El Museo latino está buscando su lugar

Expertos aseguran que su construcción demorará alrededor de 15 años
Sigue a El Diario NY en Facebook

WASHINGTON, D.C.- Por ahora es sólo un sueño: un museo latino de la Institución Smithsonian en Estados Unidos. Esta semana se marcó un paso esencial en este camino. El proyecto de ley que autorizaría su designación. Con apoyo bipartidista, los obstáculos no parecen políticos; sin embargo, hay inquietud por factores prácticos y sociales.

Esta semana el senador Robert Menéndez (D-NJ), presentó el proyecto de ley con el apoyo de legisladores como el líder de la mayoría demócrata del Senado: Harry Reid (D-NV), Marco Rubio (R-FL), Xavier Becerra (D-CA) e Ileana Ros-Lehtinen (R-FL).

En una conversación con La Opinión, Menéndez aseguró que espera que “la propuesta legislativa avance antes de final de año”. La iniciativa incluye la designación del Museo Latino, como parte de Smithsonian y su localización en el edificio de Arte e Industria de la misma red.

En mayo de 2011 la Comisión Nacional del Museo Latino, entregó un reporte al Presidente y al Congreso, donde sugirió una ubicación y planes para recabar los fondos necesarios. Se mencionaron 600 millones de dólares para su creación.

Menéndez, especificó que una vez que se logre la designación, se realizará un estudio para evaluar costos y pasos a seguir. Los aportes serán públicos y privados. El legislador aseguró que “existe mucho interés de corporaciones e individuos”

Tan sólo en su página de Facebook, el Museo Latino tiene el doble de seguidores (61,918), que es uno de los más populares en Washington: el Museo del Aire y el Espacio.

Aunque al interior de Smithsonian dan la bienvenida al esfuerzo, existen una serie de inquietudes respecto al futuro del la propuesta. En una conversación con La Opinión, Eduardo Díaz, director del Centro Latino de Smithsonian, aseguró que será una lucha difícil.

“Es importante tener un museo. Hay una necesidad, pero no debe ser una cosa segregada dentro de la Institución. No queremos que un latino entre al museo de arte, por ejemplo, y al no haber nada hispano se pregunte ¿dónde estamos aquí?… Para que la respuesta sea: tienen que ir al Museo Latino”, dijo.

“La presencia hispana debe estar en todo Smithsonian, a través de distintos canales de exhibiciones y programas. Acá hay entusiasmo, pero también inquietudes, porque es una lucha, un esfuerzo mayor”, comentó Díaz.

Un ejemplo de un proyecto similar es el museo afroamericano que abrirá sus puertas en 2015. Luego de un largo camino, logró obtener su designación en 2003 y desde entonces se ha trabajado en el proyecto, con un costo de 500 millones de dólares. “Para el Museo Latino, creo que por lo menos habrá 15 años de espera”, resaltó Díaz.

En cuanto al edificio propuesto en el proyecto de ley, aseguró que es el lugar más indicado, dentro de todas las posibilidades, pero insistió en que será complicado. “La localidad es problemática, porque es un edificio histórico. Fue diseñado durante una época y funcionó como museo, pero la manera en que operan hoy en día los museos son dos realidades completamente diferentes. Control de humedad, de temperatura… es otra cosa. Hay que proteger la infraestructura histórica. Va a ser costoso”, insistió.

Por otro lado, el director ejecutivo del Centro Latino Smithsonian está preocupado por el interés general de la población hispana en los museos. “Para el latino, las prioridades son: familia, empleo, suplir las necesidades básicas. Nuestra comunidad no tiene la tradición de museo. Viene de clase obrera. Aún siendo gratis la entrada a Smithsonian, no van”.

En este sentido, reconoce que un desafío, es explorar nuevas maneras en que la institución llegue a los hispanos tanto a nivel físico como cibernético.

Smithsonian es el complejo cultural más grande del mundo, con 19 museos, nueve centros de investigación, un zoológico y diversos programas. Por ahora, todo lo relacionado con la cultura hispana se maneja a través del Centro Latino, fundado en 1997.

Su historia está marcada por la necesidad expuesta en el reporte: “Negligencia Intencional”, elaborado en 1994, donde se constató cómo Smithsonian estaba ignorando a la cultura latina.

El marco de trabajo del centro es pan institucional, es decir, que además de su investigación y programas, colaboran con las unidades de la Institución que desarrollan iniciativas hispanas.

Con un presupuesto de 1.2 millones de dólares, Díaz reconoce que se requiere por lo menos el doble para desarrollarse con más fuerza, ya que insistió en que todavía no existe una representación justa de los 50.5 millones de hispanos que viven en Estados Unidos.