Piden protección a trabajadores

NUEVA YORK – Congresistas de Nueva York advirtieron al Comité Selecto Conjunto de Reducción del Déficit que los recortes presupuestarios en el gasto público nacional, podrían tener graves consecuencias.

El súper comité fue creado por la Ley de Control de Presupuesto de 2011 y tiene como función prevenir mayor deuda. El panel se encargará de emitir el 23 de noviembre, una recomendación para cortar $1.5 trillones como medida adicional en la reducción del déficit.

La congresista Nydia Velázquez dijo que el bienestar económico en la próxima década de las familias trabajadoras, depende de las decisiones acertadas o equivocadas del súper comité.

Acompañada del congresista José Serrano, Velazquez pidió a los líderes comunitarios alzar la voz y pronunciarse en contra de los recortes presupuestarios.

En las escalinatas del Ayuntamiento, funcionarios electos y un nutrido grupo de inquilinos, expresaron su preocupación particular por los posibles recortes en programas de vivienda.

Velázquez dijo que el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Nueva York, tiene unos $2.6 mil millones en el año fiscal en curso, presupuesto que incluye el programa de asistencia Sección 8.

“De haber una reducción presupuestaria, el impacto a las familias trabajadores y ancianos sería devastador. A dónde irán estas personas cuando no puedan pagar la renta”, apuntó.

El congresista José Serrano, subrayó que en el 5% de la población neoyorquina depende de la vivienda pública.

“Unas 300.000 familias residen en vivienda pública. La mayor parte son latinos. Nuestra comunidad se enfrenta a una alta tasa de desempleo. No podemos permitir más recortes”.

Los congresistas enviaron una recomendación al súper comité para no efectuar el millonario recorte.

“Hemos enviado una carta al súper comité que advierte de la grave crisis social que desencadenará la reducción de presupuesto. No sólo las familias neoyorquinas están en riesgo de perder su vivienda. El problema es para todo el país”, comentó la congresista Velázquez.

Miladi Arias, una residente de vivienda pública en Williamsburg, comentó “tengo 40 años en mi hogar y no quiero dejarlo por no poder pagar una renta elevada. Pido a las autoridades no hacer recortes a la sección 8”.

Arias dijo que Williamsburg se transformó en una zona con alta demanda de vivienda; sin embargo, pocos pueden pagar la renta.

“En la década de los 80, la gente no quería vivir en el vecindario por la violencia en las calles. Ahora que es seguro, sólo los ricos pueden pagar una vivienda digna”.