Manny Ramírez sale de prisión y enfrenta cargos

FORT LAUDERDALE, Florida/AP – Manny Ramírez, ex jugador más valioso de la Serie Mundial, quien intempestivamente se acogió al retiro este año ante acusaciones de uso de substancias prohibidas, quedó ayer martes en libertad, un día después de ser arrestado por un caso de violencia doméstica.

Alrededor del mediodía, el retirado pelotero dominicano abandonó una cárcel de Fort Lauderdale, Florida, donde pasó la noche, acusado de golpear a su esposa en la cara durante una pelea.

Tras pasar la noche en la cárcel del condado Broward, Ramírez, de 39 años -que podría enfrentar hasta un año en prisión si es convicto- salió solo de prisión tras pagar la fianza de 2.500 dólares; pero poco dijo a los reporteros.

“No gracias”, dijo Ramírez cuando se le pidió un comentario. “Déjenme ver, ¿dónde está mi familia?”, agregó.

Ramírez se subió en un Cadillac Escalade blanco, conducido por su hermana y partieron del lugar. Unos minutos antes, la oficina del sherriff del condado Broward hizo pública la grabación de la llamada al 911 realizado por su esposa, Juliana Ramírez, de 32 años, desde su casa en Weston, un suburbio de Fort Lauderdale.

“Mi esposo acaba de golpearme”, dijo Juliana Ramírez.

Cuando el dispatcher le pregunta dónde fue golpeada, Juliana responde: “mi cara y mi cabeza, en la cama. Tengo un chichón en mi cabeza”.

El dispatcher luego pregunta si Juliana tiene una habitación segura para protegerse de su esposo.

“El ya no está haciendo nada porque sabe que estoy llamando a la policía”, indica. Luego, Juliana dijo a los alguaciles que llamó al 911 porque temía que la situación fuera a escalar.

Durante una breve comparecencia ayer en corte, el juez John Hurley ordenó a Ramírez a no tener contacto directo con su esposa. Un abogado que asistió a la audiencia a nombre del acusado no respondió a un correo electrónico pidiendo comentario.

Cuando un reportero le dijo: “tienes que darnos algo”, Ramírez le respondió: “ese no es mi problema”.