Murales de Diego Rivera regresan al MoMA

NUEVA YORK – Hace 80 años, Diego Rivera y Frida Kahlo viajaron a Nueva York para una exhibición que suponía mostrar al mundo los murales extraordinarios del pintor. Este domingo, en conmemoración a la exposición que transcurrió en aquel entonces en 1931, el Museo de Arte Moderno reabrirá sus puertas a los amantes del arte moderno mexicano, trayendo de distintas partes del mundo estas ocho piezas en su estado original.

El MoMA que en aquel entonces tenía solo dos años en funcionamiento, trajo al mexicano Diego María Concepción Juan Nepomuceno Estanislao de la Rivera y Barrientos Acosta y Rodríguez de Valpusta, o simplemente Diego Rivera, como el segundo artista vivo en mostrar una retrospectiva en esta institución.

Rivera recibió el apoyo de la familia Rockefeller para participar de esta encomienda, así como de la creación de un mural en el Rockefeller Center, un edificio que apenas se inauguraba.

La muestra titulada “Diego Rivera, Murales en el Museo de Arte Moderno” estuvo marcada por controversia y representó en aquella época una histórica introducción del arte mexicano moderno a Estados Unidos.

A sus 45 años, el muralista proveniente de la capital mexicana, utilizó las técnicas del fresco italiano, y su reflexión interna de las sociedades tanto mexicanas, como de la urbe neoyorquina para crear los murales.

Desde sus inicios en la Escuela Nacional Preparatoria 1922 en México – dirigido por José Vasconcelos quien perteneció a la Universidad Nacional de México durante la década de los 20- Rivera sintió una inclinación a este arte, marcado por el mensaje post revolucionario que se vivía en aquella época en México.

Otra visita que influyó enormemente en el artista, educado por Marcel Duchamp en Paris, fue su viaje a la Unión Soviética en los años 1927-28, lo que lo llevó a ser parte del Partido Comunista de México.

Rivera viajó junto a su mujer, Kahlo, en un barco de vapor y mientras se encontraba de viaje rumbo a la Gran Manzana, comenzó sus dibujos, parte de la exposición disponible al público este domingo. Al llegar a la costa este, su impresión de la urbe industrial, quedó marcada en tres murales: Taladro Neumático, Fondos Congelados y Energía Eléctrica.

La familia Rockefeller quedó tan impresionada con el trabajo del pintor, que optó por comisionar un mural en el edificio. El mismo fue destruido unos días después, debido a las tendencias izquierdistas del ícono mexicano.

Otras de las obras muy significativas dentro del museo son Guerrero Indio, Caña de Azúcar, Liberación del Peón, Zapata Líder Agrario y El Levantamiento. Obras que muestran las luchas sociales entre los indígenas y los oligarcas en la nación.

Estos murales, traídos de distinas instituciones y de colecciones privadas, marcan un hito en la historia del arte del MOMA, por lo que estará en exhibición desde el 13 de noviembre hasta el 14 de mayo de 2012. El museo está ubicado en la calle 53, entre la quinta y sexta avenida. El evento está auspiciado por BBVA Bancomer. Para más información ir a http://www.moma.org

Alrededor de la web