El Man-Utd tiene duelo por la cima

Los Diablos y el Benfica, su rival de hoy, suman ocho unidades en la Champions

Guía de Regalos

LONDRES, Inglaterra (EFE).- El Manchester United y el Benfica se juegan hoy en Old Trafford el liderato de su grupo en la Liga de Campeones en un duelo al que llegan empatados a ocho puntos y que se antoja decisivo para el futuro de ambos en la competición.

Los Diablos Rojos, segundos en la Premier, se medirán en casa ante los “encarnados”, que también ocupan la segunda posición en la Liga Portuguesa (empatados en puntos con el líder, el Oporto), con la mira puesta en ambos casos en alcanzar el primer puesto para evitar a algunos de los favoritos al título en los octavos de final.

La victoria es clave para los intereses del Manchester, finalista en la pasada edición de la Champions y a priori favorito, y que desea demorar lo más posible un enfrentamiento directo con los mejores clubes del continente.

“Lo más importante es la clasificación, pero liderar el grupo supondría un bono al evitar a equipos como el Madrid, el Barcelona o el Bayern, y nos permitiría además jugar en casa la vuelta de los octavos”, subrayó el fin de semana el propio técnico de los Diablos, Alex Ferguson.

El entrenador escocés se lamentó del empate en casa cosechado contra el Basilea suizo en el primer partido de esta fase, que en su opinión provocó que desde entonces el grupo esté “muy equilibrado”.

En la misma línea se manifestó su compatriota Darren Fletcher, quien recordó lo ocurrido al Arsenal hace un año, cuando los londinenses se clasificaron como segundos de su grupo y fueron eliminados en octavos por el Barcelona.

“Aunque la gente diga que tienes que batir a estos equipos si quieres ganar la competición, es bueno evitarlos el mayor tiempo posible”, opinó el centrocampista del Manchester.

Los Diablos Rojos deberán exhibir su mejor versión frente al Benfica, lejos de la imagen dada el pasado sábado con el Swansea, al que venció por la mínima (1-0) en casa con gol del mexicano “Chicharito” Hernández.

Desaparecido en combate parece estar Wayne Rooney, quien no rompió su mala racha contra el Swansea -no anota en la Premier desde hace dos meses- y que ayer no se entrenó con el resto de sus compañeros, lo que deja en duda su participación en el partido de hoy.

El que sí parece recuperado es Patrice Evra, que se postula como titular en el flanco izquierdo de la zaga roja.

El Benfica, por su parte, se desplaza hasta tierras inglesas en búsqueda de una victoria con la que contradecir la historia, ya que nunca un equipo portugués consiguió el triunfo en el mítico estadio de Manchester.

En diez encuentros disputados en Old Trafford, los conjuntos lusos cosecharon dos empates y ocho derrotas.

El entrenador de los lisboetas, Jorge Jesús, contará con la baja por lesión del argentino Javier Saviola, lo que dejará la punta de ataque en las botas del paraguayo Cardozo y el joven español Rodrigo, una de las revelaciones en Portugal en estos primeros meses de temporada.

Quien sí estará es el centrocampista serbio Matic, recuperado ya de unas molestias.

En el partido de ida, disputado en el Estadio de la Luz, el duelo entre ambos equipos acabó con un empate en el que sobresalió el argentino Nico Gaitán, del que se especula que podría reforzar el Manchester United el año que viene.

El interior zurdo se ha erigido por méritos propios en una de las estrellas de las águilas desde su llegada en verano de 2010 procedente de Boca, gracias a su capacidad de pase y creatividad, convirtiéndolo en pieza indispensable en el esquema de Jorge Jesús.

El Benfica, como su rival, también confía en mostrar mejor imagen hoy que en su último partido copero, jugado el viernes contra un rival de Segunda División, el Naval, y al que sólo consiguió superar en los últimos minutos y gracias a un tanto de Rodrigo.