clásico entre Ben Roethlisberger y Tom Brady.

Dallas (3-3) en Filadelfia (2-4):

Los Cowboys se curaron contra los Rams (¿quién no?). La victoria, combinada con el tropezón de los Redskins los tiene a un solo juego de los Giants. Nada mal si se considera tanto ruido al comenzar la temporada. Tony Romo y la ofensiva en Dallas es cuarta por aire en la liga, pero la verdaderamente buena noticia para los Cowboys es su defensiva, primera en la liga en defensa contra la carrera. Aprovechando la ausencia de Felix Jones, el novato DeMarco Murray se despachó con 253 yardas por tierra, para imponer record en Dallas. El que se fue a la villa …. Será interesante ver el desenlace. Al igual que los Cowboys y a pesar de su propio arranque espantoso, los Eagles están en plena pelea, a solo dos juegos del liderato. Nada está claro ni decidido en esta división, excepto que si no dura Michael Vick, no dura Filadelfia. Preparen su quiniela, porque si entra Vince Young al rescate, voy a Dallas.

San Diego (4-2) en Kansas City (3-3)

Quedaron a deber los Chargers. Otra vez no convencen. Se desfundaron en la segunda mitad contra los Jets. El mariscal Philip Rivers no logra echarse al equipo encima y sacarlos adelante. Si no él, entonces quién. Los Chiefs han resucitado con tres victorias consecutivas, poniéndole una bota a los Raiders en Oakland la semana pasada. Kansas City interceptó seis pases, dos para anotación contra los Raiders (atención Philip Rivers), pero aparte de la semana pasada es un misterio cómo han ganado. Perdón, vencieron a los Colts y Vikings con Donovan McNabb, eso es explicación suficiente. Su mariscal Matt Cassel no ha brillado esta temporada (rating de 80.7, 8 TDs, 7 intercepciones) y suplir a un corredor como Jamaal Charles no es fácil. Pero entre rivales de división cualquier cosa es posible, igual que la semana pasada contra Oakland.