Día de Acción de Gracias llega temprano a El Barrio

NUEVA YORK – Paradójicamente en un país que desperdicia 50 millones de toneladas de comida al año -según cifras del Departamento de Agricultura- las familias más pobres enfrentan hambre. La situación en la ciudad de Nueva York no es diferente.

La hondureña Maura Polanco, 58, residente de El Barrio, no ha tenido una cena digna de Acción de Gracias en tres años.

Polanco, quien limpia departamentos de manera ocasional, dijo que su ingreso semanal es de $250, por lo que apenas puede cubrir el pago de su renta.

La mujer, quien no tiene familia en la ciudad, acudió la tarde de ayer a la iglesia Holy Rosary para disfrutar de una cena, en vísperas del Día de Acción de Gracias.

“Es duro no tener dinero para preparar una buena cena y comprar comida durante el año, pero es más duro estar sola en un fecha tan bonita”, dijo Maura, quien lleva 26 años viviendo en el área.

El evento en donde Polanco pudo conseguir una cena caliente amenizada por música en vivo, fue organizado por East Harlem Caring Coalition y apoyado por funcionarios electos, organizaciones comunitarias, negocios y escuelas de la zona.

Maura agradeció que en la ciudad aún existan personas altruistas. “Al ver tantas familias necesitadas reunidas aquí, pienso que no debo quejarme por mis carencias. Hay personas con problemas más graves,” apuntó.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) informó en mayo que mundialmente se desperdician mil millones de toneladas de alimentos al año.

Para el puertorriqueño Juan Lares, 62, tirar comida en buen estado debería de ser considerado un crimen. “En la isla crecí con la enseñanza de mis abuelos de que la comida no debe desperdiciarse, porque lo que no te comas tú, alguien más lo está necesitando”, dijo.

Lares, quien disfrutó de una rebanada de jamón con ensalada de papa en la iglesia Holy Rosary, dijo que el hambre que enfrentan familias pobres no sólo debe ser atendida en Acción de Gracias, sino todo el año.

“La buenas intenciones y las buenas acciones debería ser todos los días. Me siento muy contento de sentarme con personas como yo a comer una cena buena. Sólo espero que el próximo año sea mejor para todos nosotros”, remarcó.